enero 2017 Archives

Moreno Ramírez ME et al. Rev. Cub. Oft; 2016: 29 (1).

La queratoplastia en niños fue considerada por mucho tiempo una técnica quirúrgica sin éxito, e incluso contraindicada, por el alto índice de falla y rechazo. No obstante, el resultado de esta queratoplastia ha mejorado en la últimas décadas, aunque el resultado visual es inferior a la alcanzada en los adultos. Ver más…

Campos Polo R y col. ARCH  SOC  ESP  OFTALMOL.  2015;90(4).

hidrops1El hydrops corneal agudo es una complicación el queratocono en estadio avanzado, que aparece como consecuencia de roturas en la membrana de Descemet que facilitan la entrada de humor acuoso en el interior del estroma corneal . En la mayoría de las ocasiones se trata de un proceso autolimitado que suele durar de 2 a 4 meses , pero el edema de córnea persistente no está exento de complicaciones tales como neovascularización corneal, infección e incluso perforación.

Paz Valiñas L y col.  ARCH SOC ESP OFTALMOL. 2015;90(4).

El fracaso endotelial corneal se caracteriza por la presencia de edema en la córnea debido a insuficiencia del endotelio corneal e, independientemente de su origen, va a afectar de forma importante a la agudeza visual.  El tratamiento terapéutico estándar empleado en los últimos 50 años ha sido la queratoplastia penetrante (QP) en la que se realiza un trasplante de espesor completo y se reemplazan todas las capas de la córnea. Esta intervención no está exenta de complicaciones y con la finalidad de reducirlas se han desarrollado diferentes técnicas de queratoplastia endotelial (QE) en las que se recambian únicamente las capas posteriores de la córnea.

Juan Marcos L,Cabrillo Estévez L, Escudero Domínguez FA, Sánchez Jara A, Hernández Galilea E.  ARCH SOC ESP OFTALMOL. 2013;88(11).

La integridad morfofuncional del endotelio resulta imprescindible para que la córnea mantenga su transparencia . El endotelio corneal normal aparece como un mosaico de células hexagonales con límites bien definidos. Las células endoteliales pierden la facultad de dividirse a partir del nacimiento, pero tienen capacidad para extenderse y compensar funcionalmente las pérdidas celulares que puedan producirse como consecuencia del envejecimiento, de traumatismos o enfermedades corneales . Este proceso induce un cambio morfológico en las células que se manifiesta por un aumento progresivo de su tamaño (polimegatismo) y una modificación de su perfil poligonal (pleomorfismo), reduciéndose así el porcentaje de células hexagonales.