0

La memoria y la atención son funciones cognitivas superiores que nos permiten llevar a cabo una vida normal a nivel personal y social. Somos lo que recordamos, y en buena medida, la atención condiciona nuestra percepción, memoria y aprendizaje, ya que nos permite manejar y filtrar el constante flujo de información que nuestro cerebro recibe a diario. De esta manera, la mente es capaz de seleccionar los estímulos más significativos y a partir de ellos, elaborar una respuesta. Leer más…

Publicado en #

0

A pesar del riesgo y de las sanciones que cada vez son más duras, muchas personas siguen utilizando su móvil mientras están al volante. ¿Por qué lo hacen?
Conducir es una actividad exigente en cuanto a recursos atencionales. En este sentido, el uso de sustancias que reduzcan nuestras capacidades como el alcohol, o los distractores de cualquier tipo como usar el teléfono, juegan un papel importante en la seguridad con la que manejamos el vehículo. Un gran número de accidentes de tráfico se debe precisamente al uso del teléfono mientras conducimos.
Leer más…

Publicado en #

0

El consumo de alcohol es un problema mundial de salud pública bien conocido y se recomienda no beber regularmente más de 5 copas de vino o 4 pintas de cerveza a la semana. Según la OMS, alrededor del 5% de las enfermedades que se producen cada año en el planeta son causadas por la ingesta de alcohol.

Ahora, un nuevo estudio realizado por la Universidad de Oxford y el University College de Londres (Reino Unido) concluye que incluso el consumo moderado de alcohol está relacionado con un mayor riesgo de disminución de la salud mental y de las habilidades cognitivas. El trabajo ha sido publicado en la revista BMJ. Leer más…

Publicado en #

0

La conducción de vehículos es un acto complejo y peligroso en el que entran en juego múltiples factores, siendo la vista el más importante de todos. El 90% de la información que recibimos al conducir nos llega a través de la vista, de ahí que las condiciones visuales sean determinantes para un buen rendimiento como conductor y guardan relación con la accidentalidad por fallo humano.
Para conducir se requiere una visión de calidad más que de cantidad. La calidad viene determinada por un correcto equilibrio entre los distintos aspectos que integran la función visual (agudeza visual, visión de profundidad, campo visual, adaptación a los cambios luminosos, visión de colores y movilidad ocular) y la cantidad por la agudeza visual. Todas aquellas alteraciones o enfermedades que produzcan una disminución o la falta de uno o más de estos aspectos dará lugar a una visión más pobre y de inferior calidad por lo que estos conductores pueden tener más dificultad a la hora de calcular distancias, velocidad y a la hora de conducir en determinadas condiciones extremas (fatiga y/o conducción nocturna). Leer más…

Publicado en #

0

Capreolus
La capacidad de observación que tiene todo conductor durante la conducción dependerá, entre otros factores, del buen uso y manejo de los mandos de su vehículo y de la concentración durante la distancia que le queda por recorrer. La planificación del viaje implica o lleva consigo saber el tiempo que se tarda de ‘A’ a ‘B’ pero no siempre se podrá cumplir debido a imperativos del tráfico rodado y al estado de la vía con sus condiciones medio ambientales.
Pues bien, durante todo ese tiempo el nivel de alerta o atención mientras conducimos debe permanecer para llegar con seguridad a nuestro destino. Cualquier contratiempo que sume tiempo a nuestro desplazamiento debemos compensarlo con un buen descanso y no al revés. Veamos por qué. Leer más…

Publicado en #