Información a los viajeros

viaje

Este espacio incluye información sobre la enfermedad COVID-19 para viajeros e industrias relacionadas con los viajes. Debido a los movimientos de población a gran escala y a que el virus se transmite de persona a persona, no sería extraño que siguiesen confirmándose nuevos casos en otras zonas del país y en otros países.

Actualización (20 de marzo de 2020):

» Díaz-Canel anuncia la regulación de la entrada por las fronteras del país
» No se trata de un cierre de las fronteras, sino de regular la entrada de personas
» Las restricciones de viajes se pondrán en vigor a partir del próximo martes
» Primer ministro: “La semana próxima no tendremos turistas en el país”

Información general

La OMS no aconseja la aplicación de restricciones de viaje o comercio a países que experimentan brotes de COVID-19. En general, la evidencia muestra que restringir el movimiento de personas y bienes durante emergencias de salud pública es ineficaz en la mayoría de las situaciones y puede desviar recursos de otras intervenciones.

Además, las restricciones pueden interrumpir la ayuda y el soporte técnico necesarios, pueden afectar las empresas y pueden tener efectos sociales y económicos negativos en los países afectados.

Sin embargo, en ciertas circunstancias, las medidas que restringen el movimiento de personas pueden resultar temporalmente útiles, como en entornos con pocas conexiones internacionales y capacidades de respuesta limitadas.

Las medidas de viaje que interfieren significativamente con el tráfico internacional solo pueden justificarse al comienzo de un brote, ya que pueden permitir que los países ganen tiempo, incluso solo unos pocos días, para implementar rápidamente medidas de preparación eficaces. Dichas restricciones deben basarse en una evaluación cuidadosa del riesgo, ser proporcionales al riesgo para la salud pública, ser de corta duración y reconsiderarse periódicamente a medida que la situación evoluciona.

La detección de la temperatura a la salida o a la entrada, por sí sola no es una forma efectiva de detener la propagación internacional, ya que las personas infectadas pueden estar en período de incubación, pueden no mostrar síntomas aparentes al inicio de la enfermedad o pueden disimular la fiebre mediante el uso de antipiréticos. Además, tales medidas requieren inversiones sustanciales para lo que puede tener pocos beneficios.

Es más eficaz proporcionar mensajes de prevención a los viajeros y recopilar declaraciones de salud a la llegada, con los datos de contacto de los viajeros, para permitir una evaluación de riesgos adecuada y un posible rastreo de contactos de los viajeros entrantes.

Es prudente reducir el riesgo general de infecciones respiratorias agudas al viajar dentro o desde las áreas afectadas tomando las siguientes medidas:

1. Realice higiene de manos con frecuencia, particularmente después del contacto con secreciones respiratorias. La higiene de las manos incluye la limpieza profunda de las manos con agua y jabón o con un desinfectante a base de alcohol. Se prefieren los desinfectantes para manos a base de alcohol solo si las manos no están visiblemente sucias.
2. Cúbrase la nariz y la boca con un codo doblado o un pañuelo de papel cuando tosa o estornude, deseche inmediatamente el pañuelo y realice la higiene de las manos.
3. Abstenerse de tocar boca y nariz.
4. No se requiere una máscara respiratoria o nasobuco si no presenta síntomas, ya que no hay evidencia de que el uso de una máscara, de cualquier tipo, proteja a las personas no enfermas. Sin embargo, en algunas culturas, las máscaras pueden usarse comúnmente. Si se deben usar máscaras, es fundamental seguir las mejores prácticas sobre cómo usarlas, quitarlas y desecharlas y sobre la higiene de las manos después de la extracción.

Los profesionales de la salud y las autoridades de salud pública deben proporcionar a los viajeros información para reducir el riesgo general de infecciones respiratorias agudas, a través de clínicas de salud de viajes, agencias de viajes, operadores de transporte y en los puntos de entrada al país.

Proceder a bordo

Si un viajero a bordo de una aeronave o barco tiene signos y síntomas indicativos de infecciones respiratorias agudas, el modelo de declaración de salud marítima (Anexo 8 del RSI) o la parte de salud de la declaración general de la aeronave (Anexo 9 del RSI), se utilizará para registrar la información de salud a bordo y enviarla a las autoridades sanitarias del POE cuando así se requiera.

Se puede utilizar un formulario de localización de pasajeros en caso de que un viajero enfermo se detecte a bordo de un avión. Este formulario es útil para recopilar información de contacto de los pasajeros y se puede utilizar para el seguimiento si es necesario. Los viajeros también deben ser alentados a autoinformarse si se sienten enfermos.

La tripulación de cabina debe seguir los procedimientos operativos recomendados por la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA) con respecto a la gestión de sospechas de enfermedades transmisibles a bordo de una aeronave.

No se recomiendan restricciones para el tráfico internacional.

Texto original

» Coronavirus disease (COVID-19) travel advice. OMS – actualización en línea

Más información