Maestría en Psicología Clínica

0

Maestría Certificada que se imparte en la Facultad de Psicología de la Universidad de La Habana

Los importantes logros y avances de las Ciencias Médicas durante el Siglo XX, que han incrementado sustancialmente la esperanza de vida y la calidad de la existencia en países con buenos o aceptables niveles sanitarios, han conllevado a su vez a cambios importantes en el cuadro de salud y sus indicadores de morbilidad y mortalidad, en tanto pasan a primer plano las llamadas Enfermedades Crónicas no Transmisibles (como las Cardiovasculares, Oncológicas y Cerebrovasculares), Condiciones que comprometen la existencia y su calidad (como la Hipertensión Arterial y la Diabetes) y determinados hábitos y estilos de vida nocivos (como los hábitos tóxicos, el sedentarismo, la obesidad y el estrés) que devienen en importantes factores de riesgo para la salud. En todos estos casos el determinante común lo constituye el factor humano, el papel, responsable o no, que asuma el hombre ante el cuidado y mantenimiento de su salud.

A la Psicología, ciencia cuyo objeto primordial de atención es el factor humano, tanto en su comportamiento como en su subjetividad, corres­ponde un legítimo lugar dentro de las ciencias sociales que se insertan en la atención al hombre en el proceso salud‑enfermedad. En este peculiar contexto, tradicionalmente los psicólogos clínicos han ocupado un importante espacio en las áreas de la intervención psicoterapéutica y orientación psicológica, así como del psicodiagnóstico clínico, todas ellas contribuyentes a un mayor nivel de bienestar y calidad de vida de las personas.

En la actualidad, y en función de las nuevas demandas en el campo de la salud humana, la Psicología Clínica se ocupa no sólo del tratamiento de las alteraciones del psiquismo, identificadas con el tradicional concepto de salud mental, sino que ha ampliado su radio de acción a la prevención de enfermedades y promoción de niveles superiores de salud; su función no radica solo en conocer cómo el psiquismo humano puede ser un elemento que incide en la aparición de la enfermedad, sino también cómo participa en el restablecimiento y mantenimiento de la salud, sin ignorar elementos importantes en el proceso salud enfermedad como la rehabilitación, los cuidados paliativos y los estadios terminales

El saber y el instrumental derivados de la práctica clínico psicológica constituyen, sin dudas, conocimien­tos fundamentales para el psicólogo que labora en el campo de la salud y que en conjunto con las habilidades y conocimientos que brindan otras disciplinas, capacitan al profesional de la Psicología para que pueda jugar el rol que le corresponde en su contribución a la elaboración y realización de la política y la práctica de la salud pública en el presente. La efectividad de sus acciones profesionales mucho puede contribuir no sólo a incrementar el estado de salud y bienestar de las personas, sino a importantes beneficios económicos derivados, directa o indirectamente, de un mejor estado sanitario de la población.

A ello se añade que un número importante de los psicólogos graduados desde la fundación de la entonces Escuela de Psicología en 1962 (más de 3000) trabajan en el campo de la salud, dada la amplia demanda del psicólogo como profesional que se inserta a todos los niveles del Sistema Nacional de Salud. En su conjunto, lo anterior evidencia la necesidad y utilidad de un programa de Maestría que incremente los conocimientos y habilidades, no sólo de psicólogos, sino de profesionales afines que cumplen funciones asistenciales en el Sistema Nacional de Salud; una evidencia radica en el hecho de que en cuatro ediciones que ya ha tenido la Maestría, la demanda siempre ha estado muy por encima de la oferta.

Los conocimientos impartidos en la Maestría de Psicología Clínica, no solo benefician a aquellos de nuestros egresados que laboran en el campo de la Salud Pública, sino también a aquellos otros que por la índole de su labor, y trabajando en instituciones no pertenecientes al Sistema Nacional de Salud, atienden problemas vinculados con personas discapacitadas, personas que presentan trastornos de conductas, personal expuesto a tareas o ambientes productores de estrés, y otros que caben dentro del radio de acción profesional del psicólogo clínico.

Por la naturaleza y universalidad de sus contenidos, el programa tiene alcance tanto nacional como internacional. Desde el ámbito nacional, valga señalar que el psicólogo tiene presencia profesional en todas las instancias del Sistema Nacional de Salud, desde aquellas mas vinculadas al trabajo comunitario hasta los institutos altamente especializados y de investigación. Desde el ámbito internacional, todos los miembros de la Planta Docente han sido sistemáticamente invitados a impartir cursos y conferencias sobre sus áreas de especialización en el entorno de la Psicología Clínica,

Fundada en 1962, con mas de 40 años de existencia, la Facultad de Psicología de la Universidad de la Habana, institución en que se desarrolla la Maestría en Psicología Clínica, ha logrado un desarrollo científico y académico sostenido, que le ha permitido ser acreditada como Carrera de Excelencia. En este contexto, existe una tradición en la práctica, la docencia e investigación en la Psicología Clínica y su expansión al campo de la Psicología de la Salud; valga señalar que el 90% de los profesores que componen la Planta Docente ostentan el Grado Científico de Dr. en Ciencias Psicológicas y en su conjunto tienen un promedio de experiencia académica e investigativa en la Educación Superior de mas de 30 años.

Haga un comentario

Los campos marcados con asteriscos (*) son obligatorios.

*