factores de riesgo

Se realizó un estudio descriptivo longitudinal y retrospectivo de 87 adolescentes, quienes atentaron contra sus vidas, desde enero del 2012 hasta diciembre del 2014, pertenecientes al Policlínico Docente “José Martí Pérez” de Santiago de Cuba, a fin de determinar los principales factores de riesgo de intento suicida en este grupo poblacional. Leer más…

Para reducir la desigualdad del cáncer en grupos de mayor riesgo, debemos: mejorar y aumentar la detección temprana del cáncer, promover estilos de vida saludables y ampliar el acceso una mejor atención sanitaria. Organismos de salud pública, profesionales de la salud y las comunidades deben luchar para reducir estas disparidades.

Le invitamos a leer artículo completo.

El embarazo en adolescentes puede tener consecuencias adversas para la salud.

Este trabajo tuvo como objetivo disminuir la incidencia del embarazo y sus riesgos en adolescentes.

Se realizó un estudio de intervención educativa para modificar los criterios sobre el embarazo y sus riesgos en adolescentes embarazadas atendidas en el Policlínico “Arturo Puig Ruiz de Villa”, municipio Minas, Camagüey, durante el período de enero de 2009 a enero de 2010.

El universo estuvo constituido por 72 embarazadas, se realizó un muestreo probabilístico al azar simple, la muestra quedó conformada por 32 embarazadas que cumplieron los criterios de inclusión, se aplicó un cuestionario creado al efecto, según literatura revisada, este se convirtió en el registro primario de la información e incluyó variables como: concepto de adolescencia, edad de las primeras relaciones sexuales, conocimiento de métodos anticonceptivos, motivos por los que continuaron con el embarazo y complicaciones fundamentales en la adolescente embarazada.

Se lograron transformaciones positivas en el conocimiento de cada uno de los temas impartidos.

Ver más en:  Revista Cubana de Obstetricia y Ginecología. 2012; 38(3)

Culturista físico Dexter Jackson. Mr. Olympia 2008. Imagen: WikipediaEn la búsqueda de los patrones de belleza impuestos por la industria cultural y los medios hegemónicos, no pocos adolescentes y jóvenes se olvidan de los riesgos que implica para su salud el empleo de sustancias inyectables.

El empleo de sustancias inyectables, sobre todo en adolescentes y jóvenes, ha estado asociado, generalmente, al logro de una imagen física más voluminosa y fuerte, comparable con los patrones de referencia individuales impuestos por los medios trasnacionales de comunicación masiva y otros componentes de la industria cultural. En los últimos tiempos, no solo verse fuertes ha sido la motivación para esta práctica, sino también el deseo de mostrar mayor volumen en ciertas partes del cuerpo, consideradas sensuales o eróticas, sin tener en cuenta los riesgos para la salud.

En el fisiculturismo, actividad encaminada al logro de un desarrollo muscular completo y equilibrado que sea expresión de fuerza y proporción corporal, se han utilizado desde la silicona y la testosterona hasta los aceites para mostrar una musculatura envidiable, cercana a la «perfección», según explica el doctor Ernesto Fleites, especialista en Ortopedia y Traumatología.

El artificio del uso de estas sustancias, enfatiza Fleites, tiene sus peligros principalmente en la vía de administración empleada, no siempre la adecuada, y las normas higiénicas que deben respetarse. Resulta alarmante además, para el doctor Fleites, que la mayoría de los pacientes que llegan a las consultas ante las señales de dolor, inflamación y molestia local e incluso fiebre, mienten.

Es triste, reconoce, que por lucir mejor: más fuertes los hombres, y las mujeres más atractivas, se recurra a métodos falsos y tan peligrosos. Esta práctica desvirtúa los beneficios del ejercicio físico, que está destinado a mejorar la salud del ser humano y, también, a dotarnos de una mejor estética, y nos pone al borde de un abismo. (Ana María Domínguez Cruz y Abdul Nasser Thabet)

Ver artículo completo

Fuente: Juventud Rebelde. Julio3, 2012