mujeres

Mujer cubana. Imagen: CubadebateLa Dirección Nacional de Registros Médicos y Estadísticas de Salud pone a su disposición el informe de los resultados de la última ronda de la Encuesta de Indicadores Múltiples por Conglomerados (MICS-4) realizada en nuestro país en colaboración con UNICEF. La encuesta brinda información valiosa sobre la situación de la infancia y la mujer en Cuba, y se relaciona, en gran medida, con las necesidades de monitoreo del progreso hacia las metas y objetivos de la Declaración del Milenio y el Plan de Acción de Un mundo apropiado para los niños. Ambos compromisos se apoyan en las promesas realizadas por la comunidad internacional en la Cumbre Mundial de la Infancia de 1990.

En el capítulo IX. VIH/sida, conducta sexual y orfandad, de la página 72, se muestra estadísticamente, cómo se comportan los grados de conocimiento que tienen las mujeres de varios grupos de edades, sobre la transmisión y la prevención del VIH.

También se registra la capacidad de este sector de identificar correctamente las ideas erróneas que existen respecto al VIH, los conocimientos sobre la transmisión del virus de la madre al niño y sobre las conductas sexuales de riesgo. También se muestra un reporte estadístico del comportamiento de la orfandad provocada por el sida.

Ampliar la información.

Fuente: Sitio de las Estadísticas de Salud de la República de Cuba.

Mujeres. Imagen: Microsoft Office GalleryLos asuntos de la mujer en el mundo ganan cada vez más espacio dentro de Naciones Unidas y ya están insertados en todos los aparatos del sistema de la organización dedicados a temas políticos, sociales, económicos, culturales, científicos y del medio ambiente. Esa extendida labor cobró nuevos bríos a principios de 2011 con el nacimiento de la agencia ONU-Mujeres, liderada por la expresidenta chilena, Michelle Bachelet, y creada por decisión de la Asamblea General (julio de 2010) para concentrar el trabajo en torno a los problemas de las féminas.

Hasta entonces, esa tarea estaba divida entre el Fondo para el Desarrollo de la Mujer, la División para el Avance de la Mujer, el Instituto Internacional de Investigaciones y Capacitación para la Promoción de la Mujer y la Oficina del Asesor Especial en Asuntos de Género.

ONU-Mujeres comenzó a funcionar con el propósito de impulsar el papel de ese grupo poblacional en el desarrollo, la paz y la seguridad, y de avanzar en su empoderamiento (ganar poder) y sus derechos, junto las niñas. Entre sus objetivos está la lucha frente a la violencia contra ellas a través de la capacitación de los Estados para crear los mecanismos necesarios de formulación y reforzamiento de leyes, políticas y servicios que protejan a ese segmento de la sociedad. Otros ángulos de la actividad de la agencia abordan los problemas vinculados al VIH-sida, la migración, el imperio de la ley, la degradación ambiental y el cambio climático, la protección social y la salud materna e infantil.

No existen límites para lo que pueden hacer las mujeres, desde las madres que soportan las familias en duras circunstancias hasta aquellas que devienen ministras o jefas de Estado, aseguró Bachelet al iniciar la labor de la nueva entidad en enero de 2011.

En la región americana (incluye a Estados Unidos y Canadá) existen notables avances que la convierten en la primera del mundo en cuanto a representación femenina en los órganos legislativos con un 22,7, por delante de Europa, que presenta un 22,3. En esa área resaltan los resultados registrados en Cuba y Nicaragua, países ubicados entre los 10 primeros del mundo con mayor presencia de féminas en sus órganos legislativos. La estadística muestra a Cuba en el tercer lugar con más alta proporción de féminas en su Parlamento, con un 45,2 por ciento en diciembre de 2011, y a Nicaragua, donde ese medidor aumentó del 18,5 al 40,2 por ciento en las elecciones realizadas el año pasado.

Otra cuestión prioritaria para ONU-Mujeres radica en mejorar la autonomía económica de las féminas, en momentos en que más de 800 millones de ellas carecen de educación, formación y oportunidades para participar plenamente en la vida económica. Para eso impulsará la formación, la adopción de leyes que igualen a ese segmento poblacional con el de los hombres, la protección social y el acceso equitativo a las oportunidades y a los bienes como la tierra y el crédito.

Y como nubarrón que opaca el panorama general de las mujeres en el mundo, siempre aparece el crítico dilema de la violencia en su contra, el cual afecta a toda la sociedad en su conjunto, con enormes costos sociales y económicos. Según datos de la ONU, hasta un 75 por ciento de las mujeres y niñas del mundo son víctimas de violencia física o sexual en el transcurso de sus vidas. Al respecto, ONU-Mujeres sostiene que se trata de un asunto que no es inevitable y puede prevenirse si la justicia llega a todas y se pone fin a la impunidad, y con ese objetivo trazó un plan de 16 puntos para acabar con la violencia contra las féminas. Entre ellos están la creación de planes nacionales y locales de lucha contra la violación de los derechos humanos de ellas y lograr que la justicia y los servicios esenciales sean accesibles para adultas y niñas.

Otro propósito es aumentar la inversión en la igualdad entre los géneros, para lo cual se debe fomentar la educación secundaria de las niñas, cuidar la salud femenina, en particular en materia de reproducción y enfermedades de transmisión sexual.

Naciones Unidas aprobó en el año 2000 los llamados Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM), ocho propósitos que deben ser cumplidos en 2015 y que de una forma u otra tienen relación estrecha con la situación de las mujeres. Sin embargo, tres de esas metas están enfocadas directamente sobre ellas y se titulan Igualdad entre los géneros, Mejorar la salud materna y Combatir el VIH-sida. Objetivos bastante lejanos de conseguir en los tres años que restan para completar el plazo fijado, al menos, en lo que a las mujeres atañe. (Por Víctor M. Carriba)

Ampliar la noticia

Fuente: Prensa Latina. 6 de mayo de 2012

El desarrollo sostenible no será alcanzado sin la plena participación de las mujeres. Paralelamente a la reunión de funcionarios gubernamentales que se celebró en marzo para preparar Rio +20, la próxima Conferencia de las Naciones Unidas sobre Desarrollo Sostenible, ONU Mujeres organizó un diálogo especial con el Grupo Principal de Mujeres -un grupo formal que representa las prioridades de las mujeres en el desarrollo sostenible- que contó con el apoyo de los Gobiernos de Brasil y de Suiza. Las conversaciones se centraron en cómo integrar mejor la igualdad de género en la agenda internacional de desarrollo más allá del 2015 (la fecha límite prevista para los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM) y en los Objetivos de Desarrollo Sostenible, recientemente propuestos por el Gobierno de Colombia como un marco a adoptar en Rio +20.

Se llegó a un acuerdo sobre cuatro principios fundamentales para la próxima agenda mundial de desarrollo, a saber:

Igualdad: los objetivos deben estar enmarcados en una perspectiva de igualdad y atender los prejuicios y la discriminación basados en género, clase social, raza y etnicidad, entre otros factores, con el fin de poder llegar a aquellos que más lo necesitan.

Holísticos e integrados: los objetivos deben apoyarse en las sinergias entre diferentes sectores y áreas temáticas, y deben poder responder a los retos mundiales y regionales actuales. Esto requiere de enfoques multisectoriales y de maneras de colaboración fuertes entre los actores en el ámbito social, económico y medioambiental.

Participativos e inclusivos: los objetivos deben originarse en una participación y apropiación decidida en todos los niveles: nacional, regional y mundial. Sólo cuando el proceso está en manos de las personas –mujeres y hombres por igual– y de los responsables de la toma de decisiones, podrá haber una real apropiación y responsabilidad para alcanzar el progreso y los resultados deseados. Habrá que llevar a cabo consultas exhaustivas con los principales grupos interesados, incluyendo a los principales grupos de Rio+20.

Implementación: los objetivos deben ser acordes a las declaraciones y marcos normativos existentes. Habrá que centrarse en mecanismos fuertes y eficaces de financiamiento, implementación, monitoreo y evaluación para poder obtener resultados sustentables.

Los ODS y la agenda de desarrollo posterior a 2015 tienen una visión en común: establecer objetivos que marquen una diferencia en la vida de las personas y en el mundo en que vivimos, dijo la Directora de Políticas de ONU Mujeres, Saraswathi Menon, en su discurso durante el evento. Tanto el proceso de identificación de los objetivos como el proceso para su logro tienen que ser inclusivos. De lo contrario, no causarán una transformación ni marcarán una diferencia en la vida de las personas.

Ampliar noticia

Fuente: ONU Mujeres

Las mujeres con alto riesgo de contraer el VIH pueden continuar utilizando los anticonceptivos hormonales inyectables, a pesar de las investigaciones que indican que su uso aumenta la susceptibilidad de las mujeres a la infección. Así concluye un trabajo de revisión realizado por la Organización Mundial de la Salud (OMS), donde se determinó que la evidencia de que el uso de los anticonceptivos hormonales aumenta el riesgo de transmisión del VIH en las mujeres no fue concluyente y que las mujeres con alto riesgo de VIH puede continuar usando los anticonceptivos hormonales inyectables, pero junto con los condones.

La OMS publicó esta orientación en respuesta a un estudio que evaluó a casi 3.800 parejas serodiscordantes de siete países africanos publicado en línea en The Lancet Infectious Diseases en octubre de 2011. Este estudio encontró que las mujeres que utilizan anticonceptivos hormonales, principalmente acetato de medroxiprogesterona inyectable, tenían el doble de riesgo de contraer el VIH.

El estudio provocó un debate entre grupos internacionales de desarrollo, porque los anticonceptivos hormonales inyectables son una de los métodos de anticoncepción más utilizados por que las mujeres en los países pobres para reducir el número de embarazos no deseados.

El grupo de 75 expertos de la OMS, tras una deliberación detallada y prolongada de las revisiones sistemáticas de evidencia, encontró que esta no era suficientemente concluyente para cambiar la orientación actual. La mayor parte de su preocupación se centró en la relación entre los anticonceptivos de progestágeno inyectables y la adquisición del VIH, pero no pudieron establecer una clara relación causal aunque no descartaron definitivamente la posibilidad de un efecto.

El grupo pidió una mayor investigación en esta área y dijo que mantendrá la evidencia en constante revisión.

Fuente
Women at risk of HIV can continue to use hormonal contraception but with condoms.
Gulland, A. BMJ 2012;344:e1226

Imagen: Infosida, NIH, EUAEl 10 de marzo del 2012 se conmemoró en Estados Unidos por séptimo año consecutivo el Día Nacional de Concienciación sobre el VIH/SIDA en las Mujeres y las Niñas, cuyo objetivo fue sensibilizar más al público sobre el impacto del VIH/SIDA en esos dos grupos de la población.

Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (Centers for Disease Control and Prevention, CDC), en el 2008 se estimó que el 25% de los adultos y adolescentes con el VIH eran mujeres. Al hacer una comparación con las mujeres de otras razas y grupos étnicos, las afroestadounidenses e hispanas/latinas están desproporcionadamente afectadas en todas las etapas de la infección por el VIH.

Se puede encontrar más información y recursos sobre el VIH/SIDA en las mujeres y las niñas en la página web de infoSIDA, en la cual se destaca el Día Nacional de Concienciación sobre el VIH/SIDA en las Mujeres y las Niñas

Fuente: infoSIDA Al Instante No. 10 marzo/2012

AfricaLa periodista Mileyda Menéndez Dávila publica en la sección el suplemento Sexo Sentido del periódico Juventud Rebelde, este artículo sobre el efecto de la discriminación de las mujeres en la infección por VIH en Guinea Bissau y la intervención de una brigada médica cubana en este problema.

En ese país del África Subsahariana la prevalencia de la infección por VIH sea de un 3,3 por ciento (en Cuba es de 0,01); o que el 5,8 por ciento de casos se diagnostique en mujeres embarazadas, seguidas de cerca por menores de dos años y adolescentes.

La discriminación de las mujeres mantiene fuerte al VIH en Guinea Bissau, como en el resto de África. Mientras ellas se ocupan de las tareas agrícolas, soportan en sus cabezas grandes pesos, acarrean agua desde largas distancias y lavan bateas de ropa restregándolas sobre una madera; los hombres se dedican al comercio o son modistos. Sin embargo, ellos son los primeros en sentarse a la mesa y a ellas corresponde el último turno en la distribución de alimentos, aunque estén enfermas.

¿Puede en esas condiciones una esposa exigir el uso del preservativo —camisinha en su lengua materna— a una pareja que, para colmo, debe compartir con al menos otras dos o tres mujeres oficialmente?

Ante esa realidad, una brigada médica cubana trata de extender su labor docente, asistencial e investigativa desde la capital hasta las localidades selváticas para ofrecer a la población nuevos conocimientos, a la par que diagnostican y tratan a más víctimas de la epidemia.

De los 91 estudiantes formados en Bula como promotores de salud sexual con énfasis en la prevención del VIH, el 75 por ciento no sabía antes de pasar el curso que en el período de ventana la persona infectada transmite el virus a sus parejas sexuales aunque en su sangre no se detecten anticuerpos para el virus, y mucho menos identificaban a las mujeres como el grupo de mayor riesgo epidemiológico debido a la inequidad de género típica de la región.

Hacer visible esa realidad es una de las tareas que asumen estos jóvenes a partir de la ayuda profesional cubana, y lo hacen mediante audiencias sanitarias con estudiantes de enseñanza media, a través de la radio local y en labores de prevención durante sus prácticas laborales.

Tras esa alborada, la misión de los futuros galenos africanos tendrá que ser la de incorporar a las mujeres a las campañas de prevención del VIH: despertar sus conciencias para que entiendan la importancia del uso del preservativo y aprendan a exigir protección de sus parejas durante las relaciones sexuales. Urge hacerlo por ellas, por sus hijos y por el destino de esa nación. Ampliar.

Fuente: Periódico Juventud Rebelde