discriminación

AfricaLa periodista Mileyda Menéndez Dávila publica en la sección el suplemento Sexo Sentido del periódico Juventud Rebelde, este artículo sobre el efecto de la discriminación de las mujeres en la infección por VIH en Guinea Bissau y la intervención de una brigada médica cubana en este problema.

En ese país del África Subsahariana la prevalencia de la infección por VIH sea de un 3,3 por ciento (en Cuba es de 0,01); o que el 5,8 por ciento de casos se diagnostique en mujeres embarazadas, seguidas de cerca por menores de dos años y adolescentes.

La discriminación de las mujeres mantiene fuerte al VIH en Guinea Bissau, como en el resto de África. Mientras ellas se ocupan de las tareas agrícolas, soportan en sus cabezas grandes pesos, acarrean agua desde largas distancias y lavan bateas de ropa restregándolas sobre una madera; los hombres se dedican al comercio o son modistos. Sin embargo, ellos son los primeros en sentarse a la mesa y a ellas corresponde el último turno en la distribución de alimentos, aunque estén enfermas.

¿Puede en esas condiciones una esposa exigir el uso del preservativo —camisinha en su lengua materna— a una pareja que, para colmo, debe compartir con al menos otras dos o tres mujeres oficialmente?

Ante esa realidad, una brigada médica cubana trata de extender su labor docente, asistencial e investigativa desde la capital hasta las localidades selváticas para ofrecer a la población nuevos conocimientos, a la par que diagnostican y tratan a más víctimas de la epidemia.

De los 91 estudiantes formados en Bula como promotores de salud sexual con énfasis en la prevención del VIH, el 75 por ciento no sabía antes de pasar el curso que en el período de ventana la persona infectada transmite el virus a sus parejas sexuales aunque en su sangre no se detecten anticuerpos para el virus, y mucho menos identificaban a las mujeres como el grupo de mayor riesgo epidemiológico debido a la inequidad de género típica de la región.

Hacer visible esa realidad es una de las tareas que asumen estos jóvenes a partir de la ayuda profesional cubana, y lo hacen mediante audiencias sanitarias con estudiantes de enseñanza media, a través de la radio local y en labores de prevención durante sus prácticas laborales.

Tras esa alborada, la misión de los futuros galenos africanos tendrá que ser la de incorporar a las mujeres a las campañas de prevención del VIH: despertar sus conciencias para que entiendan la importancia del uso del preservativo y aprendan a exigir protección de sus parejas durante las relaciones sexuales. Urge hacerlo por ellas, por sus hijos y por el destino de esa nación. Ampliar.

Fuente: Periódico Juventud Rebelde

El Secretario General de las Unidas, Ban Ki-moon destacó la necesidad de promover el desarrollo de África en el respeto de los derechos humanos. La Declaración Universal de los Derechos Humanos es una promesa para todas las personas, en cualquier lugar y en cualquier momento, declaró el Sr. Ban en la décimo octava cumbre de la Unión Africana.

El Sr. Ban también indicó que la discriminación debida a la orientación sexual o a la identidad de género es una de las injusticias que muchos Estados han ignorado o incluso aprobado.

Como resultado, algunos gobiernos tratan a estas personas como ciudadanos de segunda clase o incluso criminales. Plantar cara a esta discriminación es un desafío. Pero debemos cumplir los ideales de la Declaración Universal, afirmó el Sr. Ban.

Actualmente, en unos 76 países en distintas zonas de todo el mundo existen leyes que penalizan las relaciones homosexuales consentidas entre adultos y cinco de ellos imponen la pena de muerte. Según ONUSIDA, la criminalización de las personas debido a su orientación sexual es una negación de los derechos humanos y una amenaza para la salud pública en el contexto de la respuesta al VIH. Dichas leyes discriminatorias obligan a estas personas a esconderse, y suponen un obstáculo para el acceso a los servicios del VIH.

Ver noticia completa

Fuente: ONUSIDA

El estigma relacionado con el VIH está omnipresente en las vidas de las personas que viven con el VIH. El estigma marca a las personas como diferentes y desgraciados… El estigma se manifiesta en un trato discriminatorio y, a veces, violento con las personas que viven con el VIH, sus familias y con otros afectados por el VIH.

Estas son las palabras con las que comienza el informe Índice de estigma de personas que viven con el VIH: análisis regional de Asia y el Pacífico presentado durante el cuarto día del X Congreso Internacional sobre el Sida en Asia y el Pacífico (ICAAP), celebrado en Busán (República de Corea). Aunque los datos del análisis difieren con frecuencia en función del contexto del país, el análisis muestra que el estigma y la discriminación siguen estando extendidos por toda la región y que son evidentes en muchos entornos, entre los que se incluyen la vida familiar y comunitaria, así como en el trabajo y los servicios sanitarios.

Por ejemplo, el estudio encontró altos porcentajes de personas que viven con el VIH que perdieron su empleo o fuente de ingresos en los últimos 12 meses en función de su estado serológico respecto al VIH: del 16% de los encuestados en Fiji al 50% en Camboya. En otros sitios, estas personas han sufrido el rechazo ante la oportunidad de trabajo: del 9% en Bangladesh al 38% de los encuestados en Filipinas.

El estigma y la discriminación basadas en el estado serológico respecto al VIH, la orientación sexual y el estilo de vida no son aceptables y suponen un obstáculo para la respuesta al sida, dijo Michel Sidibé, mientras compartía algunas conclusiones en una sesión anterior al ICAAP.
El Índice de estigma es una importante iniciativa para la fundamentación en pruebas que permita que los gobiernos y los colaboradores de la sociedad civil puedan trabajar con mayor efectividad para reducir el estigma y la discriminación relacionados con el VIH.

Ampliar la noticia

Fuente: ONUSIDA

Una nueva resolución adoptada por la Asamblea General de la Organización de los Estados Americanos (OEA) condena la discriminación contra las personas por su orientación sexual o su identidad de género. La misma resolución insta a los Estados a que adopten las medidas necesarias para impedir, castigar y erradicar dicha discriminación. Bajo el tema de Seguridad ciudadana en las Américas, la 41.ª Asamblea General reunió en El Salvador a los ministros de asuntos exteriores y a delegados de 34 países del 5 al 7 de junio de 2011.

Para nosotros y para nuestro trabajo se trata de un éxito, dijo Germán Rincón Prefetti, abogado y activista colombiano de derechos humanos y miembro de la Coalición de Lesbianas, Gays, Transgénero, Bisexuales e Intersexuales. La Coalición ha estado luchando durante los últimos cinco años para fortalecer la resolución con el objeto de proteger sus derechos humanos.

Por primera vez en su historia, la Asamblea General dio la oportunidad a una persona transgénero de dirigirse a los miembros presentes. En representación de la Coalición de Lesbianas, Gays, Transgénero, Bisexuales e Intersexuales, Mónica Hernández expresó la preocupación de la Coalición por la ola de violencia y los crímenes de odio sufridos por las minorías sexuales en la región. Actos de violencia, violaciones de los derechos humanos y discriminación contra nosotros por nuestra orientación sexual e identidad de género son las realidades de nuestra vida diaria, dijo.

Ampliar la noticia

Fuente: ONUSIDA

0

Diciembre 1 (HealthDay News/HolaDoctor). Un día de enero en 1991, la periodista profesional Jane Fowler, de 55 años de edad, abrió una carta de una compañía de seguros que le informaba que su solicitud de cobertura había sido denegada debido a una “anomalía sanguínea significativa”. Esa fue la primera pista, que luego se confirmó en el consultorio de su médico, de que la nativa de Kansas City, Kansas, había contraído VIH de alguien con quien había salido hacía cinco años, un hombre con quien había tenido una amistad durante toda su vida adulta. Ahora, Fowler tiene 75 años y está sana gracias a la llegada de los medicamentos antirretrovirales. Este miércoles, Día Mundial del SIDA, ese mensaje podría ser más urgente que nunca. En un foro reciente en la Casa Blanca sobre VIH y envejecimiento, donde Fowler participó, los expertos presentaron nuevos datos que sugieren que a medida que la epidemia de VIH/SIDA entra en su cuarta década, los que lo sufren también se hacen más viejos. Un informe, llevado a cabo por la AIDS Community Research Initiative of America (ACRIA), señaló que 27 por ciento de los estadounidenses diagnosticados con VIH tienen ahora 50 o más años de edad, y que para 2015 ese porcentaje podría haberse duplicado. Con demasiada frecuencia, los médicos no se dan cuenta de que sus pacientes mayores de 50 años aún tienen vidas sexuales activas, lo que conlleva a que muchas veces se pase por alto la posibilidad de enfermedades de transmisión sexual. Envejecer con VIH también plantea otros problemas. Según la encuesta de ACRIA a unos mil hombres y mujeres VIH positivos, el 91 por ciento batalla contra otras afecciones médicas crónicas asociadas con la edad, como artritis, neuropatías e hipertensión. Muchos tienen que enfrentarse solos a la enfermedad. El 70 por ciento de los estadounidenses mayores con VIH vive solo, según encontró el informe, una tasa más del doble de la de sus coetáneos sin infección.
Ampliar en MedlinePlus