embarazo

embarazo_cubaLa sífilis puede transmitirse verticalmente cuando la madre se encuentra en un estadio precoz, donde existe una alta concentración de treponemas en circulación y en menor porcentaje en la latencia tardía, donde la serología no treponémica puede negativizarse espontáneamente con persistencia de la serología treponémica. El control prenatal para sífilis se realiza habitualmente mediante una reacción no treponémica como VDRL o prueba rápida de reaginas en plasma (RPR) y, en caso de ser reactiva, se recurre a técnicas treponémicas como inmunofluorescencia indirecta con absorción (FTA-abs) y/o hemaglutinación (MHA-Tp). La prevalencia debe definirse en base a la positividad de las reacciones treponémicas. Para analizar la seroprevalencia y la validez de estas pautas de control se evaluaron con métodos serológicos treponémicos y no treponémicos 1056 embarazadas que concurrieron por primera vez al Hospital de Clínicas. De acuerdo a los resultados serológicos se dividieron en 4 grupos. El grupo I (n = 17 o 1.61%) presentó ambos tipos de pruebas reactivas, el grupo II (n = 22 o 2.08%) sólo presentó reactivas las pruebas treponémicas. Estos dos grupos fueron serorreactivos para sífilis. El grupo III (n = 7 o 0.66%) mostró reactivas sólo las pruebas no treponémicas, siendo considerados falsos biológicos positivos. De ellos, 5 presentaron anticuerpos antifosfolípidos. El grupo IV (n = 1.010 o 95.65%) no presentó evidencias serológicas de sífilis. En conclusión: 1) La seroprevalencia en esta población fue de 3.69%. 2) Dado que el 2.08% de embarazadas serorreactivas no hubieran sido detectadas con el tamizaje habitual.

Artículo completo

Fuente: SCielo

La depresión postparto (PND) es un gran problema en países de ingresos medios y bajos. Para este estudio se revisaron un total de 210 madres con 6 semanas de postparto que asisten a clínicas urbanas de atención primaria para PND. Para definir los criterios de depresión grave se utilizaron la Escala de Depresión Postnatal de Edimburgo (EPDS) y el Manual de diagnóstico y estadística de trastornos mentales, cuarta edición (DSM-IV). La prevalencia del VIH fue de 14,8%.

De las 210 madres incluidas en el estudio, 64 (33%) cumplieron los criterios DSM IV de depresión grave. Utilizando consejeros entrenados, las madres con PND fueron asignadas al azar a la terapia de grupo o a tratamiento con amitriptilina. De esas 58 madres con PND, 49 (85%) completaron 6 semanas de terapia de grupo o tratamiento farmacológico. Al inicio, la puntuación media de EPDS para participantes asignados al azar a la terapia de grupo fue 17.3, mientras que el grupo aleatorizado tratado con amitriptilina tuvieron una puntuación media de EPDS de 17,9.

A las 6 semanas de postintervention, la caída en la puntuación media de EPDS fue mayor en la muestra con terapia de grupo en comparación con la muestra con amitriptilina. Se interpreta que la terapia de grupo para tratar la depresión postparto utilizando consejeros entrenados es aceptable, factible y más eficaz en comparación a la farmacoterapia. Este tipo de intervención podría integrarse en programas materno infantiles y de prevención de la transmisión del VIH de madre a hijo  en países de ingresos medios y bajos.

Vea el texto completo (en inglés).

Group Problem-Solving Therapy for Postnatal Depression among HIV Positive and HIV Negative Mothers in Zimbabwe. Dixon Chibanda, Avinash K. Shetty, Mufuta Tshimanga, Godfrey Woelk, Lynda Stranix-Chibanda, and Simbarashe Rusakaniko.  J Int Assoc Provid AIDS Care 2325957413495564, first published on July 23, 2013

Adolescentes cubanosQue Cuba muestre una de las tasas más bajas de embarazo en la adolescencia de Latinoamérica y el Caribe no significa en modo alguno que no debamos preocuparnos y ocuparnos de la atención integral del fenómeno considerado por muchos expertos, y por diversas razones, como un problema de salud y social de singular importancia para el crecimiento y desarrollo de las y los adolescentes, y de la sociedad en su conjunto.

Fue ese uno de los principales consensos a los que arribaron los participantes en el panel El embarazo adolescente en Cuba, que en la mañana de este miércoles se celebró en el Centro Nacional de Educación Sexual, encuentro que marcó el inicio de las celebraciones nacionales por el Día Mundial de la Población, que la humanidad celebra este 11 de julio.

En  2012 la tasa de fecundidad en adolescentes en Cuba fue de 53,6 por ciento, lo cual representó el 15,9 por ciento de la fecundidad total del país, reportándose las mayores tasas en las provincias de Las Tunas, Guantánamo, Granma, Santiago de Cuba y Holguín.

Estas y otras muchas cifras, indicadores y variables manejados por los doctores Grisell Rodríguez, profesora e investigadora del Centro de Estudios Demográficos de la Universidad de La Habana; Natividad Guerrero, especialista del Cenesex; y Miguel Sosa, representante del Programa de Atención Materno Infantil (PAMI) del Ministerio de Salud Pública, constituyen una alerta, una señal, de que no ha sido suficiente lo hecho a nivel de educación e información a los adolescentes (15-19 años de edad). Pero no únicamente a ellos.

Para los especialistas, como también para José Quintero, representante del Ministerio de Comercio Exterior y la Inversión Extranjera (Mincex), así como para Jesús Robles, coordinador internacional de Programas del Fondo de Población de las Naciones Unidas en Cuba (Unfpa), está claro que para nuestro país constituye una voluntad de Gobierno priorizar la salud y la educación sexual y reproductiva de los adolescentes y jóvenes, para influir de manera positiva en la prevención de los embarazos no deseados en estos grupos y en la práctica inadecuada del aborto.

Como expresara Jesús Robles, nuestro país tiene suficientes reservas para atender ese desafío, y garantizar que tomando decisiones, apoyadas por el resto de la sociedad, las muchachas y los muchachos también puedan marcar la diferencia en la prevención del embarazo no deseado en la adolescencia. (Agnerys Rodríguez Gavilán)

Ver la noticia completa.

Fuente: Periódico Juventud Rebelde. Julio 11, 2013

diamundial_poblacionEl Día Mundial de la Población es un evento anual que se lleva a cabo cada 11 de julio y busca tomar consciencia de las temáticas globales demográficas. El evento fue establecido por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) en 1989, en virtud de que alrededor de este día, pero dos años atrás, la Tierra alcanzó los cinco mil millones de habitantes.  En 1968, los líderes mundiales proclamaron que los individuos tienen el derecho humano básico de determinar libre y responsablemente el número y el espaciamiento de sus hijos. Cuarenta años después, los métodos anticonceptivos modernos permanecen inasequibles para cientos de millones de mujeres, hombres y jóvenes.

El Día Mundial de la Población reafirma el derecho de la gente para planificar sus familias. Lo que impulsa actividades, eventos y difusión de información que ayuden a hacer real este derecho, principalmente para aquellos con mayor dificultad para acceder a la información y a los servicios necesarios para planificar sus familias, como la población marginal y los jóvenes.

Que la población pueda planear sus familias implica que puedan planear su vida. Pueden programar vencer a la pobreza, mejorar la salud de las madres e hijos, lograr una mayor equidad de género, planear derrotar la muerte materna y sostener a la juventud.

Más de 1.500 millones de personas tienen entre 10 y 25 años. Esta generación de adolescentes se aproxima a la adultez en un mundo que sus ancestros jamás pudieron imaginarse: globalización, sida, comunicación electrónica y un cambio climático que ha modificado irrevocablemente el paisaje.

En Cuba, para este 11 de julio el Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA), organización rectora de la conmemoración, eligió como tema central el embarazo en la adolescencia, con el marcado propósito de contribuir a un mundo donde cada embarazo sea deseado, cada parto sea sin riesgos y cada persona joven alcance su pleno desarrollo.

Un grupo importante de organismos, instituciones, organizaciones y centros nacionales, con el acompañamiento especial de la Oficina del UNFPA en Cuba, se han unido para realizar un amplio programa de actividades científicas, culturales, deportivas y recreativas, dirigidas a la niñez, la adolescencia, la juventud y la población en general, desde este miércoles y hasta el viernes próximo.

Inicia en Cuba celebración por el Día Mundial de Población
Día Mundial de Población
Comienzan celebraciones por el Día Mundial de Población

Fuente: Diario Juventud Rebelde

mujer_embarazadaChuquisaca está en alerta epidemiológica por los casos que se registraron. Hasta junio de este año, el Ministerio de Salud  atendió a 60 embarazadas portadoras del Virus de Inmuno Deficiencia Humana (VIH), en todo el país. El viceministro de Salud, Martín Maturano, informó que durante todo el año pasado, el Programa ITS/VIH/Sida detectó a 61 gestantes infectadas por la inmunodeficiencia humana. La autoridad exteriorizó su inquietud al referir que tan sólo en el primer semestre de este año, ese índice se elevó a 60 madres en esta condición. 

Los datos son preocupantes. A pesar de la incidencia que se hace en los programas de prevención, las mujeres no acuden a los centros de salud para someterse a la prueba del Papanicolau que puede salvar tanto su vida como las de sus hijos.

Carola Valencia,  coordinadora nacional del Programa mencionado, que depende del Ministerio de Salud, dijo que entre enero y septiembre de este año, Santa Cruz reportó 558 nuevos casos del mal y Chuquisaca pasó del quinto al cuarto puesto con 39 casos; mientras que Cochabamba tiene 255 casos; La Paz, 207; Oruro, 24; Tarija, 31; Beni, 20; Potosí, 11 y Pando, cuatro. Explicó que en Bolivia ya se enfrenta esta enfermedad a través del tratamiento de la terapia profiláctica, que consiste en impedir las vías de transmisión de una madre a su hijo, a través de la lactancia materna. Estamos haciendo campañas en el área rural para informar a las mujeres sobre los riesgos y para prevenir la transmisión del virus de la madre a su niño recién nacido.

Noticia completa

Fuente: Periódico digital La Prensa

Uso de antirretrovirales para tratar a las embarazadas y prevenir la infección por el VIH en los lactantes. Actualización programáticaDesarrollos recientes indican que la adopción de un solo régimen universal para tratar a las embarazadas infectadas por el VIH y prevenir la transmisión maternoinfantil del virus puede ofrecer ventajas clínicas y programáticas sustanciales. Esta simplificación contribuiría a maximizar la eficacia de los programas de prevención de la transmisión maternoinfantil (PTMI) del VIH, gracias a una mayor alineación y vinculación con los programas de tratamiento antirretroviral (TARV) en todos los niveles de prestación de servicios. Una de las dos opciones recomendadas actualmente por la OMS para los programas de PTMI del VIH, la opción B, adopta este enfoque unificado.

Actualmente, una tercera y nueva opción (opción B+) propone ir más allá: iniciar la misma triple terapia con antirretrovirales (ARV) en todas las embarazadas infectadas por el VIH en la clínica de atención prenatal, y continuar con el tratamiento de por vida.

Las principales ventajas de la opción B+ son, entre otras, la simplificación aun mayor del régimen y la prestación de servicios, y la armonización con los programas de TARV; la PTMI en embarazos futuros; la prevención continua de la transmisión sexual del virus a parejas serodiscordantes, y la eliminación de la necesidad de interrumpir y reiniciar la administración de ARV.

Si bien estos beneficios deben ser evaluados en el ámbito de los programas, y a pesar de que es preciso analizar cuidadosamente los requisitos en materia de sistemas y apoyo, este es un buen momento para que los países comiencen a evaluar su situación y experiencia con el fin de optimizar sus elecciones programáticas.

Detalles de la publicación

Editores: OMS
Número de páginas: 10
Fecha de publicación: Abril de 2012
Idiomas: Español, francés, inglés
Número de referencia OMS: WHO/HIV/2012.9
Pdf: 190 Kb

Descargar la actualización programática

Fuente: OMS