Degeneración macular

La degeneración macular o la degeneración macular relacionada con la edad (AMD, por sus siglas en inglés) es la principal causa de pérdida de visión en los estadounidenses mayores de 60 años. Es una enfermedad que destruye la agudeza de la visión central. La vista central es necesaria para ver los objetos con claridad y hacer actividades como leer o conducir vehículos.

La enfermedad afecta la mácula, que es la parte del ojo que permite ver los detalles con claridad. No duele, pero provoca la muerte de las células de la mácula. Existen dos tipos: La húmeda y la seca. La húmeda ocurre cuando vasos sanguíneos anormales crecen bajo la mácula.

Estos nuevos vasos frecuentemente gotean sangre y líquido. El daño a la mácula ocurre rápidamente. Uno de los primeros síntomas es una visión borrosa. La seca, ocurre cuando las células de la mácula sensibles a la luz se deterioran. Lentamente, se pierde la visión central. Uno de los primeros síntomas es ver torcidas las líneas rectas.

Los exámenes oculares integrales regulares pueden detectar una degeneración macular antes de que la enfermedad cause una pérdida de la vista. El tratamiento puede hacer más lento el avance del deterioro de la vista, sin embargo no recupera la visión.

Los síntomas de la degeneración macular húmeda suelen aparecer repentinamente y empeoran rápidamente. Estos pueden incluir los siguientes:

  • Distorsiones visuales, como líneas rectas que parecen dobladas
  • Reducción de la visión central en uno o ambos ojos
  • La necesidad de luz más brillante para leer o realizar trabajos minuciosos.
  • Mayor dificultad para adaptarse a los niveles bajos de luz, como al ingresar a un restaurante poco iluminado
  • Mayor visión borrosa de las palabras impresas
  • Disminución de la intensidad o el brillo de los colores
  • Dificultad para reconocer rostros
  • Un punto borroso o un punto ciego bien definido en el campo de visión

La degeneración macular no afecta la visión lateral (periférica), por lo que es muy raro que cause la pérdida de la visión total.

Los síntomas de la degeneración macular seca, por lo general, se desarrollan gradualmente y sin dolor. Pueden ser algunos de los siguientes:

  • Distorsiones visuales, como líneas rectas que parecen dobladas
  • Reducción de la visión central en uno o ambos ojos
  • La necesidad de luz más brillante para leer o realizar trabajos minuciosos.
  • Mayor dificultad para adaptarse a los niveles bajos de luz, como al ingresar a un restaurante poco iluminado
  • Mayor visión borrosa de las palabras impresas
  • Disminución de la intensidad o el brillo de los colores
  • Dificultad para reconocer rostros
  • Un punto borroso o un punto ciego bien definido en el campo de visión

La degeneración macular seca puede afectar un ojo o ambos. Si un solo ojo es el afectado, es posible que no notes ningún cambio en la visión debido a que el ojo sano puede compensar la debilidad del otro ojo.

Fuentes:

  1. Degeneración macular. Medlineplus
  2. Degeneración macular húmeda. Mayo Clinic
  3. Degeneración macular seca. Mayo Clinic

Haga un comentario:

Los campos marcados con asterisco (*) son obligatorios.

*

code