G. Pérez-Carro, R. Fau y L. González-González.  Arch Soc Esp Oftalmol vol.86 no.12 Madrid dic. 2011.

La distrofia o queratopatía en huella dactilar (QHD) es una entidad diagnosticada frecuentemente por erosiones corneales recurrentes dolorosas (ECR), debido a la membrana basal epitelial alterada. Ocasionalmente predominan los episodios indoloros, de visión borrosa sin signos oftalmoscópicos evidentes.

R. Donoso, C. Díaz y P. Villavicencio. ARCH SOC ESP OFTALMOL. 2015;90(7):308–311.

A pesar de que en los últimos años se han agregado variasalternativas terapéuticas nuevas para el manejo del querato-cono (cross-linking, anillos intraestromales), aún un númeroapreciable de pacientes llegan finalmente a una queraplas-tia, penetrante (QP) o idealmente laminar profunda (QLP). Larehabilitación visual posterior a la QP sigue siendo un desafíodebido a los altos niveles de astigmatismo y ametropías resi-duales en un porcentaje importante de pacientes.

Rodríguez Feijoo D, Romero Moreno I, López Gutierrez C, Usabiaga Usandizaga M, Cisneros Carpio M, Amias Gorostiza A y Alberdi Alberdi J. Arch Soc Esp Oftalmol vol.87 no.3 Madrid mar. 2012.

El queratoacantoma (QA) es un tumor epidérmico benigno caracterizado por una lesión nodular de crecimiento rápido e indoloro. A nivel histológico, se caracteriza por un depósito central de queratina rodeado de epitelio acantótico, similar al cráter de un volcán. Es relativamente común en pacientes de la tercera edad y en áreas de la piel expuestas al sol. Sin embargo, la aparición de esta patología en las mucosas es infrecuente y su importancia clínica deriva de la necesidad de realizar un diagnóstico diferencial preciso con respecto al carcinoma de células escamosas (CCE).

E. Sanz-Marcoa, S. García Delpecha,b, M.J. López-Pratsa y M. Díaz-Llopisa. Arch Soc Esp Oftalmol vol.86 no.12 Madrid dic. 2011.

La queratopatía bullosa (QB) supone un edema corneal irreversible secundario al fracaso de la bomba endotelial. Su pobre respuesta al tratamiento médico y su sintomatología clínica incapacitante ha promovido la aparición de diversos tratamientos médicos, pero la mayoría de los pacientes requieren finalmente un trasplante corneal o endotelial. Recientemente, el cross-linking ha empezado a postularse como nuevo tratamiento en la QB.

E Garcia-Arroyo, Y Macías-Rodríguez, A Rodríguez-García.  Rev Mex Oftalmol; Enero-Febrero 2010; 84.

La neovascularización de la córnea es causa de pérdida de la transparencia de la misma y también es un factor de riesgo para el rechazo y fallo secundario de transplantes de córnea. Es producto de un desbalance a favor de una sobrerregulación de factores angiogénicos, esto como resultado de un proceso inflamatorio y/o de hipoxia que altera el sistema inmunológico en la córnea. Algunos de los factores más importantes como el factor de crecimiento endotelial vascular (VEGF) degradan la membrana basal de los vasos perilímbicos, por lo que las células endoteliales de estos vasos pueden llegar a migrar y formar nuevos vasos. El bevacizumab es un anticuerpo monoclonal humanizado que bloquea selectivamente la cascada de formación del VEGF y, con esto, disminuye la formación de vasos sanguíneos.

M. Castro-Rebollo, M.A. Montes-Mollón, C. Pérez-Rico y M.A. Teus. Arch Soc Esp Oftalmol vol.86 no.11 Madrid nov. 2011.

La queratopatía lipoidea bilateral primaria es una enfermedad rara. Se caracteriza por depósitos lipoideos en placas localizados en el epitelio y estroma de la córnea, que conllevan a una opacificación blanco-amarillenta de la córnea central, paracentral o periférica que finalmente afecta al eje visual. No existen antecedentes de enfermedad ocular previa y los niveles séricos de lípidos son normales. No hay tratamiento efectivo, incluso la queratoplastia penetrante fracasa, debido a la recurrencia de los depósitos en el injerto.

Lam FC, Liu C. Br J Ophthalmol 2011;95:304-305.

Las alteraciones cornéales constituyen la primera causa de ceguera en el mundo y en segundo lugar la catarata. Para muchos pacientes, el trasplante de cornea sería la posibilidad de recuperar la visión, sin embargo algunos casos con múltiples trasplantes con rechazo del injerto, insuficiencia de células limbares, Quemaduras cornéales severas, enfermedades autoinmunes; la Queratoprótesis sería un opción. La idea de una córnea artificial fue introducida por un Oftalmólogo francés, Guillaume Pellier de Quengsy, en 1789.