Coronavirus 2019: ¿cuáles son las implicaciones para la cardiología?

1

cardiologiaHace diecisiete años, un brote de un virus cuyas secuencias de ARN se parecen mucho a las de un virus que circula silenciosamente en murciélagos, el llamado “SARS-CoV”, causó un síndrome respiratorio agudo severo con una tasa de mortalidad del 9 al 11%. Unos años más tarde (2012), el coronavirus del síndrome respiratorio de Oriente Medio, el llamado “MERS-CoV”, tuvo una tasa de mortalidad del 34%. Para ambos virus, la edad y las afecciones coexistentes, como diabetes o enfermedad cardíaca, fueron predictores independientes de resultados adversos.

Algo similar viene sucediendo con el nuevo coronavirus, surgido en Wuhan, China, a fines de 2019. El SARS-CoV-2, como se le denominó, infecta las células huésped a través de los receptores de la enzima convertidora de angiotensina 2 (ACE2), lo que lleva a un síndrome respiratorio asociado con el coronavirus (COVID-19). Se ha sugerido que, además de dañar los pulmones, este virus también puede dañar el sistema cardiovascular.

Un informe sobre 99 pacientes hospitalizados por COVID-19 del 1 al 20 de enero de 2020 en el Hospital Jinyntan, Wuhan, China, muestra que el 40% de los pacientes tenían una enfermedad cardiovascular previa. Un segundo informe del mismo período en 138 pacientes hospitalizado en el Hospital de la Universidad Zhongnan de Wuhan, muestra que el 26% de los pacientes requirieron cuidados intensivos cardiológicos. De estos, el 16,7% desarrolló arritmias y el 7,2% experimentó síndrome coronario agudo.

Algunos pacientes con neumonía debido a la infección por COVID-19 en Wuhan también tuvieron un aumento en los niveles de troponina I cardíaca de alta sensibilidad, lo que sugiere una lesión miocárdica. En otros casos con diagnóstico positivo para COVID-19, los síntomas cardíacos (palpitaciones y dolor torácico) fueron las primeras manifestaciones.

Otros informes publicados y anecdóticos indican la presencia de miocarditis, paro cardíaco e insuficiencia cardíaca aguda.

No está claro si estas afecciones cardíacas son provocadas por COVID-19 o si son complicaciones inespecíficas, típicas de cualquier otra patología con una mayor demanda cardio-metabólica.

Estudios epidemiológicos previos realizados durante la epidemia de gripe en EE. UU. en 1900 muestran que la gripe y su neumonía secundaria pueden causar infarto del miocardio debido a la desestabilización inducida por la inflamación de las placas de las arterias coronarias. Esto, a su vez, se debe a múltiples mecanismos como la taquicardia, la hipoxia , aumento del estrés de la pared y trombofilia o liberación de citoquinas inflamatorias.

Por lo tanto, no se puede excluir un posible vínculo causal. Igualmente, se demostró un vínculo similar con el infarto de miocardio y la insuficiencia cardíaca aguda para las epidemias más reciente de SARS y MERS-n-CoV.

Vea el análisis completo.

Ferrari, R., Di Pasquale, G., & Rapezzi, C. (2020). 2019 CORONAVIRUS: What are the implications for cardiology? European Journal of Preventive Cardiology.

Recomendamos también:

Comentarios realizados: Comentar

09/04/2020

Yixia Delgado Morejón @ 12:41 pm #

Sugiero que se publiquen otros artículos relacionados con el tema, en aras de concientizar aun mas a la población en general y específicamente aquellas personas q presentan padecimientos cardíacos

Los campos con asterisco (*) son obligatorios.

*