Cirugía corneal en Cuba

Rodríguez Suárez B et al. Rev. Cub. Oft. Vol; 2015: 28 (3).
La cirugía de catarata, cualquiera que sea la técnica empleada, modifica el conteo endotelial y provoca una disminución de su diversidad celular. El número de células que se perderán será directamente proporcional al grado de estabilidad previo y a las manipulaciones transoperatorias.

Moreno Ramírez ME et al. Rev. Cub. Oft; 2016: 29 (1).

La queratoplastia en niños fue considerada por mucho tiempo una técnica quirúrgica sin éxito, e incluso contraindicada, por el alto índice de falla y rechazo. No obstante, el resultado de esta queratoplastia ha mejorado en la últimas décadas, aunque el resultado visual es inferior a la alcanzada en los adultos. Ver más…

Guerra Almaguer M et al. Rev. Cub. Oft. Vol; 2015: 28 (2).

dermoideEl dermoide es un tipo de coristoma (tejido embrionario normal en una localización anormal). Son tumores congénitos y benignos que afectan con frecuencia la córnea, formados por inclusiones epidérmicas resultantes del cierre defectuoso de las hendiduras faciales embrionarias. Aparecen como una masa sólida, blanca, redonda y elevada. Suelen contener apéndices cutáneos incluyendo folículos pilosos, glándulas sudoríparas y sebáceas, además de tejido de origen mesodérmico, como tejido fibroso, grasa, vasos sanguíneos y cartílago. En el tejido ocular, se suelen localizar en la conjuntiva tarsal o bulbar, y son más frecuentes en el cuadrante inferotemporal del limbo, que pueden afectar la córnea, y rara vez en la región orbitaria y periorbitaria.

Cárdenas Díaz T et al.Rev. Cub. Oft. Vol; 2015: 28 (1).

cristalina taimiLa queratopatía cristalina es una forma de queratitis infecciosa cuyos agentes causales más frecuentes son los Streptococcus del grupo viridans. El Streptococcus mitis es el que se ha aislado preferentemente. Otros microrganismos, como Haemophilus aphrophilus, Peptosreptococcus, Staphylococcus epidermidis, Alternaria y Candida tropicalis,aunque con menor frecuencia, pueden producir este tipo de queratopatía infecciosa.

Cardet Sánchez C et al. Rev. Cub. Oft. Vol; 2014: 27 (4).

Las indicaciones de un trasplante de córnea son fundamentalmente: óptica, tectónica, terapéutica y cosmética y en cuanto a la técnica quirúrgica estas pueden ser penetrantes o lamelares, estas últimas anteriores o posteriores. El éxito del trasplante puede ser atribuido a los privilegios inmunológicos de la córnea, y por eso los niveles de éxito del injerto corneal al cabo de un año se encuentran en torno al 90 %.El trasplante corneal contribuye de manera importante a ofrecer un adecuado nivel de recuperación visual en pacientes con opacidades corneales y prevención de ceguera de origen corneal.

Castillo Pérez AC et al. Rev. Cub. Oft. Vol; 2014: 27 (4).

La queratopatía bullosa se ha reportado como una de las complicaciones más frecuentes producida por la injuria endotelial durante el acto quirúrgico, agravada por la pérdida celular que ocurre durante el proceso de envejecimiento. Clínicamente se caracteriza por edema corneal y bullas subepiteliales que ocasionan síntomas oculares persistentes tales como disminución de la visión y dolor y llevan al paciente a discapacidad visual y consecuentemente a disminución de la calidad de vida. Su tratamiento puede ser sintomático u óptico. En el primer caso, el objetivo es el alivio del dolor. El tratamiento con fines ópticos de elección es la queratoplastia, que puede ser penetrante o lamelar posterior. Esta última técnica es la preferida actualmente, ya que permite el cambio selectivo del endotelio dañado.

Lopez Hernandez S et al. Rev. Cub. Oft. Vol; 2014: 27 (4).

La Diabetes Mellitus, la desorganización del segmento anterior, la vascularización corneal y el glaucoma fueron los factores de riesgo que más se evidenciaron para el rechazo.