adolescentes

En Cuba la tasa de prevalencia estimada en la población sexualmente activa es de 0,05% y es reconocida como una de las más bajas del mundo. A escala nacional el contagio con VIH/sida sigue en aumento y en estos momentos la cifra no es imperceptible. El gran alcance de los efectos del sida no se puede expresar totalmente en número. Por cada persona infectada hay innumerables personas afectadas directa o indirectamente.

En el 2011 el municipio de Majibacoa, ubicado en la provincia de Las Tunas, registró 22 casos de VIH/sida, de una población total de 41 648. De este número de infectados: dos han fallecido, tres son mujeres y 17 son hombres; incluye siete homosexuales, uno bisexual y cinco reclusos. El sector más afectado son los hombres que tienen sexo con otros hombres (HSH), y la edad más recurrente está entre 19 y 25 años, representando el 60% de los infectados. Solo una de las personas que padecen la enfermedad en el área de estudio es menor de 19 años.

En el Consejo Popular Calixto, uno de los consejos populares más afectados del municipio, se detectaron seis casos de VIH/sida. Este consejo popular tiene una extensión territorial de 73,5 Km, con una población de 8 403 habitantes. Anteriormente en este municipio no se habían desarrollado tesis e investigaciones de tipo comunicológico sobre el tema del VIH/sida, que investiguen en profundidad los factores que provocan el aumento de infectados y que presenten propuestas de solución a los problemas detectados a través de una Campaña de Bien Público.

La adolescencia es uno de los sectores que mayor riesgo ofrece a la propagación de este virus, y es además la mejor edad para influir positivamente en su educación sexual. La consolidación de valores, como la fidelidad y la responsabilidad, es la mejor vía para aumentar la percepción de riesgo y formar en los adolescentes conductas sexuales más responsables y seguras que eviten la infección del VIH. Este es el motivo de que los adolescentes del Centro Mixto ¨Hirán Durañona Figueredo¨ del Consejo Popular Calixto se hayan seleccionado para el análisis específico del actual estudio.

La presente investigación es de tipo comunicológico, porque admite una campaña de bien público para lograr cambios de conducta en los sujetos objeto de estudio. La población seleccionada se encuentra entre los adolescentes tempranos, medios y tardíos, de 12 a 18 años de edad, del Centro Mixto ¨Hirán Durañona Figueredo¨, del Consejo Popular de Calixto (437 en total). La muestra incluye 240 adolescentes del centro, que representan el 55% del total.

Métodos y técnicas generales de la investigación científica usados: Histórico-lógico; Inductivo-deductivo; Análisis-síntesis.
Métodos para la investigación cualitativa: Etnografía; Investigación-Acción-Participación.
Métodos y técnicas empíricos desarrollados son: la observación participante; la entrevista en profundidad; el cuestionario; análisis de contenido.

Se aplicaron encuestas a los estudiantes del Centro, teniendo en cuenta dos criterios o clasificaciones según la edad de los encuestados: los estudiantes del séptimo, octavo y noveno grados, en adolescencia temprana y media (12 a 15 años) y los estudiantes del décimo, onceno y duodécimo grados, en adolescencia media y tardía (15 a 18 años), con el fin de comparar la diversidad de criterios en estas etapas de la vida de los adolescentes. En el primer caso de un total de 337 alumnos se encuestaron 174 alumnos, y en el segundo grupo se encuestaron 66 estudiantes de un total de 100.

La opinión de profesores, promotores de salud, trabajadores sociales y miembros del Grupo Operativo de Prevención, Educación y Lucha contra el Sida (GOPELS), también es fundamental para obtener una noción de la preparación de los profesionales, que se dedican a combatir la enfermedad y que deben educar a las nuevas generaciones sobre una conducta sexual responsable. Se encuestaron en total 23 profesionales.

La opinión y el criterio de médicos, enfermeras, especialistas en salud, higiene y epidemiología, estudiantes de medicina y algunas de las personas que viven con VIH/sida (PVVS) también fueron tomadas en cuenta con el fin de reunir la mayor información posible y así encontrar la solución más eficaz al problema planteado. El total de encuestados sumó once personas.

Texto completo.

Implementación de una Campaña de Bien Público para prevenir el VIH/SIDA en los adolescentes. Boffil Amores, Mairelis; Leyva Pérez, Alonso; Carmen Quintana, Gladys Centeno. Rev Electron;37(7)jul. 2012. tab

Intervenciones educativas y preventivas en los adolescentes y jóvenes

Las características de la epidemia varían enormemente de una región a otra, pero en todos los casos los jóvenes son el epicentro deljovenes problema. Cada día 5 000 jóvenes de entre 15 y 24 años son infectados por el VIH, lo que equivale a casi 2 millones de nuevas infecciones cada año. En los países donde el VIH se concentra entre los profesionales del sexo, los consumidores de drogas inyectables o los hombres que tienen relaciones homosexuales, los comportamientos de alto riesgo comienzan generalmente en la adolescencia y una buena parte de esas poblaciones de alto riesgo tiene menos de 25 años.

La mayoría de estos jóvenes carecen de los conocimientos y aptitudes básicas necesarias para evitar la infección por VIH, tienen acceso insuficiente a la información, al asesoramiento, a las pruebas, a los preservativos, a las estrategias de reducción del daño y a los servicios de atención y tratamiento de las infecciones de transmisión sexual. Son víctimas de factores socioeconómicos que no pueden controlar.

Está demostrado que los países que han reportado una disminución de la prevalencia de la infección por VIH son los que han conseguido modificar en mayor medida los comportamientos y la prevalencia entre los grupos de edades más jóvenes.

Debido a que la iniciación sexual ocurre muchas veces a edades muy tempranas, la educación sobre VIH/sida debe implementarse de la misma manera, a una edad temprana, antes de que los jóvenes practiquen conductas sexuales que los pongan en riesgo de contraer la infección.

Cuando los tomadores de decisiones, los planificadores de programas y los donantes deciden cómo asignar los limitados recursos disponibles a actividades de prevención del sida, necesitan la evidencia de qué funciona y qué no funciona.

Se impone entonces que los gobiernos y los organismos donantes inviertan no solo en proyectos de intervención sino también en evaluaciones de procesos y resultados y análisis de costo-beneficio, a fin de poder identificar y promover las intervenciones más eficaces.

Existe una metodología para evaluar la solidez de la evidencia sobre la eficacia de distintas intervenciones de prevención, que comprende los siguientes pasos:

  • Primero, definir los tipos clave de intervención que los formuladores de políticas han de seleccionar teniendo en cuenta la población considerada.
  • Segundo, definir el grado de evidencia que se necesitaría para justificar la aplicación generalizada de la intervención.
  • Tercero, desarrollar criterios explícitos de inclusión y exclusión para los estudios revisados.
  • Cuarto, examinar críticamente todos los estudios que reúnan las condiciones y sus resultados, por tipo de intervención.
  • Quinto, resumir la robustez de los datos sobre la eficacia de cada tipo de intervención.
  • Sexto, comparar la solidez de la evidencia aportada por los estudios con el umbral de evidencia que se necesitaría para recomendar la aplicación generalizada de la intervención.
  • Séptimo, a partir de esa comparación, extraer recomendaciones basadas en la evidencia respecto a la aplicación de cada tipo de intervención en el entorno o grupo de población en cuestión.

Existen ambientes claves desde donde se puede aplicar con eficacia la intervención educativa dirigida a los jóvenes, cada uno con sus características particulares:

La escuela

En muchos aspectos, las escuelas son ambientes claves para contribuir a la disminución de la prevalencia del VIH entre los jóvenes. De los jóvenes que asisten a la escuela la mayoría entran a ésta antes de iniciar las relaciones sexuales. Sin embargo, las intervenciones en materia de educación sexual y educación sobre el VIH varían enormemente en las diferentes escuelas. La gran mayoría de las intervenciones de educación sexual y sobre el VIH basadas en las escuelas han demostrado ser capaces de reducir los comportamientos sexuales peligrosos declarados en los países en desarrollo. Habría que aplicar de forma más generalizada las intervenciones basadas en programas de estudios que reúnan las características de las intervenciones más eficaces en el mundo desarrollado y en los países en desarrollo. Todos los tipos de intervención escolar deben ser objeto de nuevas evaluaciones rigurosas, y es preciso realizar también evaluaciones más precisas de las intervenciones mediadas por compañeros y no basadas en los programas de estudios antes de poder pasar a recomendarlas ampliamente.

Los servicios de salud

fanguito
Los servicios de salud complementan las intervenciones realizadas en otros sectores, pero es frecuente que los jóvenes no los utilicen. Los servicios más importantes de cara a la prevención del VIH entre los jóvenes son los que fortalecen

su capacidad para evitar la infección, entre ellos la información y la consejería; los que reducen los riesgos, en particular proporcionando preservativos e intervenciones en materia de reducción del daño; y los que ofrecen diagnóstico y tratamiento para las infecciones de transmisión sexual y el VIH. Estudios sobre las intervenciones encaminadas a fomentar el uso de los servicios de salud por los jóvenes recomiendan que se apliquen de forma generalizada, con un seguimiento meticuloso de la calidad y la cobertura, las intervenciones que incluyan formación para los proveedores de servicio, mejoras de los consultorios y realización de actividades en la comunidad, y que aquellas que entrañen además la implicación de otros sectores se apliquen también ampliamente pero con cautela, siempre que incorporen un componente importante de evaluación.

Los medios de comunicación

Los jóvenes están muy familiarizados con los medios de comunicación, de donde obtienen información y ejemploslogoSCom sobre el modo de comportarse, de ahí que dichos medios tengan un potencial enorme para hacerles llegar mensajes sobre el VIH y el SIDA. Se ha observado que los programas basados en medios de comunicación pueden influir en los resultados relacionados con el VIH entre los jóvenes, pero no en todas las variables ni en todas las campañas. Las campañas que incluyen el uso de la televisión son las que requieren el mayor umbral de evidencia, pero son también aquellas cuyos efectos gozan del máximo apoyo evidencial. Todo ello parece indicar que los programas amplios basados en los medios de difusión constituyen un valioso instrumento en este terreno.

Según un trabajo de OMS, las intervenciones preventivas y educativas se pueden clasificar en cuatro categorías, en función de si las pruebas son lo bastante sólidas para formular recomendaciones:

¡YA!

Pasemos a la acción e intervengamos ya, supervisando la cobertura y calidad de la intervención. Estrategias que se recomiendan dentro de esta categoría:

  • Escuelas: intervenciones basadas en currículum de estudios con características eficaces, dirigidas por adultos.
  • Servicios de salud: intervenciones que incluyen formación para los proveedores de servicios, cambios en las instalaciones, y promoción de los servicios entre los jóvenes y los líderes de las comunidades.
  • Medios de comunicación: intervenciones que envían mensajes a través de la radio y/o la televisión, además de otros medios de difusión.

¿Listos?

Apliquemos extensamente la intervención pero evaluémosla cuidadosamente. Estrategias que se recomiendan dentro de esta categoría:

  • Comunidades geográficamente delimitadas: intervenciones centradas explícitamente en los jóvenes a través de estructuras y organizaciones existentes.
  • Jóvenes más expuestos al riesgo del VIH: programas basados en centros de salud que también tienen un componente de extensión comunitaria, y proporcionan información y servicios.

¿Preparados?

Es preciso investigar y desarrollar más la intervención, si bien muestra potencial de ser efectiva.

No intervenir

Puede ser que la evidencia muestre que no es conveniente aplicar la intervención.

Las intervenciones dirigidas a los jóvenes de comunidades geográficamente delimitadas (por ejemplo, aldeas rurales, asentamientos urbanos o vecindarios) tienen la posibilidad de llegar a los jóvenes allí donde viven, independientemente de si asisten o no a la escuela, están casados o solteros, trabajan, o están desempleados.

En otros países los jóvenes están especialmente expuestos al riesgo de contraer la infección por el VIH debido a las situaciones en que viven, aprenden y trabajan, y a consecuencia de las conductas que adoptan o se ven obligados a adoptar debido a factores sociales, culturales o económicos. Muchos de esos jóvenes viven en los márgenes de la sociedad, y es improbable que se beneficien de las intervenciones aplicadas a través de las escuelas, los servicios de salud o los medios de comunicación.

En Cuba, existe desde el 2003 un proyecto dirigido a fortalecer la respuesta cubana en la prevención y atención de la epidemia (CUB/03/018/A/01/99), auspiciado por el Fondo Mundial para la lucha contra el sida, la tuberculosis y la malaria. Es parte de los Programas de Educación Sexual y de Prevención del VIH/sida que se desarrollan por parte del MINED. Como tal, complementa y profundiza en la preparación para la vida familiar y sexual de los adolescentes y jóvenes comprendidos en el sistema educacional.

La Educación Sexual puede considerarse como una preparación del adolescente para la vida adulta independiente, con los recursos de su personalidad que le posibiliten dar solución satisfactoria a los diversos problemas que la vida les plantee, prevenir las ITS y realizarse personal, familiar y socialmente.

Fuentes:

Hablemos claro de sexualidad. Guía para adolescentes. Versión cubana, Primera Edición. 2004. Disponible en la biblioteca del CNP ITS/VIH/sida.

Manual para médicos de familia sobre ITS/VIH/sida. Colectivo de autores. MINSAP, CNP ITS/VIH/sida. 2003. Disponible en la biblioteca del CNP ITS/VIH/sida.

Educación en la Prevención del VIH/sida en el Sistema Nacional Escolar. Colectivo de autores. Ministerio de Educación. 2004. Disponible en la biblioteca del CNP ITS/VIH/sida.

VIH/SIDA entre los jóvenes. CDC. Disponible en: http://www.cdc.gov/hiv/spanish/resources/factsheets/youth.htm

Recursos en la OMS

actualizado mayo/2016

NiñoSegún una investigación presentada en la EUROECHO y otras modalidades de imágenes 2012 (reunión anual de la Asociación Europea de Radiología Cardiovascular), los niños con VIH tienen un riesgo 2,5 veces mayor de padecer aterosclerosis. En estos casos el tratamiento antirretroviral, los hipolipemiantes y la prevención con estilos de vida saludables, son necesarios para prevenir la muerte prematura por enfermedad cardiovascular.

El tratamiento antirretroviral está prolongando la vida de los pacientes con VIH, que ya no fallecen prematuramente a causa de la infección. Sin embargo, el tratamiento no es una cura, y el virus permanece en el cuerpo. ¨La infección hace que el cuerpo luche por su vida, por lo que el sistema inmune siempre está activado y hay inflamación crónica¨, dijo la Dra. Talia Sainz Costa, investigadora principal del estudio y pediatra de Madrid, España.

Además, muchos medicamentos antirretrovirales aumentan el colesterol malo (LDL) y disminuyen el colesterol bueno (HDL). La Dra. Sainz Costa dijo: ¨Los niños con VIH tienen el colesterol alto durante un largo período y encima de esto, el virus causa inflamación crónica; ambas situaciones son malas para las arterias¨. Los pacientes con VIH mueren prematuramente de enfermedades no relacionadas con el sida, que incluyen las enfermedades cardiovasculares, el cáncer, las enfermedades hepáticas y renales. ¨Esto es especialmente importante para los niños porque han estado viviendo con el VIH desde su nacimiento o incluso antes¨, dijo el Dr. Sainz Costa. ¨En el momento en que alcanzan los 50 años de edad ya se ha acumulado más toxicidad a causa del tratamiento y más efectos secundarios debidos a la infección y están en un riesgo aún mayor de sufrir ataques al corazón y otras complicaciones¨.

El presente estudio tuvo como objetivo conocer si los niños y los adolescentes con VIH tienen daño aterosclerótico prematuro. Los investigadores encontraron que el 17% del grupo con VIH eran fumadores en comparación con el 11% del grupo de control. La Dra. Sainz Costa dijo: ¨Los niveles de tabaquismo en adolescentes en España son altos. Los niveles son aún más altos en el grupo con VIH y esto está probablemente relacionado con el bajo nivel socioeconómico y con antecedentes sociales/familiares muy complejos¨. Tras ajustar por edad, sexo, índice de masa corporal y el consumo de tabaco, el VIH se asoció de forma independiente con el marcador para la aterosclerosis IMT (en inglés).

Los niños y adolescentes con VIH mostraron un riesgo 2,5 veces mayor de un IMT más elevado que los controles. La Dra. Sainz Costa dijo: ¨Nuestro estudio muestra que los niños y adolescentes con VIH tienen arterias que están más rígida y menos elástica, lo que significa que el proceso de la aterosclerosis ha comenzado y que tienen un mayor riesgo de infarto en el futuro¨. Los investigadores también encontraron que la frecuencia de células T CD4 + activadas fueron mayores entre los niños y adultos jóvenes infectados con VIH . ¨Esto demuestra que el sistema inmunológico es más activo¨, dijo la Dra. Sainz Costa. Llegaron a la conclusión de que los médicos deben tomar más en serio la prevención cardiovascular en niños y adolescentes con VIH, sin dejar de tratar la infección por VIH. La Dra. Sainz Costa dijo: ¨La enfermedad cardiovascular ya ha echado raíces en los niños y adolescentes con VIH y es necesario tomar medidas preventivas en esta etapa temprana. Tenemos que ser más agresivos en el tratamiento de la hipercolesterolemia con fármacos – esta práctica es común en los adultos, pero rara en los niños¨. Y agregó: ¨También tenemos que ser más estrictos en el consejo de estilo de vida saludable. Muchos niños y adolescentes con VIH provienen de familias con un nivel socioeconómico bajo y son más propensos al consumo de tabaco, la mala alimentación y la inactividad. Este grupo de edad también tiene dificultades con la adherencia a la medicación que es otra preocupación, pero no debemos dejar que esto disminuya nuestros esfuerzos para prevenir futuras complicaciones¨.

La Dra. Sainz Costa concluyó: ¨La investigación del VIH está buscando maneras de controlar la inflamación y la activación inmunológica con agentes tales como probióticos, la aspirina y los corticoides. Mientras tanto, los médicos deben centrarse en garantizar a sus jóvenes pacientes con VIH tomar el tratamiento antirretroviral, tomar medicamentos reductores de lípidos cuando sea necesario, y adoptar estilos de vida saludables¨.

Fuente: European Society of Cardiology, Press Releases. Diciembre 13, 2012

Jóvenes y adolescentesEn los Estados Unidos, las escuelas juegan un papel crucial en la promoción de la salud y la seguridad de los jóvenes, y ayudan a establecer conductas saludables para toda la vida. Cada día de clases, las escuelas del país brindan una oportunidad para que sus estudiantes aprendan acerca de los peligros de las conductas que no son saludables y practiquen las habilidades que promueven un estilo de vida saludable.  Esas conductas no saludables suelen establecerse durante la infancia y persisten hasta la vida adulta.

Los resultados de la Encuesta Nacional sobre las Conductas de Riesgo en los Jóvenes (YRBS, por sus siglas en inglés) del 2011 mostraron que se ha avanzado significativamente en los esfuerzos por mejorar las conductas relacionadas con la seguridad en vehículos automotores. La encuesta YRBSS de los CDC es el único sistema de vigilancia diseñado en Estados Unidos para hacerle seguimiento a una variedad de conductas de riesgo para la salud de atención prioritaria, en muestras representativas de estudiantes de secundaria superior a niveles nacional, estatal y local.

Las encuestas nacionales, estatales y en distritos escolares urbanos de gran tamaño se llevan a cabo cada dos años entre los estudiantes de escuelas secundarias en todos los Estados Unidos.  Estas encuestas vigilan las conductas de riesgo para la salud de atención prioritaria como son: lesiones accidentales y violencia; consumo de alcohol, tabaco y otras drogas; conductas sexuales que contribuyen a los embarazos no planeados y al contagio de enfermedades de transmisión sexual, entre ellas la infección por el VIH; conductas alimentarias poco saludables; e inactividad física.  Estas encuestas también le hacen seguimiento a la obesidad y al asma entre los estudiantes. Los resultados de la encuesta YRBS del 2011 están disponibles en el sitio web YRBS (en inglés).

Los CDC trabajan con otras agencias federales, organizaciones no gubernamentales nacionales, y departamentos de educación, de salud y de servicios sociales estatales o locales para:

  • Identificar y hacerles seguimiento a eventos de salud y conductas de los jóvenes críticos, al igual que a las políticas y prácticas escolares relacionadas.
  • Resumir y aplicar los hallazgos de investigaciones para aumentar la eficacia de las intervenciones.
  • Proporcionar fondos y asistencia para ayudar a planificar, implementar, y evaluar intervenciones que reduzcan conductas de riesgo y promuevan prácticas saludables.

Sin embargo, no hay una única y simple solución. Todos los factores tienen que cumplir un papel para asegurar la salud de los jóvenes.  Las familias, escuelas, organizaciones comunitarias y los mismos jóvenes, tienen que trabajar juntos para hacerle frente a estas conductas de riesgo.

Fuente: Resultados de la Encuesta Nacional del 2011 sobre las Conductas de Riesgo en los Jóvenes (YRBS). Especiales CDC.

En este artículo se examina la comunicación entre padres y adolescentes sobre el sexo entre los jóvenes rurales de la India y sus padres. Se llevaron a cabo entrevistas con las madres, padres y adolescentes de ambos sexos entre 14 y 18 años en una comunidad rural de Maharashtra, India. En el contexto de los principales factores culturales, incluyendo las normas relacionadas con el género, se exploraron los temas de salud sexual y evaluaron en forma crítica las creencias ampliamente sostenidas de que los padres de la India no quieren o no son capaces de discutir temas relacionados con el sexo con sus hijos. Nuestros hallazgos sugieren que a pesar de las barreras de comunicación, por ejemplo, falta de conocimiento y proscripciones culturales, las familias indias están interesadas y dispuestas a comunicarse acerca de temas relacionados con el sexo. Las investigaciones futuras deberían tratar de determinar la viabilidad de la familia en las intervenciones de prevención del VIH para los adolescentes de la India.

Parent – Adolescent Communication About Sex in Rural India. U.S.–India Collaboration to Prevent Adolescent HIV. Vincent Guilamo-Ramos, Asha Banu Soletti, Denise Burnette, Shilpi Sharma, Sarah Leavitt and Katharine McCarthy. Qual Health Res June 2012 vol. 22 no. 6 788-800.

Investigadores de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU. encontraron que en los últimos años,  ha habido poco progreso en el número de escuelas secundarias estadounidenses que enseñan a los estudiantes a prevenir el embarazo y la infección por VIH y otras infecciones de transmisión sexual (ITS).

En el estudio se analizaron datos de encuestas realizadas en 2008 y 2010 de 45 estados, sobre las prácticas de salud en las escuelas. Las encuestas evaluaban el por ciento de escuelas que enseñan temas relacionados con la prevención del VIH, las ITS y el embarazo. Los análisis revelaron poco progreso entre 2008 y 2010.

La educación sobre cómo evitar la infección por VIH y otras ITS es fundamental, sobre todo para los niños de escuelas de enseñanza media que probablemente aún no hayan iniciado la actividad sexual. Las intervenciones de prevención también pueden incluir ideas erróneas y alternativas de verdadero, falso y no estoy seguro, para verificar que tan seguros están los encuestados de sus conocimientos.

Las escuelas siguen siendo esenciales para desarrollar la educación sexual en los jóvenes, añadieron los expertos. Las familias, los medios de comunicación y las organizaciones comunitarias, pueden desempeñar un papel importantísimo en la educación y la prevención del VIH, otras ITS y el embarazo, sin embargo, las escuelas están en una posición privilegiada para desarrollar intervenciones educativas ya que todos los jóvenes en edad escolar de EE. UU. van a la escuela.

El estudio aparece en la edición del 6 de abril de la revista Morbidity and Mortality Weekly Report, publicada por los CDC.

HIV, Other STD, and Pregnancy Prevention Education in Public Secondary Schools — 45 States, 2008–2010. Laura Kann, PhD, Nancy Brener, PhD, Timothy McManus, MS, Howell Wechsler, EdD. Morbidity and Mortality Weekly Report (MMWR). 61(13);222-228. April 6, 2012