En la prensa cubana

0

COVID-19El periódico Granma afirma que ahora mismo, no hay ninguna evidencia de que la COVID-19 se trasmita a través del semen o de los fluidos vaginales, aunque el virus se ha detectado en el semen de personas que se han recuperado, o se están recuperando, del virus. Se necesita realizar más investigaciones para determinar si puede trasmitirse por vía sexual. El virus se trasmite por gotitas respiratorias que se liberan cuando alguien infectado tose, estornuda o habla. Una persona que está cerca puede inhalar estas gotitas, o las gotas pueden caerle en la boca o la nariz. Estar en contacto con la saliva de una persona al besar o durante otras actividades sexuales puede exponer al virus, destaacan en un artículo publicado la semana pasada.

ver artículo completo

Fuente. Periódoco Granma

0

En la memoria queda todavía el susto. Ocurrió en medio del almuerzo en el Hogar Materno Sur, de la ciudad de Ciego de Ávila. No hubo señal de lo que sucedería hasta que se oyeron los gritos y la embarazada empezó a darse golpes y a gesticular sin motivo aparente. Se desplomó en medio del llanto, y en el suelo comenzaron las convulsiones. «Fue un desmayo propio de un ataque de histeria —rememora la doctora Zoe Castillo Cabrera, jefa médica del Materno—. » Ver más…

0

nasobucosLa Revista Alma Mater comenta sobre el placer sexual en tiempos de COVID 19.

¿Qué formas hay de lograr placer sexual y erotizar sin contacto físico?

«Puede ser a través del autoerotismo de cada persona, algo que es importante explorar. Debemos conocer nuestras zonas erógenas o zonas de mayor placer para conversarlo luego y no entregar el cuerpo sin conocerlo.

Ver más…

0

Adolescentes. Imagen: CDCEste es un pequeño cuento en el cual una adolescente narra los sucesos ocurridos hace dos años, cuando vivía con su padre. Este solo oprimía a su familia. Después de pasar por una desagradable experiencia, comienza una nueva vida junto a sus abuelos, su madre y hermana. Este escrito deja ver cómo puede separarse una familia que carece de comunicación y comprensión, prevaleciendo la violencia.

«Mi nombre es Elena. Hace dos años que mi madre, mi hermana y yo vinimos a vivir con mis abuelos. La causa de esto fue mi padre. Solíamos regresar las tres juntas de la escuela y el trabajo, respectivamente. En cuanto llegábamos a casa, mi padre nos recibía con una feroz mirada, era señal de que debíamos comenzar a trabajar. Mamá iba directamente a la cocina a preparar un festín con tal de complacer los refinados gustos de mi padre. Mi hermana limpiaba la casa prácticamente todos los días, el tiempo restante lo empleaba en estudiar. En mi caso, me tocaba lavar la ropa cada dos días. Esas eran las tareas permanentes de cada una. El resto de las cosas eran distribuidas. «Un día mamá enfermó y sólo quedamos dos para cumplir con los mandados. Esa noche salí a comprar algo de medicina y licores para papá. Tardé alrededor de una hora. Cuando volví a casa, me dirigí directamente a la cocina para dejar la compra. Era extraño. La casa estaba poseída por un silencio inusual. Preparé la medicina y la llevé a la habitación de mi madre. Estaba tan oscura…

leer cuento completo

Fuente: Periódico Juventud Rebelde

0

104650349_711618386336331_3451819358782242055_oUn concurso promueve la equidad e inclusión de toda la diversidad de mujeres y hombres, y el entendimiento sin violencia de género al interior de los hogares cubanos. Quédate en casa, Quédate en Igualdad, es el nombre de esta convocatoria, a cuyo auspicio se suma nuestro diario como plataforma para acercarles, en cuatro semanas consecutivas, las postales coleccionables vinculadas con el concurso, tanto en el papel como en el sitio digital del diario.

Pueden participar todas las personas que lo deseen, siempre que obtengan las cuatro tarjetas premio, las armen como un rompecabezas y las adjunten a una creación artística totalmente «hecha en casa», en la que reflejen el modo original de su familia de lidiar con los retos desde el amor, la comprensión y el conocimiento mutuos.

descargar integramente en:
www.instituciones.sld.cu/upp
www.facebook.com/Cubaupp

Fuente: Periódico Juventud Rebelde.

0

1Lazo Rojo 2019Pablo Omar Milián Valle tiene 58 años. Quizás eso no nos diga nada, pero si de ese tiempo, 25 los ha vivido con el Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH), entonces le pondremos más asunto a este simple humano que hoy lucha contra dos virus, pues el nuevo coronavirus también lo acecha, como a todos en el planeta. Desde su casa en la calle Daoiz, en la Atenas de Cuba, se admira el azul inconfundible de la bahía matancera, algún buque que entra o sale, varios puentes, y en los tejados de la ciudad, alguna mujer tendiendo o, como todas las tardes, a muchos jóvenes con sus palomas.

En 1996 fue diagnosticado como seropositivo y en 1999 como caso Sida. Desde el 2000 consume antirretrovirales. En 2005 obtuvo el Premio Prevención, y recibió la Medalla Piti Fajardo por 25 años vinculado al sector de la salud pública.«Llevo 15 días sin salir de la casa», nos advierte.

artículo completo

Fuente: Juventud Rebelde