enero 2016 Archivos

Cuando era pequeña salíamos en las tardes después de la escuela o en vacaciones a jugar con los amigos. La diversión tenía un orden: jugar a la pelota, convertirnos en princesas o súper héroes, saltar, correr, correr y correr hasta la hora del sueño.

Las cosas ahora son diferentes, muchos de los niños no practican estos juegos, la tradición se ha perdido y aunque algunos tratan de retomarla, la mayoría aboga por los juegos electrónicos tales como Ángela y Tom, esos a los cuales hay que alimentar, cuidar, bañar, vestir y otras cuantas nimiedades porque de lo contrario mueren de hambre e incluso, de nostalgia.Sin quitarle importancia a las nuevas tecnologías, muchas veces estas no son utilizadas con fines educativos; los entretenimientos que con ello vienen están cargados, en la mayoría de los casos, de violencia y malas conductas cambiando la personalidad feliz del niño.

Inculcarles a nuestros niños desde edades tempranas estos tipos de juegos es fundamental, la elaboración de una estrategia para la conservación y fomento de los juegos tradicionales es un componente indisoluble para la formación de los más altos valores humanos y, con ellos, el amor a la familia. [Por: Yanely González]

Ver la noticia completa.

Fuente: Periódico Tiempo 21, Las Tunas