Centers for Disease Control and Prevention define pruebas diagnósticas para individuos que podrían tener dengue o Zika

mscp-logoNUEVA YORK, USA. Se han de utilizar pruebas de amplificación de ácidos nucleicos para diferenciar la infección por el virus del dengue y la producida por el virus de Zika en la mayoría de pacientes con manifestaciones sintomáticas compatibles con una u otra infección, de acuerdo con un nuevo informe de Centers for Disease Control and Prevention.

“Dado que el virus del dengue, lo mismo que el de Zika, es transmitido por mosquitos Aedes aegypti en muchas regiones tropicales, los médicos que atienden a pacientes que regresan de los trópicos con fiebre, cefalea, mialgias o exantema deben ordenar pruebas diagnósticas paralelas para los dos virus”, comentó a Reuters Health el Dr. Tyler M. Sharp, del National Center for Emerging and Zoonotic Infectious Diseases del Centers for Disease Control and Prevention, en Atlanta, Estados Unidos.

Las manifestaciones clínicas de dengue y Zika son prácticamente idénticas, y las pruebas de anticuerpo se complican por la reactividad cruzada que podría impedir la determinación definitiva de cuál virus es la causa de la infección en curso.

El Dr. Sharp y sus colaboradores actualizan la guía de pruebas diagnósticas de Centers for Disease Control and Prevention para los pacientes (incluidas mujeres embarazadas) con enfermedad clínicamente compatible con dengue o Zika que residen, o que recientemente han viajado a una zona donde hay riesgo de infección por ambos virus. La revisión completa y las recomendaciones aparecen en el Morbidity and Mortality Weekly Report del 14 de junio.

En el caso de personas sintomáticas no embarazadas, las pruebas de amplificación de ácidos nucleicos para los virus de dengue y Zika se deben efectuar en sueros obtenidos en los primeros siete días de iniciados los síntomas, señalaron los autores.

Las pruebas de anticuerpo de inmunoglobulina M contra los virus de dengue y de Zika deben efectuarse en especímenes de suero negativos en las pruebas de amplificación de ácidos nucleicos, o en suero recolectado más de siete días después de iniciados los síntomas.

En mujeres embarazadas con síntomas, las muestras de suero y orina se deben obtener tan pronto como sea posible en las primeras 12 semanas subsiguientes al inicio de los síntomas, y evaluarse utilizando pruebas de amplificación de ácidos nucleicos para virus de dengue y de Zika, así como pruebas de anticuerpo de inmunoglobulina M.

Los resultados positivos de anticuerpo de inmunoglobulina M en caso de resultados negativos en pruebas de amplificación de ácidos nucleicos se han de confirmar mediante pruebas de anticuerpo neutralizante cuando haya indicaciones clínicas o epidemiológicas, incluyendo a todas las mujeres embarazadas.

El manejo clínico adecuado para vigilar y tratar el choque y la hemorragia está indicado en pacientes con dengue clínicamente sospechado, y las mujeres con datos de laboratorio de posible infección por el virus de Zika durante el embarazo y sus lactantes se deben valorar y tratar por posibles desenlaces adversos.

Las dos enfermedades son padecimientos notificables a nivel nacional y es necesario reportarlas a las autoridades de salud pública.

“En la actualidad se dispone de muy buenas pruebas moleculares para diagnosticar y diferenciar dengue e infección por el virus de Zika en pacientes agudos, y estas pruebas a menudo proporcionan confirmación diagnóstica de la infección durante la primera semana después de iniciada la enfermedad”, señaló el Dr. Sharp. “Las pruebas diagnósticas serológicas para Zika y dengue en la actualidad están más ampliamente disponibles que en los años previos, pero todavía hay dificultades para distinguir con estas pruebas entre la infección por el virus del dengue y la infección por el virus de Zika”.

La Dra. Marie Louise Landry, directora del laboratorio de virología clínica en Yale New Haven Hospital, en Connecticut, Estados Unidos, comentó a Reuters Health: “Para el virus de Zika, una proteína C reactiva positiva es la prueba diagnóstica más fiable. Médicos y pacientes deben tener presente que el anticuerpo de inmunoglobulina M, la prueba que se ordena con más frecuencia, es propensa a resultados positivos falsos y no se debería aceptar como la respuesta final”.

Los sueros positivos para inmunoglobulina M contra Zika deben reevaluarse utilizando la prueba de neutralización por reducción de placas más específica, que utiliza virus vivos, y que se lleva a cabo en el Centers for Disease Control and Prevention”, finalizó.

MEDSCAPE.Disponible en :https://espanol.medscape.com/ Artículo original  pdf