gonorrea

Si bien muchos jóvenes conocen la importancia de mantener sexo seguro, no todos toman las precauciones. Ven el sida como algo lejano y sobre todo olvidan que existen otras ITS que pueden acarrear perjuicios permanentes. La gonorrea es una de ellas. Sus síntomas son más patentes en los hombres, quienes expulsan por la uretra una secreción lechosa y amarillenta, orinan con frecuencia y sienten dolor al hacerlo. En muchos casos, la próstata de quienes la padecen queda dañada.

La mujer, por lo general, no presenta señales, razón por la que a veces transmite la enfermedad a otras personas. En ellas, las características más comunes son dolor pélvico agudo o crónico y fiebre.

Las estadísticas en Cuba reportan unos 30 mil casos anuales de gonorrea como promedio. El grupo de edad más afectado es el que oscila entre 15 y 34 años y la desprotección constituye la causa principal.  En nuestra provincia ocurre mayoritariamente en los jóvenes comprendidos entre 20 y 24 años.

Ver noticia completa.

Fuente: Periódico Girón. Matanzas, Cuba. Febrero 26, 2013

Es el momento de dar la alarma. Durante los últimos 3 años, el gonococo se ha hecho menos susceptible a nuestra última línea de defensa antimicrobiana, poniendo en peligro nuestra capacidad para curar la gonorrea y evitar secuelas graves.

La gonorrea es la segunda enfermedad transmisible más comúnmente reportada en los Estados Unidos, con una incidencia estimada de más de 600.000 casos al año. Afecta de manera desproporcionada las poblaciones vulnerables como las minorías que son marginadas por su raza, grupo étnico u orientación sexual. Por desgracia, la resistencia de la Neisseria gonorrhoeae a los agentes antimicrobianos se ha desarrollado rápidamente: se convirtió en resistente a la sulfanilamida en la década de 1940, a las penicilinas y las tetraciclinas en la década de 1980, y a las fluoroquinolonas por el 2007. Cuando la prevalencia de la resistencia a los antimicrobianos en el Gonococcal Isolate Surveillance Project (GISP) excede al 5 %, las recomendaciones nacionales de tratamiento cambian para centrarse en fármacos más eficaces. En este momento las opciones de tratamiento recomendadas por los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC), se limita a la tercera generación de cefalosporinas.

Sin embargo, la susceptibilidad a las cefalosporinas se ha ido reduciendo rápidamente. La amenaza de una gonorrea incurable definitivamente es una realidad. Vea más información en el artículo.

The Emerging Threat of Untreatable Gonococcal Infection. Gail A. Bolan, M.D., P. Frederick Sparling, M.D., and Judith N. Wasserheit, M.D., M.P.H. New England Journal of Medicine 366:485-487; February 9, 2012.

hpv-y-gonorrea-copiaLa gonorrea, una de las enfermedades de transmisión sexual más extendida, presenta resistencia a la cefixima, un antibiótico de tercera generación del grupo de las cefalosporinas, reporta PL.

Indicado también para algunas infecciones respiratorias como la amigdalitis y la faringitis, el fármaco no es susceptible a la bacteria Gram-negativa Neisseria gonorrhoeae, que provoca la patología infecciosa en los órganos reproductores de ambos sexos.

Análisis realizados en muestras tomadas de pacientes y cultivadas en el laboratorio mostraron una susceptibilidad reducida al antibiótico cefixima en cerca del 20 por ciento de los casos, destacó la investigadora Cathy Iso, de la Agencia británica de Protección de Salud.

El gonococo se adapta con facilidad y ha ganado resistencia o susceptibilidad reducida a una creciente lista de antibióticos: primero la penicilina, luego la tetraciclina, ciprofloxacina y ahora la cefixima, explicó.

Ampliar

Fuente: Periódico Juventud Rebelde Digital

Neisseria gonorrhoeaeQué es?
La gonorrea o blenorragia es una ITS provocada por la Neisseria gonorrhoeae, una bacteria que puede crecer y multiplicarse fácilmente en áreas húmedas y tibias del tracto reproductivo, incluidos el cuello uterino (la abertura de la matriz), el útero y las trompas de Falopio (también llamadas oviductos) en la mujer, y en la uretra (conducto urinario) en la mujer y en el hombre. Esta bacteria también puede crecer en la boca, la garganta, los ojos y el ano.

¿Cómo se trasmite?
La gonorrea se transmite por contacto con el pene, la vagina, la boca o el ano. No es necesario que se dé la eyaculación para transmitir o contraer la gonorrea. También puede transmitirse de madre a hijo durante el parto. Las personas que han tenido gonorrea y han sido tratadas pueden infectarse nuevamente si tienen relaciones sexuales con una persona que tiene la enfermedad. Toda persona sexualmente activa puede infectarse.

Gonorrea¿Cuáles son los síntomas?
Aún cuando es probable que muchos hombres con gonorrea no tengan ningún síntoma, en algunos aparecerán algunos signos y síntomas de dos a cinco días después de contraer la infección. Algunos síntomas pueden tardar hasta 30 días en aparecer.

  • Dolor y ardor al orinar
  • Aumento de la frecuencia o urgencia urinaria
  • Secreción del pene (de color blanco, amarillo o verde)
  • Abertura del pene (uretra) roja o inflamada
  • Testículos sensibles o inflamados
  • Irritación de la garganta

La mayoría de las mujeres con gonorrea no tienen síntomas, y si los tienen, éstos son leves. Incluso cuando tienen síntomas, pueden ser tan poco específicos que se confunden con los síntomas de una infección vaginal o de cistitis.

  • Secreción vaginal
  • Dolor y ardor al orinar
  • Aumento de la micción
  • Irritación de la garganta
  • Relaciones sexuales dolorosas
  • Dolor intenso en la parte baja del abdomen (si la infección se disemina a las trompas de Falopio y al área del estómago)
  • Fiebre (si la infección se disemina a las trompas de Falopio y al área del estómago)

Las mujeres con gonorrea están expuestas al riesgo de tener graves complicaciones de la infección, independientemente de la presencia o gravedad de los síntomas.

Entre los síntomas de infección rectal tanto en hombres como en mujeres, puede haber secreción, picazón, dolor y sangrado en el ano y dolor al defecar. También es probable que la infección rectal no esté acompañada de síntomas. Las infecciones de la garganta puede que provoquen dolor de garganta, pero por lo general no se presenta ningún síntoma.

hpv-y-gonorrea-copiaCuando la gonorrea no es tratada, puede provocar problemas graves y permanentes de salud tanto en hombres como en mujeres.

En las mujeres, la gonorrea es una causa frecuente de enfermedad inflamatoria pélvica (EIP). Las mujeres con EIP no tienen necesariamente síntomas. Pero cuando sí se presentan, pueden ser muy graves e incluir dolor abdominal y fiebre. La EIP puede provocar abscesos internos (pústulas llenas de pus difíciles de curar) y dolor pélvico crónico prolongado. También puede causar daños a las trompas de Falopio y producir infertilidad o aumentar el riesgo de un embarazo ectópico. El embarazo ectópico es una afección potencialmente mortal en la cual un óvulo fecundado crece fuera del útero, usualmente en una trompa de Falopio.

En los hombres, la gonorrea puede provocar epididimitis, una afección dolorosa de los testículos que puede provocar infertilidad si no es tratada.

La gonorrea puede propagarse a la sangre y a las articulaciones. Esta afección puede ser potencialmente mortal. Además, las personas con gonorrea pueden fácilmente infectarse con el VIH, el virus que causa el sida. Las personas infectadas con VIH que tienen gonorrea tienen más probabilidad de transmitir el VIH a otra persona.

Las complicaciones en las mujeres pueden abarcar:

  • Salpingitis (cicatrización de las trompas de Falopio) que puede llevar a tener problemas para quedar en embarazo
  • Enfermedad inflamatoria pélvica
  • Vulvovaginitis
  • Esterilidad (incapacidad para quedar en embarazo)
  • Relaciones sexuales dolorosas (dispareunia)

Las complicaciones en los hombres pueden abarcar:

  • Absceso periuretral (acumulación de pus alrededor de la uretra)
  • Estrechamiento de la uretra causado por la cicatrización (estenosis uretral)
  • Problemas con la micción
  • Infección urinaria
  • Insuficiencia renal

Las complicaciones tanto en hombres como en mujeres pueden abarcar:

  • Infección diseminada que puede ser muy grave
  • Infección o inflamación del sistema reproductivo
  • Peritonitis
  • Bacteriemia (gonococemia)
  • Artritis gonocócica (infección articular)
  • Faringitis gonocócica (infección de la garganta)
  • Oftalmía neonatal (conjuntivitis gonocócica)

¿Cuáles son las pruebas para diagnosticar la gonorrea?
Existen varias pruebas de laboratorio para diagnosticar la gonorrea. Un médico o una enfermera puede tomar una muestra de las partes del cuerpo que pudieran estar infectadas (cuello uterino, uretra, recto o garganta) y enviarla a un laboratorio para que sea analizada. La gonorrea presente en el cuello uterino o en la uretra puede ser diagnosticada en el laboratorio con un sencillo análisis de una muestra de orina. Una prueba rápida de laboratorio que puede realizarse en algunas clínicas y consultorios médicos es la prueba de tinción de Gram. La tinción de Gram de una muestra de la uretra o del cuello del útero permite al médico visualizar la bacteria en el microscopio. Este examen funciona mejor en los hombres que en las mujeres.

¿Cómo se trata la gonorrea?
Existen varios antibióticos con los cuales se puede tratar exitosamente la gonorrea en adolescentes y adultos. Sin embargo, ha estado aumentando el número de cepas de gonorrea resistentes a las medicinas en muchas partes del mundo, por lo que el tratamiento de la gonorrea se hace cada vez más difícil. Dado que muchas personas con gonorrea también tienen clamidia, otra enfermedad de transmisión sexual, se suelen recetar antibióticos para tratar ambas infecciones al mismo tiempo. Se recomienda que las personas con gonorrea también se hagan pruebas para detectar otras ITS.

La penicilina solía administrársele a pacientes con gonorrea, pero ya no se usa con tanta frecuencia, dado que algunos tipos de las bacterias de la gonorrea ya no responden a este fármaco. Lo mismo sucede con las fluoroquinolonas, que incluyen ciprofloxacina, ofloxacina o levofloxacina. Los antibióticos llamados cefalosporinas, incluyendo Ceftriaxona (Rocephin), se recomiendan para personas con gonorrea. Igualmente, un medicamento llamado Azitromicina (Zithromax) se puede administrar a personas con infecciones no complicadas.

Para curar la gonorrea, es necesario tomar toda la medicina recetada. Si bien la medicina detendrá la infección, no remediará ninguna lesión permanente provocada por la enfermedad. Las personas que han tenido gonorrea y se han curado, pueden contraer nuevamente la enfermedad si tienen relaciones sexuales con personas infectadas. Si los síntomas en una persona persisten después del tratamiento, debe regresar al médico para que sea evaluada nuevamente.

¿Cómo puedo protegerme?
La manera más segura de evitar el contagio de infecciones de transmisión sexual es absteniéndose del contacto sexual o tener una relación duradera, mutuamente monógama, con una pareja a quien se le han hecho pruebas y se sabe que no está infectada.

Los condones de látex, cuando se usan de manera habitual y correcta, pueden reducir el riesgo de transmisión de la gonorrea.

Todo síntoma genital, como por ejemplo secreción o ardor al orinar, una úlcera poco usual o una irritación, debe ser razón para dejar de tener relaciones sexuales y consultar a un proveedor de atención médica de inmediato. Si a una persona se le ha diagnosticado gonorrea y ha recibido tratamiento contra esta enfermedad, debe informarle de esto a todas sus parejas sexuales recientes para que éstas vean a un proveedor de atención médica y reciban tratamiento. Esto reducirá el riesgo de que las parejas sexuales presenten complicaciones graves por la gonorrea y reducirá el riesgo de reinfección en una persona. La persona con gonorrea y todas sus parejas sexuales deben evitar tener relaciones sexuales hasta que hayan terminado su tratamiento contra la enfermedad.

Actualizado: octubre/2011

Fuente:
Gonorrea. CDC
Gonorrea. MedlinePlus
Consideraciones básicas sobre las ITS y el VIH/sida (Folleto del CNP ITS/VIH/sida)

Un grupo de científicos hallaron en Japón una nueva cepa de gonorrea resistente a las cefalosporinas, antibiótico utilizado para lidiar con esta enfermedad de transmisión sexual. Según los investigadores, la nueva bacteria podría transformar una infección común y fácilmente tratable en una amenaza para la salud pública.

Se trata de un descubrimiento alarmante y a la vez predecible, explicó el doctor Magnus Unemo del Laboratorio Sueco de Investigación de la Neisseria Patogénica, citado por Prensa Latina.

Aunque todavía es pronto para saber hasta dónde se ha propagado esta nueva cepa, la historia de las resistencias que han aparecido en la bacteria sugiere que ésta podría contagiarse rápidamente a menos que se desarrollen nuevos fármacos y programas efectivos de tratamiento, añadió.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que cada año se producen al menos 340 millones de nuevos casos de infecciones de transmisión sexual curables en personas de 15 a 49 años, incluidas la sífilis, la gonorrea, la clamidia y la tricomoniasis. Ampliar.

La Habana, julio 12/2011 (AIN)

Las enfermedades de transmisión sexual (ETS) continúan siendo uno de los principales desafíos de la salud pública de los Estados Unidos (EE. UU.). Los CDC calculan que hay aproximadamente 19 millones de nuevos contagios de ETS por año.  Se informó un total de 1.5 millones de casos de clamidia y gonorrea a los CDC en 2009, lo que convierte a estas enfermedades en las dos enfermedades infecciosas informadas con más frecuencia en los Estados Unidos.  Las adolescentes de entre 15 y 19 años y las mujeres jóvenes de 20 a 24 años son las más afectadas por estas dos enfermedades.  El mayor número de casos informados de clamidia y gonorrea en 2009 se dio entre las mujeres de estos dos grupos etarios.  Esto refleja probablemente una combinación de factores, incluyendo diferencias biológicas que hacen que las mujeres tengan un mayor riesgo de padecer ETS que los hombres, además de una mayor frecuencia de exámenes para detectar ETS entre las mujeres.

La sífilis, una enfermedad que estuvo a punto de ser erradicada, comenzó a resurgir como una amenaza a la salud pública en el 2001. Esto se debe principalmente al resurgimiento de la enfermedad entre los hombres que tienen contacto sexual con otros hombres (MSM, por sus siglas en inglés), aunque los casos entre las mujeres también han ido en aumento en los últimos años.

La clamidia continúa siendo la enfermedad infecciosa informada con más frecuencia en los Estados Unidos.  Se informaron más de 1.2 millones de casos de clamidia (1,244,180) a los CDC en 2009, el mayor número de casos informados a los CDC de una enfermedad.  Las mujeres, especialmente las jóvenes y las que pertenecen a minorías, son las más duramente afectadas por la clamidia.  Los CDC recomiendan un examen médico anual para la detección de clamidia a las mujeres jóvenes menores de 26 años.

En 2009, se informaron 301,174 casos de gonorrea, lo que representa un 10 por ciento menos que el año pasado y convierte a la gonorrea en la segunda enfermedad infecciosa informada con más frecuencia en los EE. UU. En 2009, la tasa de gonorrea entre las mujeres fue ligeramente más alta que entre los hombres.  Los CDC apoyan las recomendaciones del Grupo operativo de servicios preventivos de EE. UU. para la realización de exámenes médicos a las mujeres sexualmente activas con más alto riesgo de padecer gonorrea.

En 2009, se informaron 13,997 casos de sífilis primaria y secundaria, las etapas más contagiosas de la enfermedad, lo que constituye el número de casos más alto desde 1995 y un aumento con respecto a 2007 (11,466 casos).  La mayoría de casos de sífilis informados en los EE. UU. siguen estando entre los MSM.  Los CDC recomiendan que los MSM sexualmente activos se sometan al menos a un examen médico anual para detectar sífilis (y otras ETS). Ampliar

Fuente: CDC
Más información:
Anuario Estadístico de Salud. Cuba
Clamidia – Hoja informativa de los CDC
Gonorrea – Hoja informativa de los CDC