Artículos de interés

Jan G. Dohlman, C. Stephen Foster, Claes H. Dohlman. DJO. 2009, Vol. 15, No. 1

Los recientes desarrollos en el campo de la queratoprótesis (la selección del caso, el manejo postoperatorio) han llevado a las mejoras sustanciales en el tratamiento de pacientes con enfermedades severas de la córnea. En casos en que el trasplante corneal normal ha fallado repetidamente o en quel el trasplante se ha juzgado desesperado para empezar, una queratoprótesis de boston ha restaurando la visión con un  éxito considerable.

0

Tarinee Sa-ngiampornpanit, Sureka Thiagalingam, Claes H. Dohlman. DJO 2009 Vol. 15, No. 1

La epitelización del segmento anterior es una complicación rara pero vista en la cirugía intraocular o en heridas penetrantes del ojo. La incidencia de esta condición después de la queratoplastia penetrante (PK) se ha estimado en un  0.25%.  Es a menudo asociado con glaucoma y  edema corneal, produciendo la disminución de la visión. A continuación se describe un nuevo tratamiento alternativo.

L Ham, I Dapena, C van Luijk, J van der Wees,GRJ Melles. Eye (2009) 23.

En 1998, fueron introducidas varias técnicas de queratoplastia endotelial, para remplazar el endotelio corneal como alternativa  de la Queratoplastia penetrante (QP) en el manejo de las enfermedades endoteliales. Estas alternativas quirúrgicas han sido aceptadas puesto que ofrecen varias ventajas tanto en la técnica como clínicas, puesto que no están presentes todas las complicaciones relacionadas con la sutura que se presentan en la QP, por mencionar algunas.

Jorge Eugenio Valdéz García, Francisco Segura Lozano, Angelina Espino-Barros Palau, Montserrat Guraieb Trueba, Adriana Hernández López, Jorge Carlos López Morán, César David García Garza.

La implantación de anillos intraestromales para el tratamiento de queratocono fue propuesta inicialmente en el 2000. A partir de entonces, se han publicado diversos estudios evaluando su seguridad y efectividad. Los resultados han sido alentadores; especialmente en relación con la disminución del astigmatismo, de las anormalidades topográficas y del riesgo de progresión a ectasia corneal.

D G A Parker, H M Brereton, S Klebe, D J Coster, K A Williams. Br J Ophthalmol 2009 93:1255-1259.

La ceguera puede ser causada por enfermedades congénitas o adquiridas de la córnea. En muchos casos, el trasplante corneal es el único medio de restaurar la visión. El rechazo inmunológico irreversible es la causa mayor de fracaso del injerto corneal y el tratamiento inmunosupresor con glucocorticoides es el más empleado para el mismo.

Gulias-Cañizo R., Castañeda-Díez R., Gómez-Leal A., Klintworth G.K., Rodríguez-Reyes A.A.

La distrofia macular de la córnea (DMC) es un trastorno autosómico recesivo que presenta una alteración en el metabolismo del queratán sulfato. De las distrofias estromales es la menos recuente, pero la que da manifestaciones a una edad más temprana. Esta distrofia no se asocia con anomalías sistémicas Se han descrito dos tipos que son indistinguibles clínica e histológicamente. El tipo I caracterizado por ausencia de queratán sulfato sulfatado en córnea, suero y cartílago. El tipo II presenta queratán sulfato sulfatado en estas mismas localizaciones pero con una síntesis de 30% menor a lo normal. El cuadro clínico en estos pacientes consiste en una córnea clara al nacimiento que comienza a opacificarse a partir de los 3 años de edad.Los síntomas principales de esta distrofia consisten en disminución de la agudeza visual y fotofobia. El tratamiento para estos pacientes en etapas avanzadas de la enfermedad, consiste en una queratoplastia penetrante.

Centellas WR, Velasco R, Baca O, AlBabayán A. Rev Mex Oftalmol; Enero-Febrero 2009; 83(1): 26-34.

Las distrofias corneales son alteraciones con patrón hereditario,bilateral, que tienden a ser lentamente progresivas y conllevan opacificación de la córnea. Se desconoce el agente etiológico.Pueden manifestarse al nacer, pero a menudo se inician en la segunda década de la vida. Pueden ser clasificadas en diversas formas, de acuerdo con patrones genéticos, severidad, características histopatológicas, características bioquímicas y localización anatómica. El esquema anatómico es uno de los más usados clasificando las distrofias de acuerdo con los niveles corneales afectados.