La Conferencia Científica Internacional de la Organización Mundial de Alergia (WISC 2014) recientemente celebrada en Rio de Janeiro, Brasil, reconoció 25 trabajos sobresalientes (“Outstanding Abstract Award”) de los 384 trabajos libres participantes. Entre ellos, los trabajos de tres jóvenes investigadoras cubanas, pertenecientes al  Laboratorio de Alergenos del Centro Nacional de Biopreparados. Los trabajos de la Máster en Ciencias Bioquímicas Wendy Ramírez y la Licenciada en Farmacia Roxana Samalea abordaron aspectos de la evaluación farmacológica no clínica y el desarrollo farmacéutico de una nueva vacuna terapéutica antialérgica denominada Prolinem-DS, actualmente en fase de ensayos clínicos; en particular, sobre aspectos de la optimización de su formulación y su efecto inmunitario en modelos animales experimentales. El producto emplea un adyuvante de procedencia bacteriana junto con alergenos del ácaro Dermatophagoides siboney con el fin de atenuar la respuesta alérgica empleando pocas inyecciones y potenciando la efectividad a largo plazo. Por otra parte, el trabajo de la Máster en Ciencias Farmacéuticas Arelis Más, abordó el desarrollo de materiales de referencia para la ya establecida vacuna terapéutica antialérgica VALERGEN-BT, proveniente del ácaro Blomia tropicalis. Este producto ha sido ampliamente introducido en la red nacional de Salud para el tratamiento del asma. El aporte se aplica en el control de calidad de dicho medicamento y repercute en su seguridad y efectividad. En general, este evento del más alto nivel mundial reunió a 163 conferencistas en 27 simposios que abordaron los temas más actuales en la alergología. Según palabras del Dr. Lanny Rosenwasser, presidente de la WAO, el evento “permitió a a los expertos científicos y clínicos abordar un amplio rango de tópicos que reflejan los desafíos clínicos que enfrentamos debido al incremento de las enfermedades alérgicas, y también las nuevas vías para enfrentarlos integrando los enfoques de diagnóstico, manejo y prevención”.

Fuente: sitio web del evento: http://www.worldallergy.org/wisc2014/

Respiratory allergy caused by house dust mites: What do we really know? Calderón MA, Linneberg A, Kleine-Tebbe J, De Blay F, Hernández D, Virchow JC, Demoly P. J Allergy Clin Immunol 2014 (pdf, acceso libre)

Los ácaros del polvo doméstico de varias especies son los alergenos perennes de mayor importancia a nivel mundial, y su papel como agente etiológico de la rinitis alérgica, y particularmente del asma, es indiscutible. La presente revisión aborda nuevos conocimientos sobre el repertorio de proteínas alergénicas de ácaros, los datos epidemiológicos más recientes y los vínculos entre exposición y patofisiología de la enfermedad alérgica respiratoria.

La bibliografía registra al menos 11 especies de ácaros de importancia alergénica. Entre ellas las que reportan más abundancia en el ambiente doméstico son: Dermatophagoides pteronyssinus (85% de las casas), D. farinae (47%), Euroglyphus mainei (27%), Blomia tropicalis (20%), aunque estas cifras suelen ser muy dependientes de las condiciones climáticas específicas de cada área. Particularmente, Blomia tropicalis es muy abundante en climas de alta humedad (67-85%) y temperatura (20-30°C) donde tiende a ser la especie dominante.

Aunque la prevalencia de la sensibilización alérgica a ácaros es generalmente muy alta en casi todos los estudios publicados, los valores son heterogéneos y no se cuenta con estimados precisos de forma global. Por ejemplo, en un estudio en 15 países desarrollados europeos la prevalencia fue de 21.7%. En mujeres de origen latino en EE.UU. estos valores alcanzaron 37% para D. pteronyssinus y 34% para D. farinae; sin embargo, en Taiwán, un país insular subtropical, la prevalencia en población pediátrica alcanzó la cifra astronómica de 80%. Otro aspecto controversial son los datos epidemiológicos sobre la relación entre asma y alergia a ácaros. Un meta-análisis europeo arrojó una alta correlación entre ambos aspectos (r=0.64)  aunque con heterogeneidad significativa  entre diferentes poblaciones. La proporción de asma atribuible a algún alergeno varió entre 4 y 61%, dependiendo de forma importante de la técnica diagnóstica empleada.

Obviamente, el desarrollo de la alergia a ácaros está relacionado con la exposición a los mismos, sin embargo, es una relación compleja. Datos de un estudio en Alemania (con 1314 pacientes) sugieren que un valor 10 µg/g de polvo constituye un umbral, a partir del cual se incrementa la sensibilización. Para valores por debajo de 0.1 µg/g el riesgo de sensibilización sería mucho menor. Sin embargo, para valores superiores a 10 µg/g la relación se aparta de la linealidad tomando forma de campana, el riesgo alcanza un máximo y después decae ante mayor exposición. El mecanismo de protección a altos niveles  de exposición no es aún completamente comprendido. Un estudio sugiere que aquí también puede ser importante la historia de atopia familiar. Así, una exposición superior a 10µg/g se asocia a un decrecimiento del riesgo  de asma alérgica, solamente en niños con antecedentes atópicos familiares, mientras en los que no tienen dichos antecedentes, el riesgo continua incrementándose con la exposición. No obstante, los datos deben tomarse con cautela, ya que los métodos de evaluar la exposición no son realmente precisos. A diferencia de otros alérgenos, como los pólenes, el valor predictivo de los cuestionarios es muy bajo.

La habilidad de formar partículas pequeñas (1.1-4.7um) es un factor importante en la capacidad de inducir sensibilización de los alergenos de ácaros. Estas partículas, ricas en alergenos del Grupo 1 y otras proteasas, penetran y alcanzan las mucosas pulmonares. Mas allá de esta propiedad física, la actividad bioquímica inherente a estas moléculas es capaz de interactuar con receptores del sistema inmune innato (PAR. TLR4) y propiciar la sensibilización alérgica y la respuesta alérgica efectora de fase tardía, característica del asma, que es relativamente independiente de IgE. La perpetuación de estos estímulos al sistema inmunitario es un aspecto crítico en la enfermedad alérgica respiratoria a los ácaros.

Así, se postula el siguiente modelo multifactorial: un desencadenante inicial (viral, ambiental) estimula el sistema innato e induce una inflamación crónica inicial, la cual puede, en dependencia de la predisposición genética del individuo interaccionar con la respuesta hacia alergenos específicos, ante la exposición a los mismos, desarrollando entonces la alergia.

Este modelo de dos golpes (2 “hits”) es aceptado cada vez más como explicación del desarrollo de la alergia y está cada vez más sustentado por datos epidemiológico recientes. El rol de la exposición a ácaros en el desarrollo del asma es apoyado por varios estudios de cohorte, los  cuales apuntan a la existencia de una ventana etárea crítica en los 3 primeros años de vida, en los cuales los niños serían particularmente sensibles a la exposición. Estas investogaciones epidemiológicas sustentan que la sensibilización alérgica en niños menores de 5 años constituye un factor de riesgo significativo para el asma. Por ejemplo, un amplio estudio de cohorte en Manchester, Inglaterra, evidenció que a la edad de 8 años, la sensibilización a ácaros, tanto independientemente como combinada con otros alergenos, incrementó el riesgo de asma en 87%. Otro estudio en pacientes asmáticos evidenció que la fase tardía ocurre más frecuentemente cuando los pacientes se exponen a ácaros que cuando lo hacen a otros alergenos como epitelio de gato o polen, lo cual encaja con la actividad bioquímica específica de los alérgenos de ácaros y su interacción con el sistema inmune innato, propiciando la inflamación Th2.

En conclusión, la presente revisión, refuerza la importancia del diagnóstico temprano de la alergia a ácaros para el manejo y control de la enfermedad alérgica respiratoria y particularmente para el asma.

Por Alexis Labrada, DrC

El ambiente de las panaderías provee un ambiente ideal para la proliferación de diferentes especies de ácaros del  polvo, que constituyen agentes etiológicos de alergias respiratorias que pueden afectar a los trabajadores. Un trabajo pionero en Cuba fue realizado por la Master en Ciencias Biológicas Bárbara Fernández y un colectivo de colaboradores del Centro Nacional de Biopreparados y del Hospital Universitario “Calixto García”, logró caracterizar la acarofauna en diferentes panaderías de La Habana y su relación con manifestaciones alérgicas. La especie más abundante fue Blomia tropicalis (70% de los ejemplares). Otras especies comunes en Cuba en el ambiente doméstico como Dermatophagoides pteronyssinus, Dermatophagoides siboney fueron también encontradas en menor medida, así como la especie depredadora Tyrophagus putrescientae. El trabajo fue presentado en el LXVIII Congreso del Colegio Mexicano de Inmunología  Clínica y Alergia, CMICA 2014, donde fue premiado como Primer Lugar del concurso de trabajo libres en la categoría de Alergia e Inmunología Clínica, seleccionado entre 73 concursantes. Mas recientemente, el estudio fue publicado en la Revista de Alergia de México (Fernández-Duro BI, Álvarez-Castelló M, Mateo-Morejón M, Luis-Rodríguez B, Labrada-Rosado A. Ácaros del polvo como alérgenos ocupacionales en dos panaderías de La Habana, Cuba. Rev Alerg México 2014;61:281-287). Sus resultados son importantes para el diseño de medidas de prevención en los ambientes laborales y para el diagnóstico temprano y manejo de las alergias ocupacionales.

Types of sensitization to aeroallergens: definitions, prevalences  and impact on the diagnosis and treatment of allergic respiratory  disease.
Michel Migueres, Ignacio Dávila, Franco Frati, Angel Azpeitia, Yasmine Jeanpetit, Michèle Lhéritier-Barrand, Cristoforo  Incorvaia, Giorgio Ciprandi and PlurAL study group.
Clinical and Translational Allergy 2014, 4:16

El tipo de sensibilización alérgica es de crucial importancia en el diagnóstico y tratamiento de las enfermedades alérgicas respiratorias. Por lo menos el 10% de la población en general (y más del 50% de los pacientes que asisten a consultas por alergias respiratorias) están polisensibilizados. En este artículo se revisa la literatura actual sobre:
1- Conceptos de polisensibilización, pauci-sensibilización, cosensibilización, correconocimiento, reactividad cruzada, sensibilización cruzada y polialergia
2- La prevalencia de polisensibilización y
3- Las relaciones entre el estado de sensibilización, la severidad de la enfermedad y estrategias de tratamiento.

En términos moleculares, la polisensibilización clínica  puede dividirse en trans-sensibilización (también conocida como reactividad cruzada, en la cual la misma molécula de IgE se une a varios alergenos con características estructurales comunes) y cosensibilización (presencia simultánea de diferentes IgEs específicas a alergenos diversos que no necesariamente tienen características estructurales comunes).
Se realizaron búsquedas en MEDLINE, Embase y la librería Cochrane desde enero de 1999 hasta mayo de 2013 utilizando combinaciones lógicas de los siguientes términos (en inglés solamente): allergy; co-sensitization, polysensitization, co-recognition, cross-reactivity, polyallergy, epitope, multiple-allergen, multi-allergen, single-allergen, mono-allergen.

Palabras clave: Polisensibilización; Reactividad cruzada; cosensibilización; sensibilización, Monosensibilización

La prevalencia de las alergias a alimentos de uso corriente en Cuba como maní, soya, harina de trigo y huevo fue recientemente el tema de una tesis de maestría en ciencias de los procesos biotecnológicos, defendida por la Lic. Maytee Mateo, del Centro Nacional de Biopreparados, en el Instituto de Farmacia y Alimentos de la Universidad de La Habana. La tesis abordó no solo la reactividad por pruebas de punción cutánea en pacientes con sintomatología alérgica y en población general, sino que también, investigó el perfil de reconocimiento por anticuerpos IgE e IgG4 presente en individuos seleccionados hacia diferentes componentes de los extractos alergénicos respectivos. Es conocido que los anticuerpos IgE son los responsables principales de las manifestaciones alérgicas mientras que los IgG4 posiblemente sean marcadores de tolerancia hacia los alergenos. Los resultados del trabajo identificaron una prevalencia de sensibilización alérgica relativamente alta en nuestra población hacia estos alimentos, bastante similar a la reportada en estudios en países industrializados. Las conclusiones de la tesis recomiendan prestar mayor atención a creciente tendencia epidemióloga de las alergias alimentarias, a nivel mundial, y particularmente, también en nuestro país.

Este 17 de enero, con motivo del Día de la Ciencia, fueron dados a conocer los premios a resultados científicos destacados en la Provincia de Mayabeque. Uno de ellos recayó en el “DESARROLLO Y APLICACIÓN DE UN SISTEMA DE MATERIALES DE REFERENCIA PARA LOS PRODUCTOS VALERGEN, PRIMERAS VACUNAS TERAPÉUTICAS PARA EL TRATAMIENTO DEL ASMA ALÉRGICA EN CUBA” de Arelis Más y un colectivo de autores del Laboratorio de Alergenos del Centro Nacional de Biopreparados (BIOCEN). Los premios son otorgados por la Dirección Provincial de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente, de acuerdo a la evaluación de un consejo científico-técnico provincial. El trabajo describe de forma integral el sistema establecido en BIOCEN para la creación, caracterización y reemplazo de los materiales de referencia que se emplean en las diferentes pruebas de control de la calidad de las vacunas terapéuticas antialérgicas VALERGEN-DP, VALERGEN-DS y VALERGEN-BT. Dichas vacunas se basan en alergenos de tres especies de ácaros del polvo, se emplean para la inmunoterapia alergeno específica y forman parte desde 2008 del Cuadro Básico de Medicamentos de Cuba. La aplicación de este resultado ha permitido estandarizar la calidad de los productos durante más de 10 años, asegurando así la reproduciblidad de su eficacia y seguridad en su uso clínico. El sistema es original en el país y en BIOCEN y entre sus peculiaridades se incluyen la validación de la actividad biológica de las referencias mediante pruebas clínicas en humanos mediante la prueba por punción cutánea, demostrando así su bioequivalencia con anteriores lotes de referencia.

Una nota de la Academia Estadounidense de Alergia, Asma e Inmunología (AAAAI) ha anunciado que el Comité Asesor en Productos Alergénicos de la agencia gubernamental norteamericana de medicamentos (FDA) ha dado su visto bueno para la aprobación por este cuerpo regulador de los dos primeros productos para inmunoterapia sublingual.

El comité ha considerado que las tabletas de alergenos de polen de Stallergenes (Francia) y las de Merck/ALK-Abelló (USA-Dinamarca) reúnen la evidencia requerida de seguridad y eficacia para su indicación en el tratamiento de la rinitis alérgica. La votación ha sido por 9 a 1 por el producto de Stallergenes y 9-0 por el de Merck. La FDA había sido hasta ahora resistente a la aprobación de las nuevas formas de inmunoterapia alergeno específica. Solo las convencionales mediante inyección subcutánea contaban con aprobación oficial. También el medio académico estadounidense ha evolucionado desde una posición crítica o con reservas, a la aceptación de las evidencias de la eficacia de la inmunoterapia sublingual obtenidas en grandes ensayos clínicos Fase III realizados primero en Europa y después en los propios Estados Unidos.

La IT sublingual con tabletas ha encontrado gran aceptación en Europa donde estos productos han recibido el registro centralizado de la EMA y desplazan crecientemente la IT inyectable. La inmunoterapia sublingual cuenta con la aprobación y recomendación de la Organización Mundial de la Alergia (WAO) y de la  Academia Europea de Alergia e Inmunología Clínica (EAACI). La nota de la AAAAI concluye apoyando el uso y extensión de la inmunoterapia alergeno-específica como el único tratamiento actualmente disponible potencialmente curativo para la enfermedad alérgica y capaz de prevenir la progresión de la enfermedad de rinitis a asma.

Early life IgE responses in children linving in the tropics: A  prospective analysis. Zakzuk J, Acevedo N, Cifuentes L, Bornacelly A, Sánchez J, Ahumada V, Ring J, Ollert M,  Caraballo L. Pediatric Allergy and Immunology 2013; 24(8):788-797.

La respuesta alérgica es indudablemente influenciada por factores ambientales, además de los genéticos. Sin embargo, el conocimiento actual sobre la misma se deriva casi absolutamente de estudios realizados en países del llamado primer mundo, básicamente Europa, Norteamérica y Australia, con climas templados y fondo genético muy diferente al prevaleciente en las zonas tropicales y cálidas, donde habita más de la mitad de la humanidad. La importancia y novedad de este estudio radica, fundamentalmente, en abordar la cuestión en una zona tropical latinoamericana, y en una población pobre con presencia de factores conocidos por su influencia sobre la respuesta inmunitaria; en particular, por la exposición a parásitos helmínticos intestinales.

La respuesta mediada por IgE se supone que haya surgido evolutivamente, precisamente como protección a ciertos parásitos, entre ellos las llamadas lombrices intestinales. De acuerdo a ciertos datos epidemiológicos, congruentes con la llamada “teoría de la higiene”, en ambientes con mayor prevalencia de parásitos y microbios (como en zonas rurales de África) la prevalencia de alergias es mucho menor que en el mundo industrializado. De acuerdo a dicha teoría, la exposición a microbios en ambientes con poca higiene, incluyendo la convivencia con animales domésticos, favorecería la evolución de una respuesta inmunitaria más robusta, menos inclinada hacia la respuesta alérgica tipo Th2 ante los alergenos comunes. No obstante, algunos estudios tienden a contradecir este paradigma. Específicamente, se ha identificado reactividad cruzada entre alergenos de ácaros y algunos helmintos (por ejemplo, atribuida a la tropomiosina, Der p 10) y no está muy clara aún la significación biológica de este fenómeno en pacientes parasitados. Algunos autores han atribuido a la respuesta antihelmíntica efectos inmunorreguladores al inducir IL-10 e IgG4 que ayudarían a contrarrestar una repuesta IgE excesiva y patológica. Por otra parte, la cuestión del posible efecto protector de la diversidad del repertorio antigénico de la IgE y su relación con la IgE total es también un tema polémico.

En el trabajo que reseñamos un colectivo de autores del prestigiosos Instituto de Investigaciones Inmunológicas de la Universidad de Cartagena en la costa caribeña de Colombia (bajo la dirección del Dr Luis Caraballo) aborda el asunto. El trabajo tuvo como objetivo describir la evolución en edad temprana de la respuesta de anticuerpos IgE totales y específicos  a alergenos de ácaros y parásitos intestinales (Ascaris)  y analizar su relación con la sibilancia, o sea, con los silbidos típicos del asma.

El estudio abarcó una cohorte poblacional de 290 niños y sus madres. Los niños fueron sujetos a evaluaciones entre los 0 y 42 meses de vida. Como elemento novedoso, además de las pruebas de IgE específicas usuales (ImmunoCap) y las pruebas cutáneas que emplean extractos alergénicos, se emplearon exámenes para determinación de IgE específica a alergenos recombinantes de ácaros: Der p 2 para D. pteronyssinus, y Blo t 5 y Blo t 12 para Blomia tropicalis. También, Asc l 3, la tropomiosina de Ascaris lumbricoides y Asc s 1, único alergeno oficialmente reconocido de Ascaris suum. La elección de los alergenos de ácaros se basa en que entre los mismos no existe reactividad cruzada, o sea son especie-específicos., y por lo tanto permiten discriminar la sensibilización a cada especie de forma independiente.

El trabajo ha arrojado resultados realmente importantes. En primer lugar, la sensibilización a Blomia tropicalis a temprana edad resultó más frecuente que a D. pteronyssinus, aunque en los adultos (incluso en las madres) en Cartagena y en otros sitios tropicalis, suele ser similar. El hallazgo sugiere que los procesos de sensibilización a diferentes especies de ácaros serían independientes, a pesar de la exposición simultánea  a las mismas. Factores cono la actividad biológica intrínseca de los alergenos y, posiblemente, su interacción con el parasitismo pudieran explicar este comportamiento. En línea con esta hipótesis, los autores hallaron que los niveles de IgE a Blomia correlacionaron positivamente con los correspondientes a Ascaris. La correlación entre D. pteronyssinus y Ascaris fue también muy significativa aunque algo menor. En general, los niños sensibilizados a ácaros mostraron una probabilidad 9.4 veces mayor de sensibilización a Ascaris, lo cual constituye una fuerte evidencia de esta asociación. Los autores sugieren que quizá una parte  de la sensibilización a ácaros provenga de la transreactividad originada por la sensibilización a Ascaris, en particular, la tropomiosina (Asc l 3) es bien conocida como panalergeno causante de reactividad cruzada incluso entre especies taxonómicamente distantes. No obstante,  el valor biológico de esta asociación en términos de posible agravamiento de las manifestaciones alérgicas o mayor protección antiparasitaria continúa siendo un enigma.

En segundo lugar, el estudio abordó la asociación con la IgE total. En este sentido, evidenció que la IgE en cordón umbilical constituyó un factor de riesgo para la sensibilización, pero protegió de la sibilancia recurrente en los niños, resultado aparentemente contradictorio a la luz de la teoría de la higiene, pero que replica lo reportado anteriormente en otro estudio en África. Los niveles de IgE total fueron elevados lo cual es atribuido a la exposición a parásitos y al fondo genético afrodescendiente, en su mayor parte, de la población estudiada y confirma el escaso valor diagnóstico de la IgE total como predictor de atopia en poblaciones tropicales.

En conclusión, en contraste con lo esperado según la teoría de la higiene, en este estudio las condiciones de pobreza y falta de higiene devinieron factores de riesgo para la sensibilización a alergenos en la temprana infancia. Así, el estudio objeta la teoría de la higiene en su versión más clásica, al menos en lo referente al posible efecto “protector” de los parásitos intestinales.

Por Alexis Labrada, DrC

La alergia a alimentos constituye una creciente preocupación de salud pública a nivel mundial. Muchos alimentos alergénicos son usados como ingredientes en alimentos procesados y no siempre la información está disponible en las etiquetas. También la contaminación involuntaria o inconsciente o la sustitución de unos ingredientes por otros pueden ser causas de reacciones alérgicas en los consumidores. Ante esta preocupación se impone la necesidad de regulaciones y guías para la industria que protejan la seguridad del consumidor.

La  Federación Española de Industrias de la Alimentación y Bebidas (FIAB), la Agencia Española de Seguridad Alimentaria (AESAN) acaban de presentar una Guía de Gestión de Alérgenos en la Industria Alimentaria con ese fin. También en Argentina fue presentada hace pocos meses, un documento similar por una agencia multidisciplinaria: “La Plataforma Alérgenos en Alimentos” que es un foro de discusión creado en el 2009, del cual participan profesionales pertenecientes a distintas instituciones  públicas y empresas de Argentina, entre ellas la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT) el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria, el Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria, la Red Inmunos, y la Coordinadora de las Industrias de Productos Alimenticios. El documento argentino está disponible en línea.

Estos documentos persiguen implementar en este sector prácticas adecuadas en la gestión de alérgenos y facilitar a las empresas abordar de manera práctica la gestión del riesgo de alérgenos en los procesos industriales. La guía ofrece consejos generales y aborda aspectos como la posible presencia no intencionada de alérgenos en los alimentos procesados, consideraciones sobre el material de empaque, prevención de la contaminación cruzada a través de instalaciones, equipos y utensilios, y la segregación de componentes alergénicos durante el almacenamiento y transporte. Se realizan también recomendaciones en materia de comunicación.

Por Alexis Labrada, DrC

iuisheader
El sitio www.allergen.org contiene la base de datos oficial de alergenos, o sea, de proteínas alergénicas aprobadas por un grupo especial conjunto entre la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Unión Internacional de Sociedades Inmunológicas (IUIS); es el llamado Subcomité de Nomenclatura de alergenos. El sitio recoge en la actualidad, datos de 765 moléculas. En comparación con otras bases de datos es un número pequeño (por ejemplo, en Allergome, más de 2000). No obstante, por su misión, esta base de datos oficial requiere un proceso de revisión riguroso y, por consiguiente, los alergenos asentados aquí cuentan con datos más confiables, generalmente provenientes de estudios publicados en revistas de impacto y con reconocimiento oficial por la comunidad científica, en general.

El Comité de Nomenclatura fue fundado en 1984 con el objetivo de establecer un sistema para la denominación científica de los alergenos. El sistema actual se explica en este artículo y consiste de las tres primeras letras del género taxonómico, la primera letra de la especie, seguido de un número consecutivo (por Ej. Der p 1); también se establecen reglas para distinguir las variantes del mismo alergeno (variaciones en la secuencia o isoformas).

A lo largo de su historia el Comité ha estado compuesto por científicos importantes en la investigación  y caracterización de alergenos, incluyendo expertos en estructura de proteínas, biología molecular y bioinformática.  Actualmente, está presidido por el austriaco Heimo Breiteneder, de la Universidad Médica de Viena y cuenta entre sus miembros a personalidades de la talla de Thomas Platts-Mills (UK); Martin Chapman (EE.UU.); Henning Løwenstein (Dinamarca); Wayne Thomas (Australia), entre otros.

El sitio está disponible solo en inglés. Para la búsqueda y recuperación de la información se ofrece una interfaz simple en su página principal que permite la entrada del nombre común o científico del alergeno o de la fuente alergénica (por ejemplo, Der p 1 en el primer caso, o ácaro del polvo o Dermatophagoides pteronyssinus en el segundo). En otra página se ofrece la posibilidad de  búsqueda avanzada con más opciones, que incluye además un menú desplegable con los principales grupos taxonómicos, la posibilidad de especificar el nombre bioquímico (digamos, albúmina sérica, tropomiosina, etc), y limitar la búsqueda a alergenos alimentarios o a los no alimentarios.

Otra opción para el acceso a los datos es la “vista de árbol (“tree view”) siguiendo la jerarquía taxonómica. En el primer nivel los registros  aparecen ordenados por grandes taxones (reino, orden). Cada filo o división se despliega en familias y a continuación en las diferentes especies que corresponden a la fuente alergénica. La distribución de los registros de alergenos por taxones es la siguiente:

Taxón

Nro. de registros

Anotaciones
Animalia Arthropoda (Artrópodos)

211

Incluye, entre otros, insectos, arácnidos y crustáceos. Entre los arácnidos los ácaros son la fuente alergénica más representada con 62 registros de 9 especies, todas pertenecientes al taxón Astigmata. Las especies de ácaros con más alergenos identificados son Dermatophagoides pteronyssinus (17), Dermatophagoides farinae (15) y Blomia tropicalis (12). Otro taxón con numerosos registros (71 en total) es el orden Hymenoptera, aunque aquí los alergenos provienen de 30 especies, en su mayoría abejas, avispas y hormigas.
Animalia Chordata (Cordados)

73

Incluye los vertebrados, entre ellos peces, reptiles, anfibios, aves y mamíferos. Predominan aquí los registros de alergenos del orden Carnivora que incluye 8 alergenos de gato (Felix domesticus) y 6 de perro (Canis familiaris). Otra especie importante es la vaca (Bos domesticus) con 11 alergenos identificados, los cuales provienen mayormente de la leche, o sea, se trata en este caso de alergenos alimentarios. Resulta interesante que se registran 5 alergenos de Homo sapiens.
Animalia Cnidaria

1

Filo que agrupa especies de animales relativamente simples, que viven exclusivamente en ambientes acuáticos, mayoritariamente marinos. Dentro de este grupo se encuentran los pólipos, las medusas y los corales. Contiene un solo registro que se corresponde con el alergeno Den n 1 de Dendronephthya nipponica (especie de coral blando)
Animalia Mollusca (Moluscos)

3

Los moluscos son los invertebrados más numerosos después de los artrópodos, e incluyen formas tan conocidas como las almejas, ostras , calamares, pulpos, babosas y caracoles, tanto marinos como terrestres. Los moluscos son una importante fuente de alimentación para los humanos. Sin embargo, desde el punto de vista alergénico se registran solo 3 proteínas, que provienen de tres especies diferentes: Todarodes pacificus (calamar),  Helix aspersa (caracol común terrestre), Haliotis midae (oreja de mar).
Animalia Nemata (Nemátodos)

15

Son organismos esencialmente acuáticos, aunque proliferan también en ambientes terrestres. Existen especies marinas, en el suelo, y especies parásitas de plantas y animales, incluyendo el hombre, al que provocan enfermedades parasitarias como filariasis, ascariasis, toxocariasis, etc. Desde el punto de vista alergénico las especies más importantes son el Anisakis simplex, con 12 registros (éste es un parásito de peces, al que los humanos se exponen cuando ingieren peces infectados) y Ascaris lumbricoides y Acaris suum, ambos parásitos intestinales
Fungi Ascomycota (hongos)

82

Es el filo o división más grande del Reino Fungi. Pueden ser unicelulares y talofitos y producir esporas que viajan en el aire como portadoras de alergenos respiratorios. Se ocupan de la descomposición de materiales orgánicos, como hojas muertas, tallos, árboles caídos, etc. Este grupo contiene varias especies de hongos conocidos usualmente como mohos. Nótese que los mohos no constituyen un grupo taxonómico o filogenético específico. Desde el punto de vista alergénico es un taxón importante. Las especies con más registros son Aspergillus fumigatus (23); Alternaria alternata (10) y Cladosporium herbarum (8).
Fungi Basidiomycota (hongos)

23

Son hongos que producen basidios con basidiosporas. Este taxón contiene a las clásicas setas y hongos con sombrero. La especie con mayor número de registros alergénicos es Malassezia sympodialis, con 10. Este es un hongo de la piel que casa infecciones oportunistas, así como eccema y dermatitis granulomatosa.
Plantae Coniferopsida (plantas coníferas)

14

Son árboles o arbustos caracterizados por portar estructuras reproductivas llamadas conos, la mayoría de las coníferas son árboles; pero también hay arbustos y matas rastreras entre ellas, especialmente en la familia Cupresáceas (cipreses).  Los registros de alergenos se reparten mayormente en el polen de los géneros Juniperus y Cupressus
Plantae Liliopsida (plantas monocotiledóneas)

85

Entre las monocotiledóneas se incluyen plantas herbáceas y a veces arborescentes, entre ellas las orquídeas, las palmeras, los pastos y los cereales. Al grupo de los pastos y los cereales (familia Poaceae o Poáceas, también conocidas como Gramíneas, orden Poales) corresponde a cerca de la mitad de la diversidad y es quizás el grupo económicamente más importante de todas las plantas. Incluye cereales de amplio consumo como el arroz, el trigo y el maíz.Al orden de las Poales le corresponde la mayor cantidad de registros de alergenos con 74. La especie más representada es Triticum aestivum, o sea, trigo, con 20 alergenos (tanto alimentarios como respiratorios). Le siguen las hierbas Phleum pratense (9) y Cynodon dactilon (césped bermuda); en ambos casos sus alergenos provienen del polen.
Plantae Magnoliopsida (plantas dicotiledóneas)

258

Este taxón de plantas reúne la mayor cantidad de registros   de proteínas alergénicas. Los mismos están diseminados en 18 órdenes diferentes, entre las cuales las Rosales, Fagales y Fabales reúnen la mayor cantidad con más de 30 cada una. Entre las especies que sobresalen en cuanto al número de alergenos polínicos identificados se encuentran las llamadas malezas: Ambrosia artemisifolia, con 11; Artemisia vulgaris, 6 (Nótese que en Cuba pueden encontrase ambas y suelen identificarse con el mismo nombre: artemisa); también el polen del abedul (Betula verrucosa), con 6; incluyendo el muy conocido Bet v 1. Otras especies cuyos frutos o semillas son comestibles son fuentes importantes de alergenos alimentarios, entre ellos sobresalen la Actinidia deliciosa (kiwi) con 11,  Arachis hipogaea (Maní) con 13; Glycine max (soya) con 8; Corylus avellana, 10; Olea europaea (olivo y su fruto aceituna), 11. El árbol del caucho, Hevea brasiliensis es también una fuente alergénica importante con 14 proteínas registradas, en este caso se trata de alergia por contacto con guantes u otros dispositivos de látex.
TOTAL

765

Entre las fuentes alergénicas relacionadas un lugar protagónico corresponde a los ácaros, de los cuales aparecen identificados en la base de datos 24 grupos de alergenos homólogos, entre diferentes especies, el mayor número de cualquier fuente alergénica. Todos son aeroalergenos vinculados  con alergias respiratorias, en particular asma y en menor medida, rinitis. La siguiente tabla ordena los alergenos de las tres especies de mayor importancia por grupos homólogos, con enlaces a la información específica de cada elemento:

D. pteronyssinus

D. farinae

Blomia tropicalis

Der p 1

Der f 1

Blo t 1

Der p 2

Der f 2

Blo t 2

Der p 3

Der f 3

Blo t 3

Der p 4

Blo t 4

Der p 5

Blo t 5

Der p 6

Der f 6

Blo t 6

Der p 7

Der f 7

Der p 8

Der p 9

Der p 10

Der f 10

Blo t 10

Der p 11

Der f 11

Blo t 11

Blo t 12

Der f 13

Blo t 13

Der p 14

Der f 14

Der p 15

Der f 15

Der f 16

Der f 17

Der p 18

Der f 18

Blo t 19

Der p 20

Der p 21

Blo t 21

Der f 22

Der p 23

Der f 24

La hoja específica de datos de cada alergeno recoge información no solo de la denominación actual de la proteína sino también de la antigua, en caso de que haya existido (anterior a la denominación oficial), y a la denominación bioquímica que corresponde a la función de la proteína en caso de que haya sido identificada, también su peso molecular según la técnica de SDS-PAGE.  Adicionalmente, se provee una breve descripción de sus principales datos experimentales relativos a su alergenicidad (unión de IgE de pacientes), el enlace a la bibliografía original en PubMed y enlaces a las bases de datos de secuencias de ADN (GenBank) y peptídicas (UniProt), así como a la de estructura tridimensional (PDB). Se relacionan estos enlaces para cada una de las variantes de secuencia (o isoformas) publicadas.

El sitio informa también sobre el procedimiento y datos requeridos para la solicitud de incorporación de nuevos alergenos, para lo cual se provee un formulario en línea. Las solicitudes son revisadas por un Comité Ejecutivo que decide la denominación.

Por último, el sitio ofrece acceso libre a varias publicaciones importantes en el tema del diseño del sistema de nomenclatura de alergenos, entre ellas las más recientes:

1.      Chapman MD. Allergen Nomenclature. In “Allergens and Allergen Immunotherapy” 4th Edition. Editors, Richard F.Lockey, Dennis K.Ledford, pp 47-58. 2008. Informa Healthcare, New York. ( PDF) (Capítulo de libro que provee una revisión histórica de la evolución del sistema de nomenclatura)

2.      Chapman MD, Pomés A, Breiteneder H, Ferreira F. Nomenclature and structural biology of allergens. J Allergy Clin Immunol 2007; 119:414-20. (PDF)