Maestría en Prevención del uso indebido de drogas

0

Maestría Autorizada del Centro para el Desarrollo Académico en Drogodependencias. Facultad Manuel Fajardo. Universidad de Ciencias Médicas de La Habana

La Maestría en Prevención del uso indebido de drogas responde a la necesidad de desarrollar el sistema de superación profesional en las Universidades de Ciencias Médicas; contribuyendo a satisfacer las necesidades de aprendizaje relacionadas con la actividad investigativa que realizan los profesionales de la salud, elevando su nivel teórico metodológico, de manera que permita identificar, analizar y resolver con eficacia y eficiencia, los problemas de investigación en materia de drogodependencias.

El programa de Maestría propuesto, ha sido diseñado por el Centro para el Desarrollo Académico sobre Drogodependencia (CEDRO) de la Universidad de Ciencias Médicas de La Habana (UCM-H) a partir de estudios anteriores, que dieron como resultado la identificación de necesidad de aprendizaje en materia de drogodependencias manifiesta en nuestros profesionales, así como de experiencias adquiridas posterior a la realización de dos ediciones del Diplomado en Drogodependencias, actividad de postgrado desarrollada por nuestro centro.

Al tener la educación en Ciencias de la Salud un carácter social, nuestros maestrantes por estar en contacto con su contexto y actividad laboral, además de elevar su nivel teórico – metodológico, elevarán su nivel y calificación profesional, incluyendo como aspecto esencial el desarrollo de la investigación, actividad para la cual estarán capacitados una vez graduados.

La Maestría posibilita, mediante el proceso de investigación / acción, realizar intervenciones encaminadas a desarrollar habilidades en el área de las drogodependencias, contribuyendo a valorar el desarrollo de una concepción del mundo sólidamente sustentada en procesos autoreferenciales, estables y realistas, una motivación profesional coherente con los avances científico técnicos, sólida formación de valores y de proyectos de vida enriquecedores desde el punto de vista espiritual; resultando de trascendental importancia la imbricación de estos aspectos como fortalezas para impedir que el flagelo de las drogas se apodere de las personas, los enajene y destruya.

Las drogodependencias constituyen actualmente un grave problema para la humanidad, del que no escapa prácticamente ningún país y que afecta a millones de personas sin distinción de sexo, raza, cultura o latitud. Las repercusiones nocivas del abuso de drogas, donde se incluyen las legales, las de prescripción médica y las ilegales van desde el ámbito personal y familiar hasta el social, con sus secuelas de deterioro de la salud y las relaciones interpersonales, el incremento de la marginalidad, la violencia y delitos múltiples, que son parte de la cotidianidad en muchos territorios. En países desarrollados se ha demostrado que el consumo de tabaco produce más muertes que la suma de las determinadas por el alcohol y todas las drogas ilegales, más los fallecidos por accidente de tránsito, homicidios y suicidio.

En el primer mundo, así como en América Latina, la expectativa de vida de la población adulta se ve reducida por el abuso de sustancias que dañan seriamente la conciencia, con el agravante de la frecuente organicidad cerebral y el subsecuente aumento de la vulnerabilidad ante los tóxicos. Pese a los esfuerzos preventivos desarrollados en las últimas décadas, en Cuba la prevalencia del tabaquismo es bastante elevada, siendo una de las más altas en América Latina. La prevalencia del tabaquismo en personas de 17 años y más es de un 36,8% de la población: 48,2% y 26,2% de adultos masculinos y femeninos respectivamente. Además el 45,2% de la población mayor de 15 años consume bebidas alcohólicas de forma sistemática y de ellos entre el 8 y el 10% son bebedores excesivos.

En cuanto al consumo de drogas ilegales históricamente limitado antes del triunfo de la Revolución a ambientes delictivos y altas capas sociales, desapareció prácticamente durante las cuatro primeras décadas de nuestro proceso social hasta que en fechas recientes se ha constatado la aparición de algunos casos, apreciándose una demanda aún moderada pero progresiva, que si bien resulta muy inferior a la reportada en otros países de la región, amenaza en breve plazo devenir un serio problema de salud debido a que el creciente desarrollo del turismo, otras modificaciones socioeconómicas y nuestra posición geográfica hacen que la influencia del narcotráfico exija que estemos alerta en este sentido.

La proyección preventiva de nuestro Sistema de Salud plantea la urgente necesidad de actualizar y calificar a los profesionales y técnicos de los equipos de salud para la atención específica de estas afecciones cuyo abordaje integral y sistémico requiere una definida proyección intersectorial. Al respecto el Programa Nacional de Prevención y Control del Alcoholismo y otras Fármacodependencias hace énfasis en la necesidad de desarrollar acciones de prevención y promoción encaminadas a reducir los patrones de consumo alcohólico excesivo y sus consecuencias sanitarias y sociales. Contiene una serie de objetivos específicos, que van desde la promoción de estilos de vida saludables hasta la formación de grupos de ayuda mutua para alcohólicos, como métodos principales de rehabilitación comunitaria.

Nuestra Institución desarrolla un trabajo académico en el tema de las drogodependencias, al dedicar desde el momento mismo de su fundación su mayor esfuerzo a la formación, actualización y superación en materia de prevención en drogodependencias de los docentes de las Facultades de Ciencias Médicas de la Universidad de Ciencias Médicas de La Habana y de otros centros de educación superior del país; lo cual ha impactado los currículos del pregrado y posgrado de las carreras de Ciencias de la Salud, permitiendo así la revisión sus programas a la vez que trabaja en la incorporación de los conocimientos necesarios en materia de adicciones.

Ello es coherente con las funciones asignadas al área de docencia de CEDRO, las cuales precisamente están orientadas a garantizar la revisión, introducción y actualización permanente de los contenidos sobre drogodependencias en los programas de las carreras de Ciencias Médicas, a asesorar la introducción de contenidos necesarios en materia de drogodependencias en otros programas de formación y superación de recursos humanos que así lo ameriten y a brindar asesoría en estrategias de capacitación en materia de drogas. El asesor técnico docente del área de docencia de CEDRO coordina, supervisa y controla la marcha de la estrategia de capacitación en materia de drogodependencias de la Universidad Médica, el correcto funcionamiento del Comité Académico de Drogodependencias y la marcha de la estrategia de capacitación diferenciada en materia de drogas a la comunidad desde la Universidad Médica.

 

Haga un comentario

Los campos marcados con asteriscos (*) son obligatorios.

*