Pérez SalvadorGarcía Eduardo, Piñón Mosquera R, Pérez Salvador JL. Rev Mex Oftalmol 2006; 80(2)  : 93-96.

La hemorragia expulsiva es afortunadamente una complicación excepcional en la cirugía de globo abierto, y más aún como en este caso la que se presenta de forma espontánea. No obstante, existen factores de riesgo generales tales como edad mayor de 60 años, arteriosclerosis, hipertensión, enfermedades inflamatorias y oculares como glaucoma, afecciones corneales y afaquia.

Cárdenas Díaz T et al.Rev. Cub. Oft. Vol; 2015: 28 (1).

cristalina taimiLa queratopatía cristalina es una forma de queratitis infecciosa cuyos agentes causales más frecuentes son los Streptococcus del grupo viridans. El Streptococcus mitis es el que se ha aislado preferentemente. Otros microrganismos, como Haemophilus aphrophilus, Peptosreptococcus, Staphylococcus epidermidis, Alternaria y Candida tropicalis,aunque con menor frecuencia, pueden producir este tipo de queratopatía infecciosa.

Fernández Jiménez-Ortiz H y col.  ARCH SOC ESP OFTALMOL. 2013;88(11)

El cloruro de benzalconio (BAC) es un conservante utilizado para mantener soluciones tópicas estériles, que ha demostrado tener efectos adversos sobre la córnea y la conjuntiva. El BAC es capaz de inducir la toxicidad celular y el daño ocular en una forma dosis-dependiente . Es un agente antimicrobiano que actúa desnaturalizando proteínas y alterando las membranas citoplásmicas hasta el punto de provocar citolisis.

Ramírez  Fernández M, Hernández  Quintela E, Naranjo  Tackman.  ARCH  SOC  ESP  OFTALMOL.  2014;89(8).

nervios-estromalesPor microscopia confocal de la córnea se pueden observar, en condiciones  normales,  el  epitelio,  el  plexo  nervioso  subepitelial  (como  se  nombra  en  la  literatura  al  plexo  nervioso  por debajo del epitelio de la córnea), el estroma, los nervios del estroma  y  el  endotelio1.  En  cuanto  a  los  nervios,  se  han  realizado  múltiples  estudios  del  plexo  nervioso  subepitelial  de  la córnea  gracias  a  la  fácil  obtención  de  imágenes  de  este  plexo mediante  microscopia  confocal,  incluyendo  estudios  realiza dos  en  pacientes  con  queratocono.  No  obstante,  los  nervios del  estroma  de  la  córnea,  al  ser  mucho  menos  abundantes, es más complicado capturarlos en imágenes por microscopia confocal,  por lo  que su estudio ha sido más limitado.

Díaz Alemán VT, Perera Sanz D, Rodríguez Martín J, Abreu Reyes JA,  Aguilar Estévez JJ, González De La Rosa MA. Arch. Soc. Canar. Oftal. nº 17. 2006.

Los hongos son una causa poco frecuente de queratitis en los países con clima templado y en las regiones industrializadas. Sin embargo constituyen un problema sanitario en las zonas rurales de los países de clima tropical y subtropical en vía de desarrollo. El porcentaje de queratitis infecciosa causadas por hongos y su incidencia aumenta al disminuir la latitud y aumentar la temperatura ambiental. Existen múltiples especies capaces de producir queratitis. Los más frecuentes generalmente son Cándida, Aspergillus y Fusarium. Otra causa menos frecuente son los hongos dematiáceos (hongos filamentosos de pigmentación oscura) como la Curvularia, Alternaria y Bipolaris.

Cardet Sánchez C et al. Rev. Cub. Oft. Vol; 2014: 27 (4).

Las indicaciones de un trasplante de córnea son fundamentalmente: óptica, tectónica, terapéutica y cosmética y en cuanto a la técnica quirúrgica estas pueden ser penetrantes o lamelares, estas últimas anteriores o posteriores. El éxito del trasplante puede ser atribuido a los privilegios inmunológicos de la córnea, y por eso los niveles de éxito del injerto corneal al cabo de un año se encuentran en torno al 90 %.El trasplante corneal contribuye de manera importante a ofrecer un adecuado nivel de recuperación visual en pacientes con opacidades corneales y prevención de ceguera de origen corneal.

M.J. López-Prats,J.J. Hidalgo-Mora, E. Sanz-Marco, A. Pellicer, A. Perales y M. Díaz-Llopis. ARCH SOC ESP OFTALMOL. 2012;87(6):173–178.

Diversos cambios oculares asociados al embarazo como la disminución de la presión intraocular, el descenso de la producción lagrimal y alteraciones en estructuras como la córnea y el cristalino han sido estudiados en las últimas décadas con resultados no concluyentes e incluso contradictorios.