E. Sanz-Marcoa, S. García Delpecha,b, M.J. López-Pratsa y M. Díaz-Llopisa. Arch Soc Esp Oftalmol vol.86 no.12 Madrid dic. 2011.

La queratopatía bullosa (QB) supone un edema corneal irreversible secundario al fracaso de la bomba endotelial. Su pobre respuesta al tratamiento médico y su sintomatología clínica incapacitante ha promovido la aparición de diversos tratamientos médicos, pero la mayoría de los pacientes requieren finalmente un trasplante corneal o endotelial. Recientemente, el cross-linking ha empezado a postularse como nuevo tratamiento en la QB.

E Garcia-Arroyo, Y Macías-Rodríguez, A Rodríguez-García.  Rev Mex Oftalmol; Enero-Febrero 2010; 84.

La neovascularización de la córnea es causa de pérdida de la transparencia de la misma y también es un factor de riesgo para el rechazo y fallo secundario de transplantes de córnea. Es producto de un desbalance a favor de una sobrerregulación de factores angiogénicos, esto como resultado de un proceso inflamatorio y/o de hipoxia que altera el sistema inmunológico en la córnea. Ver más…

M. Castro-Rebollo, M.A. Montes-Mollón, C. Pérez-Rico y M.A. Teus. Arch Soc Esp Oftalmol vol.86 no.11 Madrid nov. 2011.

La queratopatía lipoidea bilateral primaria es una enfermedad rara. Se caracteriza por depósitos lipoideos en placas localizados en el epitelio y estroma de la córnea, que conllevan a una opacificación blanco-amarillenta de la córnea central, paracentral o periférica que finalmente afecta al eje visual. No existen antecedentes de enfermedad ocular previa y los niveles séricos de lípidos son normales. No hay tratamiento efectivo, incluso la queratoplastia penetrante fracasa, debido a la recurrencia de los depósitos en el injerto.

Lam FC, Liu C. Br J Ophthalmol 2011;95:304-305.

Las alteraciones cornéales constituyen la primera causa de ceguera en el mundo y en segundo lugar la catarata. Para muchos pacientes, el trasplante de cornea sería la posibilidad de recuperar la visión, sin embargo algunos casos con múltiples trasplantes con rechazo del injerto, insuficiencia de células limbares, Quemaduras cornéales severas, enfermedades autoinmunes; la Queratoprótesis sería un opción. La idea de una córnea artificial fue introducida por un Oftalmólogo francés, Guillaume Pellier de Quengsy, en 1789.

Rodríguez Suárez B et al. Rev. Cub. Oft. Vol; 2015: 28 (3).
La cirugía de catarata, cualquiera que sea la técnica empleada, modifica el conteo endotelial y provoca una disminución de su diversidad celular. El número de células que se perderán será directamente proporcional al grado de estabilidad previo y a las manipulaciones transoperatorias.

Es  bien  conocido que  las  fibras  de  colágeno  son  las estructuras  responsables  de  la  unión  física  entre  la  membrana de  Bowman  y  la  membrana de descemet y  estas adhesiones  son  importantes  para mantener  unidos  a  ellas  tanto  el  epitelio  como  el  endotelio.  Sin embargo,  hay   trabajos  que van  más  allá  y  ayudan  a  comprender  mejor  las  implicaciones  que,  para  la  cirugía  DALK  y DMEK,  tiene  la  relación  entre  la  estructura  corneal  y  las  propiedades  mecánicas  de  la  córnea. Ver más…