Association of indoor dampness and molds with rhinitis risk: A systematic review and meta-analysis

Jaakkola MS, Quansah R, Hugg TT, Heikkinen SAM, Jaakkola JJK.

J Allergy Clin Immunol 2013;132:1099-110.

La asociación entre la humedad en interiores, el moho y el riesgo de rinitis

600px-20100815_1818_mold1Los alergenos respiratorios de origen fúngico se consideran importantes en la etiología del asma y la rinitis. No obstante, su papel pudiera haberse subestimado en los últimos años y algunos estudios epidemiológicos que han abordado esta asociación han mostrado resultados contradictorios. En este artículo de revisión, recientemente publicado por la revista Journal of Allergy and Clinical Immunology se aborda el problema a partir de un meta-análisis y revisión sistemática de una serie  de estudios publicados. Se estima así el riesgo relativo de rinitis con relación a la exposición a la humedad en interiores o a la presencia visual de moho.

Es conocido que las condiciones de humedad en las habitaciones, así como las marcas o manchas de filtraciones en paredes o techos son condiciones que propician la proliferación del moho. Se suele suponer que el problema de la alergia al moho es más importante en los climas cálidos y húmedos donde la exposición al mismo y la humedad puede alcanzar al 30% de la población, no obstante, el problema no parece despreciable incluso en los países de clima más frío donde también son apreciables las marcas de humedad en las construcciones habitacionales.

Aunque el asma se considera la manifestación alérgica más preocupante, la rinitis (coriza) también afecta considerablemente la calidad de vida del paciente, impide su desempeño social y causa gastos sociales sustanciales por concepto de medicamentos y servicios de atención a la salud. Además, se considera a la rinitis como un predecesor del desarrollo del asma o un agravante de la misma. Esta revisión sistemática realizada por científicos fineses de la Universidad de Oulu abarcó el análisis y procesamiento de los resultados de 31 publicaciones sobre rinitis, rinitis alérgica o rino-conjuntivitis.

De acuerdo a los autores, el estudio refuerza la evidencia de que el riego de rinitis se incrementa ante la exposición a la humedad en el hogar y la presencia de moho. El mayor riesgo se asoció con el llamado “olor a humedad” (en realidad olor a moho) y alcanza una razón de riesgo (RR) de 2.18 para la rinitis y de 1.87 para la rinitis alérgica, o sea, hay casi 2 veces más probabilidad de que suceda la enfermedad en los pacientes expuestos a estas condiciones con respecto a los no expuestos. La razón de riesgo fue también elevada y estadísticamente significativa para la presencia visible de moho en las habitaciones (RR=1.82-1.51), sin embargo las marcas de humedad, (por ejemplo, en paredes y techos) no representaron un riesgo estadísticamente significativo y los resultados en ese sentido no fueron homogéneos entre las diferentes publicaciones analizadas.

Los autores sugieren que el hecho de que el mayor riesgo se asocie con el olor a moho puede indicar que la presencia de este olor sea un marcador de una exposición más intensa y de una conexión directa (física o química) entre la fuente alergénica y la mucosa nasal a través de aerosoles o partículas aerotransportadas (posiblemente las esporas). La mayor parte de los datos proviene de estudios transversales y no de estudios de cohorte, de modo que la relación causa-efecto es difícil de apreciar. La estimación de la exposición fue realizada mediante encuestas a los pacientes y solo en pocos casos mediante apreciación de inspectores especializados. En general los autores consideran que los pacientes tienden a subestimar el problema de la humedad y el moho en el hogar cuando se compara con los datos colectados por personal especializado o por mediciones de esporas fúngicas en el polvo. Por lo tanto, el asunto pudiera estar incluso subestimado en términos de su importancia real  como problema de salud.

Un estudio similar, publicado anteriormente por estos mismo autores (1) había determinado el efecto de la exposición al moho y la humedad, sobre el desarrollo del asma. En el mismo se detectó un gradiente creciente en la magnitud de la asociación, partiendo de la presencia de marcas o manchas de agua en paredes a la exposición a humedad y, alcanzando un valor máximo, con relación a la presencia visible de moho y el olor característico. En el estudio actual, la magnitud del efecto de la asociación con rinitis fue aun mayor que en el estudio previo para asma, aunque un gradiente claro en dependencia del tipo de exposición, no fue observado. No obstante, el olor a humedad o moho se comportó como el factor más fuerte asociado a la rinitis, de la misma forma que lo reportado para el asma, anteriormente.

En general, la revisión refuerza la concepción de la importancia de los aeroalergenos fúngicos no solo para el asma sino también para la rinitis, aunque queda abierta la estimación de la influencia de otros factores concurrentes con la humedad como los alérgenos de ácaros y otros productos químicos. Queda clara una vez más la evidencia que sustenta la necesidad de aplicar medidas para controlar o prevenir los problemas de humedad y contaminación con moho. Estas medidas serían potencialmente efectivas en lograr la prevención o la reducción de la rinitis y el asma alérgica.

(1)   Quansah R, Jaakkola MS, Hugg TT, Heikkinen SA, Jaakkola JJ. Residential dampness and molds and the risk of developing asthma: a systematic review and meta-analysis. PLoS One 2012;7:e47526.

Por Alexis Labrada, DrC

El Congreso del Colegio Mexicano de Pediatras especialistas en Inmunología y Clínica y Alergia, COMPEDIA 2013, se celebró en la Ciudad de Guadalajara, estado de Jalisco, México, del 10 al 13 de julio, con una participación de casi mil delegados nacionales e internacionales. Entre los trabajos premiados en el evento ¨Estudio de correlación entre la fauna de ácaros del polvo doméstico y la respuesta alérgeno específica en pacientes alérgicos de seis estados mexicanos¨, de la investigadora cubana Bárbara Fernández Duro, del Centro Nacional de Biopreparados que fue reconocido en la modalidad de investigación clínica.

El programa científico del evento contó con profesores de reconocido prestigio internacional como el Dr. Hugh Sampson, una autoridad en alergia a alimentos, del Centro Médico Mount Sinai, el Dr Clauss Bechart, autor de las principales publicaciones sobre el tema de rinosinusitis, el Dr. David Skoner, director de Alergia, Asma e Inmunología del Hospital General Allegheny de Pittsburgh, en Pennsylvania, el Dr. Thomas Platts Mills, director de la División de Alergia y Clínica de Inmunología de la Universidad de Virginia, el Dr. Michael S. Blaiss, Profesor Clínico de Pediatría y Medicina de la Universidad de Tennessee en Memphis y coeditor del libro Atlas de enfermedades alérgicas, y la Dra. Montserrat Fernández-Rivas, del Departamento de Alergia del Hospital Clínico San Carlos, Madrid, España, entre otras personalidades.

La agenda de trabajo incluyó la presentación de los primeros resultados de los proyectos de investigación de COMPEDIA en materia de alergia alimentaria. Además hubo simposios, talleres y conferencias magistrales que abordaron la temática de la alergia y su manejo actual, no sólo en México, sino en el mundo en general. Los tres simposios realizados versaron en temas como “Alergia a alimentos”, “Prebióticos: Beneficios a largo plazo” y “Fundación Estudio de las Inmunodeficiencias”. Mientras los talleres abordaron las temáticas “Aspectos prácticos de las provocaciones orales con alimentos” y “Alergia a medicamentos, pruebas de diagnóstico, pruebas de reto, protocolos de desensibilización”. Se dictaron 58 conferencias, de ellas 18 magistrales. Fueron presentados 40 trabajos libres en carteles, de los cuales se seleccionaron y se premiaron los mejores trabajos en investigación clínica, investigación básica y un premio especial para los médicos extranjeros. Precisamente en la modalidad de investigación clínica resultó premiado el trabajo de la investigadora cubana sobre la identificación de diferentes especies de ácaros alergénicos en México. La ponencia tuvo una gran acogida entre los presentes, pues México carecía de un estudio como ese, que diera las bases reales para una inmunoterapia alérgeno específica adecuada en los pacientes con determinadas afecciones alérgicas. Además aportó datos epidemiológicos recientes de las localidades donde se realizaron los muestreos de polvo doméstico. El prestigio y la confianza ganados por los médicos e investigadores cubanos, fue claramente expresado por el presidente del Congreso y de COMPEDIA, Dr. Fernando Iduñate Palacios, al entregar este premio.

El factor de impacto de la revista “Journal of Allergy and Clínical Immunoly” (JACI), órgano  de la Academia Estadounidense de Alergia, Asma e inmunología (AAAAI, siglas en inglés) se ha elevado a 12.047, según informa un reciente mensaje de esa institución, consolidándose así como la revista de mayor importancia en la especialidad.  El índice de impacto Thompson Reuters califica a las revistas líderes sobre la base del número e importacia de las citas a los artículos publicados en la misma. Le siguen en este índice a JACI,  las revistas: Allergy (de la Academia Europea de Alergia e Inmunología Clínica ) con 5.883 y la estadounidense American Journal of Respiratory and Critical Care Medicine (11.041). Esta última revista publica artículos de inmunología y alergia respiratoria pero no puede ser considerada como exclusiva de la especialidad pues abarca también otras enfermedades respiratorias.  El índice de impacto es una herramienta útil para identificar las revistas núcleo en cada especilidad.

La inmunoterapia alergeno específica por la vía sublingual (es decir gotas debajo de la lengua) ha demostrado ser un tratamiento eficaz para el asma y bien tolerado por el paciente. Las vacunas de alergenos de ácaros VALERGEN, desarrolladas y producidas en BIOCEN han sido evaluadas para el tratamiento del asma por esa vía en estudios llevados a cabo en pacientes adultos. El CECMED ha concedido su autorización para el inicio de un nuevo ensayo clínico de dichas vacunas por vía sublingual en niños. El estudio se llevará a cabo en los Hospitales Pediátricos William Soler, Juan Manuel Márquez y Angel Arturi Aballí, todos en la ciudad de La Habana, en niños asmáticos, entre 5 y 15 años de edad, con síntomas alérgicos a los ácaros Dermatophagoides pteronyssinus y Blomia trpicalis. Particulrmente, los estudios con este último son escasos pues se trata de una especie que es importante solo en los trópicos. El estudio empleará tres esquemas de dosis durante 6 meses en busca de la dosis óptima en cuanto a beneficios para el paciente. Los resultados del estudio serían útiles para la mejor prescripción del tratamiento y en un futuro para el desarrollo de otras formas farmacéuticas de estos productos. Los detalles metodológicos del estudio pueden ser consultados en el Registro Público Cubano de Ensayos Clínicos.

La novena edición del Curso de Métodos Avanzados de Alergología Experimental dio inicio en BIOCEN, con la asistencia de 16 participantes, incluyendo 3 extranjeros (de Perú y Ecuador) y cubanos de 6 provincias del país (La Habana, Mayabeque, Ciego de Ávila, Camaguey, Holguín y Santiago de Cuba. El curso que se ha celebrado con frecuencia anual durante 9 años consecutivos, va dirigido a médicos residentes o especialistas de Alergia e Inmunología y otros profesionales vinculados a la práctica clínica o la investigación en Alergología. Es impartido por investigadores y especialistas del Departamento de Alergenos de BIOCEN. Los participantes tienen la oportunidad no solo de recibir conferencias sobre los temas más actuales de la investigación clínica y experimental en esta rama, sino también de tomar parte en prácticas de laboratorio donde se demuestran métodos específicos. La temática también aborda la metodología de la investigación clínica y en particular, el diseño de ensayos clínicos de inmunoterapia alergeno-específica, diagnóstico y estudios de farmacovigilancia. El curso se ha convertido en un módulo habitual del programa de formación de Residentes en Alergología de todo el país. En sus nueve ediciones han tomado parte 100 alumnos cubanos y 19 extranjeros.

La joven investigadora colombiana Josefina Zakzuk defendió el pasado 25 de enero de 2013 una importante tesis doctoral sobre alergenos del ácaro Blomia tropicalis, en la Universidad de Cartagena, Colombia. El trabajo aportó novedades en la caracterización de los alergenos Blo t 12, Blo t 8 (Glutation S Transferasa) y Ubicuitina. Entre los aportes resalta un modelo tridimensional de la proteína recombinante Blo t 12, la caracterización de dos isoformas distintas de Blo t 12 y su  expresión en dos vectores diferentes: Pichia pastoris y Echerichia coli y la identificación del papel de la glicosilación en el reconocimiento de dicho alergeno por los anticuerpos IgE humanos, así como, la generación de un kit de anticuerpos monoclonales contra dicha proteína con capacidad de detectar la misma en su estado nativo en muestras de polvo casero. Otros aportes del trabajo radicaron en la caracterización de la reactividad IgE  hacia los alergenos Blot 5 y Blo t 12 en una cohorte de niños asmáticos y el estudio de su relación con la sensibilización a parásitos intestinales. El extenso estudio fue objeto de una discusión científica profunda y recibió opiniones muy favorables. El jurado internacional recomendó la tesis como “Laureada” atendiendo a su alto nivel científico. La investigadora es la primera en doctorarse en el Programa de Ciencias Biomédicas de la Universidad de Cartagena, conducido por el prestigioso científico Dr. Luis Caraballo, Director del Instituto de Investigaciones Inmunológicas de dicha Universidad, uno de los colectivos líderes en el ámbito latinoamericano y en los países tropicales en alergología molecular.

Médicos investigadores del Servicio de Alergia del Hospital Universitario Calixto García, de La Habana, han iniciado el primer estudio en humanos de una nueva vacuna terapéutica antialérgica, en desarrollo por los centros científicos cubanos  BIOCEN e Instituto Finlay. El producto, que tiene como nombre Prolinem-DS, contiene alergenos del ácaro Dermatophagoides siboney y un adyuvante de origen bacteriano denominado AFPL1. La interacción entre ambos componentes conferiría a la nueva vacuna ventajas en cuanto a un menor número de inyecciones y mayor duración de la respuesta inmunológica inducida, en comparación con las vacunas empleadas actualmente. El ensayo clínico de Fase I (primera experiencia clínica en humanos) tiene como objetivo principal determinar la seguridad y tolerabilidad del producto en pacientes voluntarios, afectados por asma alérgica y sensibilización a esta especie de ácaro del polvo doméstico, común en Cuba. El estudio, que se encuentra en su etapa de inclusión de pacientes, ha recibido la aprobación de la autoridad regulatoria nacional de medicamentos (CECMED). Sus detalles metodológicos pueden ser consultados en el Registro Público Cubano de Ensayos Clínicos.

0

Por Bárbara Fernández, MSc y Alexis Labrada, DrC.

Breve historia del descubrimiento  de Dermatophagoides siboney

En la década de los 70 se produjo un boom en la alergología, sobre todo en Europa y EEUU, precedido por el descubrimiento de los ácaros presentes en el polvo casero y su papel  en el desarrollo de enfermedades alérgicas tales como la rinitis y el asma. Durante esa década se publicaron centenares de trabajos referidos a estudios de la ácarofauna del polvo en regiones con diferentes características climáticas, la relación entre presencia de ácaros y ocurrencia de asma o rinitis, cómo cultivar ácaros en condiciones de laboratorio y su uso para desarrollar extractos que pudieran ser usados tanto para el diagnóstico como para la inmunoterapia en personas sensibles a estos.

Los ácaros son pequeños invertebrados que pertenecen al phylum Arthropoda, con alrededor de 35 000 especies descritas hasta el momento. Específicamente los ácaros domésticos se ubican dentro del subfilo Chelicerata, clase Arachnida, subclase Acari, orden Acariformes, suborden Astigmata. El subfilo Chelicerata, incluye además a insectos y crustáceos. [1] Entre las peculiaridades de los ácaros domésticos podemos encontrar su pequeño tamaño (son difícilmente apreciables a simple vista, miden entre 250 y 350 µm de longitud), carecen de ojos y son fotofóbicos, o sea, huyen ante la exposición a la luz; de hecho, sus cuerpos son semitransparentes, tienen cuatro pares de patas los adultos y ninfas y tres pares las larvas; presentan setas (perecidos a pelos) por todo el cuerpo, cuyo largo y número caracterizan a cada especie; se reproducen sexualmente, o sea, hay hembras y machos. Tienen un sistema digestivo bien desarrollado que va desde la boca hasta el ano, por donde expulsan las partículas fecales al exterior con un tamaño entre 10 y 40 µm. Estas partículas fecales, atendiendo a su tamaño y densidad tienen la capacidad de volar llevadas por el viento, y de esa forma, penetran en nuestras vías respiratorias y alcanzan los pulmones. Las especies del género Dermatophagoides se alimentan fundamentalmente de las descamaciones de piel humana, de las cuales los seres humanos producen varios gramos al día, que se deposita en el suelo, las camas y los muebles.

Ante este impulso de la especialidad, Cuba también comienza a hacer la caracterización del polvo casero con un estudio en 25 regiones que abarcaron todo el país incluida la Isla de la Juventud, entre 1980-1983. [2] Este estudio dió lugar al hallazgo y descripción de una nueva especie en el país y para el mundo, Dermatophagoides siboney,[3] entre otras que ya habían sido descritas en otros países. Demostrar la presencia de los ácaros en nuestros hogares, la alta prevalencia de algunas especies y su incidencia en la población alérgica cubana, ha sido objeto de estudio  de muchos trabajos posteriores que avalan la importancia de estos pequeños arácnidos en la isla. Las tres especies de mayor importancia alergológica en Cuba son: Dermatophagoides pteronyssinus, la más abundante a nivel mundial; Blomia tropicalis, propia de zonas tropicales y la mencionada Dermatophagoides siboney, considerada endémica por entonces.

Principales características morfológicas que lo distinguen

Órganos genitales del ácaro Dermatophagoides siboneyDermatophagoides siboney parece ser una especie derivada de Dermatophagoides farinae (llamado inicialmente ácaro americano), pero a diferencia de esta, adaptada a climas tropicales húmedos. D. farinae habita, mas bien, en climas continentales secos con estaciones bien marcadas. Morfológicamente, las hembras de D. siboney se distinguen por la forma de los órganos sexuales, mientras que en los machos esa diferencia es aún más notoria en la forma de la base del pene que se asemeja a un bohío, a lo cual le debe su nombre  (Siboney fue una tribu india arahuaca originaria de Cuba que tenían los bohios como vivienda). El tamaño, tanto de machos como hembras, es menor que en D. farinae y mayor que en D. pteronyssinus, mientras que sus ciclos de vida son similares.

Propiedades alergénicas de D. siboney

Desde el punto de vista alergénico, los principales trabajos de su caracterización se realizaron en los 90, por el grupo del Dr, Rafael Ferrándiz, en BIOCEN. Se elaboraron extractos alergénicos a escala experimental de D. siboney y se evidenció la alta prevalencia de la sensibilización a esta especie entre los asmáticos cubanos, ocupando uno de los tres primeros lugares en ese sentido junto a Dermatophagoides pteronyssinus y Blomia tropicalis. De acuerdo a diferentes autores entre 60 y 85% de los asmáticos cubanos muestran sensibilización, o sea pruebas cutáneas positivas hacia D. siboney. Los primeros datos a nivel molecular de sus componentes alergénicos datan de 1995 [4] con la purificación de los alérgenos Der s 1 y Der s 2, seguido de un trabajo posterior que logró aislar y caracterizar el Der s 3 [5] (posteriormente este componente se ha identificado como Der s 6). Se comprobó la naturaleza proteolítica de Der s 1 derivado del aparato digestivo del ácaro.  Un aspecto importante con implicaciones clínicas es la existencia de reactividad cruzada con otras especies de ácaros. En ese sentido D. siboney comparte un alto grado de reactividad cruzada, cercana al 100%, con D. farinae (aunque algunos pacientes se han encontrado que reaccionan diferencialmente a ambas especies), algo menor (~80%) con D. pteronyssinus y mucho menor (~30%) con Blomia tropicalis. No obstante, muchos pacientes muestran polisensibilización a estas tres especies, atribuible a su alta presencia en Cuba, lo cual condiciona la posibilidad de la exposición simultánea a las mismas. Otras posibles explicaciones como la actividad pro-sensibilizante de los alergenos de ácaros de naturaleza proteolítica son también posibles y se evalúan en la actualidad.

Un monoclonal contra D. siboney

Con la identificación, caracterización y purificación de las moléculas alergénicas principales de D. siboney, se comenzaron estudios en BIOCEN para la obtención de anticuerpos policlonales y monoclonales que permitieran el empleo de los mismos como herramientas en el laboratorio. En 2001 se logró por primera vez un inmunoensayo tipo ELISA basado en un par de anticuerpos monoclonales obtenidos contra el alergeno mayor Der s 1.[6] Los anticuerpos monoclonales (o sea, producidos por un mismo clon celular de linfocitos B híbridos inmortalizados) tienen la ventaja de ser completamente homogéneos y sus células productoras (hibridomas) pueden ser conservadas indefinidamente, lo cual los convierte en reactivos inmunoquímicos insustituibles, Los mismos poseen la especificidad típica de los anticuerpos capaces de discriminar y reconocer epítopes específicos entre un conjunto grande de antígenos. Particularmente, el ELISA desarrollado en BIOCEN es capaz de detectar pocos nanogramos de Der s 1, presentes en muestras complejas y heterogéneas como el cultivo del ácaro o en el polvo casero. El ensayo ha sido aplicado exitosamente en la estandarización del proceso de producción de las vacunas alergénicas de Dermatophagoides siboney (VALERGEN-DS, BIOCEN) en todas sus etapas.

Más recientemente el grupo de BIOCEN ha avanzado en la determinación de la secuencia de ADN correspondiente a los alergenos Der s 1, Der s 2 y Der s 3. Los estudios moleculares realizados a D. siboney han ocasionado cierta polémica, en el sentido que han evidenciado una gran similitud con las moléculas homólogas de D. farinae (cercana al 99%) y han puesto en duda su clasificación taxonómica como una especie independiente, o quizá como una subespecie de Dermatophagoides farinae adaptada a las condiciones tropicales. Sin embargo, el concepto biológico de especie es muy amplio y actualmente de manejan alrededor de 300 variantes del mismo, de las cuales, para los taxónomos, el fundamental es la descripción morfológica de los caracteres externos que pueden diferenciar  una especie de otra con una simple comparación visual. También sería importante establecer la posibilidad biológica del entrecruzamiento de ambas especies.

En apoyo a los datos moleculares, estudios recientes realizados en Italia, en colaboración con BIOCEN, empleando las modernas herramientas de diagnóstico molecular con la ayuda de biochips (en los cuales se colocan las moléculas purificadas de los alergenos, incluyendo en este caso Der s 1), han evidenciado una coincidencia cercana al 99% entre Der s 1 y Der f 1 (D. farinae) en la determinación de IgE específica. No obstante,  en individuos aislados existe una clara diferencia entre la respuesta a ambas moléculas. El resultado obtenido en muestra de más de 1000 pacientes, es aún más sorprendente en el sentido de que los pacientes italianos están expuesto a D. farinae y no a D. siboney. [7]

D. siboney en México y otras áreas del Caribe

El endemismo es una característica frecuente de la fauna cubana de modo que no sería sorprendente la presencia también de especies endémicas de ácaros. Hasta hace escasos años esa era la creencia establecida con respecto a D. siboney. Sin embargo, cada vez aparecen mayores evidencias de su presencia en otras zonas del Caribe y quizá en áreas geográficas distantes.

La primera notificación de hallazgo de D. siboney fuera de Cuba, fue hecha por Federico Montealegre en Puerto Rico en 1998, aunque  nunca ha sido confirmada posteriormente. Así también existe un reporte de la especie en Argelia sin confirmación. En el año 2008, se comprueba la presencia de D. siboney en la costa caribeña de Colombia en la ciudad de Santa Marta. [8] Un hallazgo importante ha sido su identificación por primera vez en México, específicamente en Ciudad del Carmen, Estado de Campeche, en la costa del Golfo de México. Este reporte fue fruto de un estudio de la ácarofauna en seis estados de la República Mexicana como parte de un proyecto de colaboración Cuba-México cuyos resultados fueron presentados durante el XXII Congreso Mundial de Alergia, Cancún, 2011 y el Primer Congreso Latinoamericano de Acarología, México, 2012. [9]

¿D. siboney en China?

Aún más sorprendente ha sido la comunicación del hallazgo reciente de la especie D. siboney en China, en las cercanías de Beijing en una zona de clima subtropical. En ese caso, la especie cohabita con D. farinae y fue encontrada en el 5% de las muestras de polvo doméstico en un estudio realizado en esa zona por científicos chinos. La identificación ha sido confirmada por especialistas cubanas de gran experiencia en el tema y los datos esperan su próxima publicación.

En conclusión, el tema de la clasificación taxonómica de D siboney como una especie separada, así como su origen evolutivo es importante para comprender la biología de la misma. Al mismo tiempo, sus similitudes y diferencias con las especies cercanas D. farinae, D. pteronyssinus y D microceras,  en cuanto a propiedades alergénicas revisten gran importancia para el mejor conocimiento de la etiología de la alergia respiratoria y el asma en Cuba y otras regiones del Caribe. Los estudios en ese sentido proseguirán y prometen develar  estos misterios en los próximos años.

Referencias:

1.      Arlian L.G. “Arthropod allergens and human health”. Ann. Rev. Entomol. 47:395-433, 2002.

2.      Cuervo, N., Dusbabek, F., & Cruz, J. de la (1983): Los ácaros (Acarina: Pyroglyphidae, Cheyletidae, Saproglyphidae y Glycyphagidae) de los polvos domésticos de Cuba. Rev. Cub. Med. Trop. 35: 83-103 pp.

3.      Dusbabek, F., Cuervo, N. & Cruz, J. de la (l982): Dermatophagoides siboney sp. n. (Acarina: Pyroglyphidae) a new house mite from Cuba. Acarology 23 (1): 55-62pp.

4.      Ferrándiz R., Casas R., Dreborg S., Einarsson R., Bonachea I., Chapman M. Characterization of allergenic components from house dust mite Dermatophagoides siboney. Purification of Der s1 and Der s2 allergens. Clin. Exp. Allergy 25: 929-934, 1995(a).

5.      Ferrándiz R, Casas R, Dreborg S. Purification and IgE binding capacity of Der s 3, a major allergen from Dermatophagoides siboney“. Clin. Exp. Allergy, 27, 6, pp. 700-704(5), 1997.

6.      Sewer M, Uyema K, Labrada M, Coca MA, González M. Monoclonal Antibodies against Der s 1, a Major Allergen of Dermatophagoides siboney. Int Arch Allergy Immunol 123:242-8, 2000.

7.        Scala E, Ferrara R, Más A, Hidalgo A, Zaffiro A, Pomponi D, Labrada A, Mari A. Group 1 Mite Allergen from Dermatophagoides siboney (Der s 1) Behave as Der p 1 and Der f 1 to Detect Mite Allergic Subjects in a D. siboney not Exposed Population. J Allergy Clin Immunol; 2008 S178

8.      Meza J, Mendoza DL, Mercado D. Identificación de ácaros del polvo casero en colchones y almohadas de niños alérgicos de Santa Marta, Colombia. Duazary 2008; 5(1) : 24-31

9.      Cuervo N, Fernández B, Rodríguez J, Celio R, Pérez T, Juárez D. Estudio comparativo de la diversidad de los ácaros doméstico (Arachnida: Acari) en 6 localidades de México con gran incidencia de personas alérgicas. Acarología Latinoamericana, ISBN:978-607-715-048-0, p: 319-324, México, 2012.

Premio a trabajo sobresaliente WISC 2012La joven investigadora Wendy Ramírez. Máster en Ciencias Bioquímicas, del Departamento de Alergenos del Centro Nacional de Biopreparados (BIOCEN), fue merecedora de uno de los Premios a Trabajos Sobresalientes (Outstanding Abstract Presentation Award) en la recientemente concluida Conferencia Científica Internacional de la Organización Mundial de la Alergia (WISC 2012), que se celebrara del 6 al 9 de diciembre en la ciudad india de Hyderabad. El trabajo presentado por la cubana versó sobre el perfil inmunomodulatorio y de seguridad preclínica de una novedosa vacuna antialérgica basada en alergenos de Dermatophagoides siboney y un adyuvante de combinación. La ponencia  resumió los más recientes resultados de ese novedoso producto en desarrollo entre BIOCEN y el Instituto Finlay, en particular, los resultados de su evaluación en un modelo murino de alergia respiratoria. El producto, que se distingue por su efectividad potencial con pocas inyecciones, deberá comenzar próximamente sus primeros ensayos clínicos en humanos. La investigadora, quien fue la única delegada cubana participante en este evento de primer nivel mundial, había recibido una de las 5 becas otorgadas por el Comité Organizador atendiendo a los méritos científicos de los trabajos presentados, provenientes de países de todo el mundo.  Los premios a trabajos sobresalientes fueron otorgados a solo 29 participantes de 13 países, entre ellos solo dos latinoamericanos: México y Cuba.