Actualidades

0

calles boulevar Habana cubanosLa Estrategia de Género de la Respuesta Naciaonal a las ITS, el VIH y las hepatitis 2020-2024 (conocida como Estratégia de Género) expresa la voluntad del sector salud y del Estado cubano en promover la igualdad de género y enfrentar todo tipo de discriminación. Ver más…

0

shutterstock-157499735_15977539_20210315210357Los protectores diarios se convirtieron en un compañero fundamental, al momento de mantener una buena higiene de la zona íntima femenina. Su principal función es la de conservar la ropa interior libre de fluidos, malos olores y humedad. Ver más…

0

covid19La evidencia publicada disponible sobre el impacto de la infección por VIH en la gravedad y la mortalidad asociada con COVID-19 es limitada y contradictoria, y los análisis se han basado principalmente en pequeñas cohortes de personas en entornos específicos (1-7). Ver más…

0

COVID-19Las evidencias acerca del mayor riesgo que corren las personas con VIH de infectarse por el SARS-CoV-2 y/o de presentar complicaciones clínicas de la COVID-19 en comparación con la población general son cambiantes y contradictorias. Las personas con VIH pueden tener una mayor prevalencia de los factores de riesgo conocidos para contraer la COVID-19 y desarrollar complicaciones conexas, como cardiopatías, hepatopatías, enfermedad pulmonar crónica, obesidad y otras comorbilidades y coinfecciones como la tuberculosis. Infórmate

Preguntas y respuestas sobre COVID19 y VIH

Fuente: OMS

0

Metas de ONUSIDA 90-90-90La cascada de servicios del VIH se ha convertido en una herramienta imprescindible que permite a los responsables de la salud pública monitorizar la respuesta en cada una de las fases incluidas en la atención de las personas con el VIH. La cascada ilustra el porcentaje de personas con el VIH que se encontraría en cada una de las fases del continuo de atención del VIH y permitiría, sobre la base de los resultados, identificar problemas para cada uno de los pasos y dónde concentrar los esfuerzos para evitar descensos bruscos entre diferentes fases. De hecho, en el objetivo 90-90-90 de ONUSIDA se recogen los tres puntos clave de este continuo de atención (diagnosticar al 90% de las personas con el VIH; ofrecer tratamiento antirretroviral al 90% de personas diagnosticadas; y conseguir la supresión viral del 90% de las personas en tratamiento).

ver noticia completa

Fuente: gTt-VIH

0

violenciaAl cierre de 2020, es aún muy pronto para saber en detalle en qué medida y de qué forma han cambiado la violencia contra las mujeres y la violencia contra la niñez y adolescencia en el hogar y otros entornos durante la crisis del COVID-19. Antes del inicio de la pandemia ya existían desafíos para dimensionar las diferentes formas de violencia, no solo a causa de la dificultad de detección de los casos (en parte por la naturalización de la violencia, que hace que víctimas, agresores y testigos no la vean como un problema), sino también porque en muchos países aún deben crearse o mejorarse los sistemas de información. En el marco de esta crisis, existen dos grandes amplificadores de riesgo de la violencia sexual: el ya mencionado cierre o reducción de la atención presencial en los entornos habituales de detección de casos, como las escuelas y los centros de salud, y el incremento de las horas que niñas, niños y adolescentes y los agresores pasan conectados en línea. En muchos casos, los niños, niñas y adolescentes incluso conviven con potenciales agresores en el hogar y el confinamiento hace que pasen más tiempo juntos. En otras palabras, hay una ventana más amplia de exposición, más riesgos y menos capacidad para detectar los casos y brindar apoyo a las víctima.  Es importante generar estrategias diferenciales que aborden sus necesidades particulares, el hecho de incluirlos también en la oferta regular ayudará a canalizar otras ayudas que mitiguen los riesgos inherentes a su condición de vulnerabilidad.

Violencia contra niñas, niños y adolescentes en tiempos de COVID-19

Fuente
: OMS