mujeres

El desarrollo sostenible no será alcanzado sin la plena participación de las mujeres. Paralelamente a la reunión de funcionarios gubernamentales que se celebró en marzo para preparar Rio +20, la próxima Conferencia de las Naciones Unidas sobre Desarrollo Sostenible, ONU Mujeres organizó un diálogo especial con el Grupo Principal de Mujeres -un grupo formal que representa las prioridades de las mujeres en el desarrollo sostenible- que contó con el apoyo de los Gobiernos de Brasil y de Suiza. Las conversaciones se centraron en cómo integrar mejor la igualdad de género en la agenda internacional de desarrollo más allá del 2015 (la fecha límite prevista para los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM) y en los Objetivos de Desarrollo Sostenible, recientemente propuestos por el Gobierno de Colombia como un marco a adoptar en Rio +20.

Se llegó a un acuerdo sobre cuatro principios fundamentales para la próxima agenda mundial de desarrollo, a saber:

Igualdad: los objetivos deben estar enmarcados en una perspectiva de igualdad y atender los prejuicios y la discriminación basados en género, clase social, raza y etnicidad, entre otros factores, con el fin de poder llegar a aquellos que más lo necesitan.

Holísticos e integrados: los objetivos deben apoyarse en las sinergias entre diferentes sectores y áreas temáticas, y deben poder responder a los retos mundiales y regionales actuales. Esto requiere de enfoques multisectoriales y de maneras de colaboración fuertes entre los actores en el ámbito social, económico y medioambiental.

Participativos e inclusivos: los objetivos deben originarse en una participación y apropiación decidida en todos los niveles: nacional, regional y mundial. Sólo cuando el proceso está en manos de las personas –mujeres y hombres por igual– y de los responsables de la toma de decisiones, podrá haber una real apropiación y responsabilidad para alcanzar el progreso y los resultados deseados. Habrá que llevar a cabo consultas exhaustivas con los principales grupos interesados, incluyendo a los principales grupos de Rio+20.

Implementación: los objetivos deben ser acordes a las declaraciones y marcos normativos existentes. Habrá que centrarse en mecanismos fuertes y eficaces de financiamiento, implementación, monitoreo y evaluación para poder obtener resultados sustentables.

Los ODS y la agenda de desarrollo posterior a 2015 tienen una visión en común: establecer objetivos que marquen una diferencia en la vida de las personas y en el mundo en que vivimos, dijo la Directora de Políticas de ONU Mujeres, Saraswathi Menon, en su discurso durante el evento. Tanto el proceso de identificación de los objetivos como el proceso para su logro tienen que ser inclusivos. De lo contrario, no causarán una transformación ni marcarán una diferencia en la vida de las personas.

Ampliar noticia

Fuente: ONU Mujeres

Las mujeres con alto riesgo de contraer el VIH pueden continuar utilizando los anticonceptivos hormonales inyectables, a pesar de las investigaciones que indican que su uso aumenta la susceptibilidad de las mujeres a la infección. Así concluye un trabajo de revisión realizado por la Organización Mundial de la Salud (OMS), donde se determinó que la evidencia de que el uso de los anticonceptivos hormonales aumenta el riesgo de transmisión del VIH en las mujeres no fue concluyente y que las mujeres con alto riesgo de VIH puede continuar usando los anticonceptivos hormonales inyectables, pero junto con los condones.

La OMS publicó esta orientación en respuesta a un estudio que evaluó a casi 3.800 parejas serodiscordantes de siete países africanos publicado en línea en The Lancet Infectious Diseases en octubre de 2011. Este estudio encontró que las mujeres que utilizan anticonceptivos hormonales, principalmente acetato de medroxiprogesterona inyectable, tenían el doble de riesgo de contraer el VIH.

El estudio provocó un debate entre grupos internacionales de desarrollo, porque los anticonceptivos hormonales inyectables son una de los métodos de anticoncepción más utilizados por que las mujeres en los países pobres para reducir el número de embarazos no deseados.

El grupo de 75 expertos de la OMS, tras una deliberación detallada y prolongada de las revisiones sistemáticas de evidencia, encontró que esta no era suficientemente concluyente para cambiar la orientación actual. La mayor parte de su preocupación se centró en la relación entre los anticonceptivos de progestágeno inyectables y la adquisición del VIH, pero no pudieron establecer una clara relación causal aunque no descartaron definitivamente la posibilidad de un efecto.

El grupo pidió una mayor investigación en esta área y dijo que mantendrá la evidencia en constante revisión.

Fuente
Women at risk of HIV can continue to use hormonal contraception but with condoms.
Gulland, A. BMJ 2012;344:e1226

Imagen: Infosida, NIH, EUAEl 10 de marzo del 2012 se conmemoró en Estados Unidos por séptimo año consecutivo el Día Nacional de Concienciación sobre el VIH/SIDA en las Mujeres y las Niñas, cuyo objetivo fue sensibilizar más al público sobre el impacto del VIH/SIDA en esos dos grupos de la población.

Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (Centers for Disease Control and Prevention, CDC), en el 2008 se estimó que el 25% de los adultos y adolescentes con el VIH eran mujeres. Al hacer una comparación con las mujeres de otras razas y grupos étnicos, las afroestadounidenses e hispanas/latinas están desproporcionadamente afectadas en todas las etapas de la infección por el VIH.

Se puede encontrar más información y recursos sobre el VIH/SIDA en las mujeres y las niñas en la página web de infoSIDA, en la cual se destaca el Día Nacional de Concienciación sobre el VIH/SIDA en las Mujeres y las Niñas

Fuente: infoSIDA Al Instante No. 10 marzo/2012

AfricaLa periodista Mileyda Menéndez Dávila publica en la sección el suplemento Sexo Sentido del periódico Juventud Rebelde, este artículo sobre el efecto de la discriminación de las mujeres en la infección por VIH en Guinea Bissau y la intervención de una brigada médica cubana en este problema.

En ese país del África Subsahariana la prevalencia de la infección por VIH sea de un 3,3 por ciento (en Cuba es de 0,01); o que el 5,8 por ciento de casos se diagnostique en mujeres embarazadas, seguidas de cerca por menores de dos años y adolescentes.

La discriminación de las mujeres mantiene fuerte al VIH en Guinea Bissau, como en el resto de África. Mientras ellas se ocupan de las tareas agrícolas, soportan en sus cabezas grandes pesos, acarrean agua desde largas distancias y lavan bateas de ropa restregándolas sobre una madera; los hombres se dedican al comercio o son modistos. Sin embargo, ellos son los primeros en sentarse a la mesa y a ellas corresponde el último turno en la distribución de alimentos, aunque estén enfermas.

¿Puede en esas condiciones una esposa exigir el uso del preservativo —camisinha en su lengua materna— a una pareja que, para colmo, debe compartir con al menos otras dos o tres mujeres oficialmente?

Ante esa realidad, una brigada médica cubana trata de extender su labor docente, asistencial e investigativa desde la capital hasta las localidades selváticas para ofrecer a la población nuevos conocimientos, a la par que diagnostican y tratan a más víctimas de la epidemia.

De los 91 estudiantes formados en Bula como promotores de salud sexual con énfasis en la prevención del VIH, el 75 por ciento no sabía antes de pasar el curso que en el período de ventana la persona infectada transmite el virus a sus parejas sexuales aunque en su sangre no se detecten anticuerpos para el virus, y mucho menos identificaban a las mujeres como el grupo de mayor riesgo epidemiológico debido a la inequidad de género típica de la región.

Hacer visible esa realidad es una de las tareas que asumen estos jóvenes a partir de la ayuda profesional cubana, y lo hacen mediante audiencias sanitarias con estudiantes de enseñanza media, a través de la radio local y en labores de prevención durante sus prácticas laborales.

Tras esa alborada, la misión de los futuros galenos africanos tendrá que ser la de incorporar a las mujeres a las campañas de prevención del VIH: despertar sus conciencias para que entiendan la importancia del uso del preservativo y aprendan a exigir protección de sus parejas durante las relaciones sexuales. Urge hacerlo por ellas, por sus hijos y por el destino de esa nación. Ampliar.

Fuente: Periódico Juventud Rebelde

La nueva Presidenta de la Organización de Primeras Damas de África contra el VIH/sida establece la prevención de nuevas infecciones de niños por el VIH como uno de sus principales objetivos.

Nos gustaría desarrollar esta campaña bajo el lema de Una generación del mañana libre de VIH necesita ayuda de los hombres y mujeres del presente. Creo que cero infecciones por el VIH entre recién nacidos es una meta que está a nuestro alcance.
Penehupifo Pohamba, Primera Dama de Namibia y Presidenta de la OAFLA

En la 11ª Asamblea General de la Organización de Primeras Damas de África (OAFLA), celebrada el 30 de enero, la Primera Dama de Namibia, Penehupifo Pohamba, identificó la prevención de nuevas infecciones de niños por el VIH como uno de sus principales objetivos durante su mandato como nueva Presidenta de la organización.

La Sra. Pohamba destacó que la falta de compromiso por parte de los hombres en los programas de salud sexual y reproductiva en gran parte de los países africanos es un desafío. Por ese motivo, instó al resto de Primeras Damas de África a lanzar una campaña en todo el continente para alentar la participación de los hombres con el objetivo de prevenir nuevas infecciones por el VIH en niños.

La Sra. Ban Soon-taek, esposa del secretario general de las Naciones Unidas, hizo especial hincapié durante sus observaciones en el creciente impulso y apoyo hacia los objetivos para una generación libre de VIH. En cualquier lugar del mundo, tanto en países en vías de desarrollo como desarrollados, tanto en el norte como en el sur, en las calles de las comunidades y en las salas de los gobiernos, la gente sabe que ningún niño debería nacer con VIH, afirmó la Sra. Ban.

Ver noticia completa

Fuente: ONUSIDA

La igualdad de género tiene que ser una realidad vivida
Michel Bachelet

La violencia contra las mujeres es una violación fundamental a los derechos de manera generalizada y afecta a todos los países. Las mujeres necesitan leyes firmes, respaldadas con implementación y servicios de protección y prevención. Las dimensiones de género están presentes en todos los temas de desarrollo humano y de derechos humanos. ONU Mujeres se enfoca en áreas prioritarias que son fundamentales para la igualdad de las mujeres y que pueden impulsar el progreso de forma generalizada.

Más información

Fuente: ONU Mujeres