Comentando

Novedades en las guías sobre el tratamiento del asma grave
R.M. Díaz Campos, P. Valenzuela Reyes, C. Melero Moreno
Rev Patol Respir. 2020; 23(Supl.1): S1-S4

Resumen

Las guías de práctica clínica (GPC) aparecieron con el fin de homogenizar el diagnóstico y tratamiento del asma; inicialmente como un consenso de expertos, y posteriormente incluyendo para sus afirmaciones y recomendaciones técnicas de medicina basada en la evidencia, e incorporar en sus actualizaciones frecuentes, los cambios en el conocimiento fisiopatológico y en el manejo de la enfermedad. En el 2019 se han realizado actualizaciones de las tres principales GPC incluyendo el tratamiento del paciente con asma grave no controlada, el uso de fármacos biológicos y otros procedimientos.

Palabras clave: Guías de práctica clínica; Asma grave no controlada; Fármacos biológicos.

Acute asthma management during SARS-CoV2-pandemic 2020
LevinM, Ansotegui IJ, Bernstein J, Papadopoulos NG, Peden D, Wong GWK y col.
World Allergy Organization Journal(2020) 13:100125

La pandemia actual de COVID-19 ha cambiado muchas prácticas médicas para brindar protección adicional tanto a nuestros pacientes como a los proveedores de atención médica. En muchos casos, esto incluye ver a los pacientes a través de medios electrónicos como telesalud o teléfono, en lugar de verlos en persona. Las exacerbaciones del asma no siempre se pueden tratar de esta manera.
Problema
Las pautas actuales para el asma de las unidades de emergencia recomiendan que los broncodilatadores se administren con un inhalador de dosis medida (MDI) y un espaciador para el asma leve-moderada e incluirlo como una opción incluso en el asma grave, pero muchas unidades de emergencia continúan prefiriendo la terapia nebulizada para los pacientes que requieren urgentemente beta- agonistas. La utilización de terapia nebulizada aumenta potencialmente el riesgo de aerosolización del coronavirus. Dado que la transmisión nosocomial de patógenos respiratorios es una gran amenaza en el contexto de la pandemia de SARS-CoV-2, el uso de la terapia nebulizada es aún más preocupante debido al posible aumento del riesgo de propagación de la infección a los pacientes cercanos y al personal sanitario.
Implicaciones prácticas
Se propone un plan de estratificación de riesgo que tiene como objetivo evitar la terapia nebulizada, cuando sea posible, proporcionando un algoritmo para ayudar a delinear mejor a aquellos que requieren terapia nebulizada. Los protocolos que incluyen estrategias para permitir la flexibilidad en el uso de inhaladores de dosis medidas en lugar de nebulizadores en todos los pacientes, excepto en los más graves, deberían ayudar a mitigar este riesgo de transmisión de infecciones por aerosol a los pacientes y los proveedores de atención médica. Además, el tratamiento oportuno de pacientes con terapia de MDI de dosis alta aumentada,  con un inicio más rápido de la terapia sistémica, puede ayudar a garantizar que los pacientes tengan menos probabilidades de deteriorarse hasta la etapa en la que se requieran los nebulizadores.

Palabras clave: Asma, COVID-19, Exacerbación, Riesgo infeccioso, Inhaladores, Protocolo, Tratamiento

Asma: endotipos y fenotipos en la edad pediátrica
Francisco Muñoz-López
Rev Alerg Mex. 2019;66(3):361-3

Resumen
Los términos endotipo y fenotipo se han introducido en los últimos años con la finalidad de identificar las diferentes variantes del asma, tanto en los niños como en los adultos, por la interacción de los factores epigenéticos, como el genotipo, los factores ambientales y los no heredados. Todos estos factores participan en el inicio y progresión del asma, así como los alérgenos ambientales, causantes  del  asma  en  la  mayoría  de  los  niños  y  adolescentes.  El  inicio  más  tardío  de  la  enfermedad puede estar inducido por las características del ambiente, como ocurre en la mayoría de los adultos (asma ocupacional). En una revisión de un centenar de historias clínicas de niños, unos con antecedentes familiares, otros sin ellos y un grupo más pequeño de 10 pacientes en el que no se detectaron cifras de IgE elevadas, se observaron diferencias evidentes en cuanto a la edad de inicio y otras características, aunque la sensibilización a alérgenos fue muy similar en los tres grupos (a Dermatophagoides).

Palabras clave: Asma; Endotipo; Fenotipo; Genética

Relación entre el humo del tabaco y la severidad del asma
Ilonka María Estruch Fajardo, Eglis Ceballos Rodríguez, Juan Miguel Báez López, Iglermys Figueroa García, Armando Ginard Cabanas
Acta Médica Vol. 20, No. 2 (2019)

Resumen
Introducción: Se ha descrito la relación epidemiológica y fisiopatológica del tabaquismo como factor de riesgo para desarrollar asma. Adultos, con asma en la niñez, ante la exposición al humo de cigarrillo, vuelven a presentar la enfermedad.
Objetivo: Determinar la posible relación entre los diferentes tipos de exposición al humo del tabaco y algunos factores demográficos y clínicos respecto a la gravedad del asma en adultos.
Método: Se realizó un estudio longitudinal, observacional de tipo cohorte retrospectivo. La muestra se conformó por asmáticos provenientes de las consultas protocolizadas de alergia y neumología del Hospital Clínico Quirúrgico “Hermanos Ameijeiras”. Para el análisis estadístico se calcularon prueba de independencia Ji cuadrado (X2), números absolutos, porcentajes, media y desviación estándar.
Resultados: Predominó el sexo femenino, de 60 años y más, con asma moderada de inicio antes de los 12 años y con más de 30 años de evolución y antecedentes de atopia. El ser fumador activo-pasivo se relacionó con una probabilidad significativamente mayor de severidad en el asma, al igual que el índice de exposición intenso al humo del tabaco y el lugar de exposición.
Conclusiones: Ciertamente, existe una relación directamente proporcional entre la exposición al humo del tabaco y la gravedad del asma en los adultos asmáticos.

Preventing the development of asthma: stopping the allergic march
Maciag, Michelle and Phipatanakul, Wanda
Current Opinion in Allergy and Clinical Immunology: April 2019 – Volume 19 – Issue 2 – p 161-168
doi: 10.1097/ACI.0000000000000501

El asma afecta aproximadamente a 300 millones de personas en todo el mundo y representa la enfermedad no transmisible más común. Tiene un impacto desproporcionadamente alto en los niños, y se gastan casi 6 mil millones de dólares anualmente debido solo al asma pediátrica. Su impacto está creciendo exponencialmente: se ha sugerido que puede haber otros 100 millones de personas que sufren de asma para 2025. La “marcha atópica” se refiere a la progresión alérgica mediada por IgE que comienza con dermatitis atópica y alergia alimentaria en la infancia, seguida de sensibilización a aeroalergenos en la edad preescolar, que culmina en el desarrollo de rinitis alérgica y asma crónica. Prevenir el inicio de la marcha alérgica, así como detener su avance, es fundamental en la prevención del asma. Terapias  en lactantes con dermatitis atópica, bloqueo global de la inflamación alérgica con esteroides inhalados diariamente, el papel de la sensibilización alérgica, inmunoterapia, infecciones respiratorias y las intervenciones dietéticas se han evaluado en la prevención del asma y la atopia. Se está investigando la terapia biológica para niños pequeños susceptibles, y la modulación del microbioma respiratorio a través de lisados ​​bacterianos muertos. La influencia de factores ambientales, como la contaminación, en la patogénesis del asma está bien establecida. Nuestra capacidad de intervenir sobre estos factores contribuyentes puede alterar el curso de la enfermedad y es el foco de la investigación en curso.